El circo político

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Tendrán que surgir fantasías entre los candidatos presidenciales, para hacer frente a las principales demandas de la sociedad dominicana. Nadie tiene en su cartilla encontrar solución a la inseguridad ciudadana, crear una política de pleno empleo y  hacer frente a la marginalidad y la exclusión.

Por tanto,  es al votante que le toca determinar si alguien le ofrece  algo más que cháchara política, y tiene las buenas intenciones para ir a mejorar las condiciones colectivas de vida en el país. Me preocupa sobre todo a los sectores marginales, los que son golpeados con el clientelismo.

 Ya es sabida la vieja frase de los políticos de todos los tiempos, en el sentido de que las elecciones se ganan el día de las votaciones, cargando a las espaldas bolsas llenas de. Ese clientelismo no se evitará el año venidero. La acción es posible porque hay necesitados que  se dejan seducir por un par de papeletas.

La palabra final del sistema electoral la  decidirán los que el día de las votaciones tengan conciencia  de que no pueden vender su conciencia y su corazón. El hombre de las calles es importante por un día, porque puede llevar a cargos a los aspirantes a regidores, alcaldes, diputados y senadores.

Pero viene también el día grande,  cuando al hombre que se va a escoger para la presidencia de la República  tendrá que salir a buscar los votos. Los de abajo son la mayoría, y a ellos se tendrán que ir en forma obligatoria. Es la primera y la única etapa en que dentro de la democracia representativa, se toma en cuenta a las minorías.

Son olvidadas horas después, cuando se dan a conocer los resultados de las votaciones. Ya cumplieron con su misión y pasan a ser objetos desechos. Por desorganización y falta de poder a lo personal y a lo colectivo, las masas silentes luego no son agentes de presión y de fuerzas.

La Junta Central Electoral tiene una clara obligación y deber que es de organizar unas elecciones libres y democráticas. Hasta el momento la JCE lleva a cabo la preparación del andamiaje electoral, pero va con lentitud, y luce  zarandeada por las olas.

Las primarias y la lucha interna de los partidos políticos podría llevar a un total fracaso a la JCE. Hay demasiados problemas relacionados con las discordias de los grupos políticos y las rebatiñas por cargos.  Que cada cual organice su piñata y que la JCE trate de no inmiscuirse en esos problemas.

Si el organismo de elecciones no       logra elevar sus niveles de credibilidad entre los dominicanos, no podrá realizar el papel trascendental de primero organizar las elecciones de nivel medio. Si fracasa en los comicios para regidores, alcaldes, diputados y senadores, no tendrá fuerzas para las presidenciales. Hora de pasar revista al panorama electoral, para que no se vendan ilusiones que terminen en llanto. ¡Ay!, se me acabó la tinta.

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *