Dominicana de Aviación, su hogar en las nubes

imagen
EL AUTOR es electricista industrial. Reside en Nueva York.

El titular de este artículo era el lema utilizado por nuestra otrora Línea aérea bandera nacional.

Los que tuvimos la oportunidad de viajar en Dominicana (nosotros lo hicimos por primera vez el 29 de agosto del 1965) podemos dar fe del excelente servicio que brindaba esa aerolínea.

Fundada por el dictador Rafael Trujillo, con el asesoramiento del coronel Charles McLaughlin, administrador de Naviera Dominicana (posteriormente suegro de negro Trujillo) y ejecutivos de la aerolínea norteamericana Pan American Airways, el 4 de mayo del 1944, surcó los aires nacionales e internacionales por más de cincuenta años.

Abrumada por las deudas, debido al manejo irresponsables y al sistemático saqueo de sus equipos, en el 1999, cerró definitivamente ese apartado glorioso de la aeronáutica civil en la República Dominicana.

Este ignominioso capítulo de nuestra democracia nos convence más de que este sistema político, nos ha quedado grande, pues una empresa que funcionó de manera sumamente exitosa durante la dictadura de Trujillo, no perduró en la mentada democracia.

Lo mismo ha sucedido con casi todas las empresas que sobrevivieron al tiranicidio.

Los viajes internacionales de Dominicana de Aviación tocaban varias ciudades de los Estados Unidos, Centro y Sur América, además de Londres, Madrid, Frankfort, Milán en Europa.

Para cubrir estas últimas rutas, Dominicana llegó a adquirir aviones Boeing 747 completamente nuevos.  Los llamados Jumbos.

Cabe señalar, que esta era la línea aérea nacional de un país donde la inmensa mayoría de la población estaba, sino prohibida, muy restringida para viajar al extranjero y además no éramos una potencia turística regional como lo somos en la actualidad.

Creemos que ha llegado el momento para que el gobierno se aboque a rescatar a Dominicana de Aviación y tome un poco del pastel de los más de ocho millones de turistas que se proyectan visitarán en este año 2019 a la República Dominicana.

Agresivamente, COPA (Compañía Panameña de Aviación) se ha convertido, desde el aeropuerto internacional de Tocumen en Panamá, en el hub de las Américas.  Con viajes a más de 80 destinos alrededor del mundo.

Panamá es una nación donde la llegada de turistas apenas sobrepasa los dos millones de visitantes y cuya mayoría arriban al país por vía marítima.

La República Dominicana, con su envidiable ubicación en el centro de las Antillas, bien podría convertirse en el hub europeo y servir de punto de parada técnica, de los grandes aviones de cabina ancha que viajan desde y hacia el viejo continente y le sería muy conveniente hacer escalas en la República Dominicana para transbordar pasajeros a aviones más pequeños y redirigirlos hacia las demás islas del caribe, los países de América Central, México y el norte de América del sur.

Un país con más de dos millones de sus ciudadanos viviendo en el extranjero, pero que viajan constantemente a su lar nativo y que se ha convertido en uno de los puntos mas visitados por los turistas internacionales, no puede depender para el total transporte de esos visitantes, de las veleidades de líneas aéreas extranjeras.

Es tiempo ya de tener nuevamente nuestro hogar en las nubes.

Mirémoslo como una cuestión de seguridad económica nacional.

of-am

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

1 Comentarios
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *