Desde la Fortaleza San Luis a Neuengamme

imagen
Instalaciones del campo de concentración de Neuengamme, en Alemania

POR FAUSTO JAQUEZ

El sol ya se ocultaba detrás de las montañas, entre las verdes palmeras y los cables de acero que. sobre el río Yaque, unen aún el sector de Bella Vista con el casco viejo de la ciudad de SantiagoMemorias de la Resistencia Dominicana

En noviembre de 1963, tras el Golpe de Estado a Juan Bosch, Manolo Tavárez Justo y otros miembros del partido 14 de Junio se fueron -en expedición armada-, a lo que él llamó “las escarpadas montañas de Quisqueya”.

En la expedición, entre otros, estuvo Rubén Díaz Moreno, primo hermano de mi madre, con quien ella tenía una estrecha relación familiar. Manolo y quince de sus compañeros fueron ejecutados el 21 de diciembre, a cinco kilómetros del caserío Las Manaclas, en el municipio de San José de Ocoa.

En Gurabo (Santiago de los Caballeros), donde al igual que su primo vivía mi madre, corrió la noticia de que todos los expedicionarios habían sido fusilados en la montaña, lo que provocó tristeza y dolor en la familia y, con las costumbres cristianas, comenzaron a hacerles rezos con el inevitable trasfondo de llantos y lágrimas.

De pronto llegó otra noticia: a tres los habían traído presos

Fidelio Despradel, Marcelo Bermúdez, Juan García Arias (Chanchan) y Domingo Bisonó (El guajiro), se habían separado del grupo de Manolo, del 15 al 16 de diciembre para cumplir una misión. Eso salvó la vida de los tres primeros. El guajiro murió al ser reconocido en una bodega por el segundo alcaide del trayecto.

Mi padre era comandante de la policía y aunque ya estaban divorciados, mi madre se apersonó a las oficinas de él para pedirle que le permitiera ver si su querido primo estaba entre los apresados. Lo que obviamente lo haría sobreviviente.

Como sería una tarea poco militar, mi padre optó por llevar a su hijo para comprobar la identidad de los apresados. Al final, Rubén Díaz Moreno no estaba entre los presos.

Estos eventos ya se habían perdido en los rincones de mi memoria hasta que llegué a Neuengamme, en Alemania.

Campo de concentración

Si bien el siglo XX fue de amplio avance para la humanidad en materia científica y conquista de Derechos Humanos, debemos colegir que estos últimos fueron consecuencia de conflictos de carácter religioso, ideológico, racial y bélicos, que vieron reducidas las opciones de la condición humana a merced de regímenes de fuerza que se imponían sobre comunidades, sociedades y países determinados.

Ningún continente quedó exento de guerras y férreas dictaduras de corte ideológico-militar, que procuraban extender su permanencia en el poder por encima de la cuota de sangre y sacrificio de las resistencias que procuraban un mejor futuro para sus ciudadanos bajo un mejor ambiente de convivencia basado en derechos civiles y políticos.

Si previamente la Historia está plagada de condenas de hombres y mujeres a la horca, a la guillotina o a la hoguera; en el siglo XX, mientras persistían cárceles inhumanas y centros de tortura, este también fue escenario de cámaras de gas, campos de concentración y hornos colectivos que consumieron a miles de seres humanos, y que a la vez arrojaron a otros tantos miles de sobrevivientes.

Esta pasada semana tuve la oportunidad de visitar el Campo de concentración de Neuengamme, acá en Hamburgo, Alemania, que, como especie de museo, sirve para concienciar y prevenir de los horrores que jamás debería repetir la humanidad.

El autor es cónsul dominicano en Hamburgo, Alemania.

El campo fue formado a partir de una fábrica de ladrillos comprada por las SS hitlerianas y sobre esta producción estuvo centrado el trabajo allí. En un principio, el campo fue instalado para políticos oponentes al régimen Nazi, sin embargo, personas de diferentes grupos fueron llevados allí, incluidos judíos, homosexuales, criminales y otros, llegando a albergar a prisioneros de diecisiete países.

Este funcionó entre 1938 y 1945, y se estima que más de 80,000 hombres y 13,500 mujeres fueron recibidos como prisioneros y al menos 42,900 de ellos perdieron la vida allí. Tras la previa limpieza e incineración de sus archivos, fue abandonado a finales mayo de 1945 por los últimos miembros de las SS.

Recorrer sus instalaciones y observar ciertos instrumentos no es ninguna experiencia gratificante, sino más bien reflexiva de lo que es capaz de cometer la sinrazón humana bajo la ideología de la guerra y el militarismo.

En lo personal y como adulto al fin, es inevitable que tal recorrido nos genere cierta impresión en la que, guardando las distancias y los métodos de exterminio, lleguen a nuestra memoria las huellas dejadas por la dictadura de Trujillo y subsecuentes maniobras militares en centenares de familias dominicanas, que de una u otra forma vivieron trágicos episodios de sacrificios y perdidas

Fidelio Despradel

En 1965 se estableció un monumento para recordar a las víctimas y colocar placas de las diferentes nacionalidades de los prisioneros. Sirvió como prisión durante varios años hasta que en febrero de 2006 la última prisión establecida fue removida, para que en mayo de 2007 se abrieran al público diversas exhibiciones sobre lo ocurrido allí.

Honestidad y pulcritud

Fidelio Despradel (padre de Mónica), ha hecho honor a quienes murieron en la expedición de Manolo, porque ha llevado una vida honorable, siendo siempre un hombre austero (cualidad obligatoria para no ceder en lo moral, lo que le permitió renunciar al llamado “Barrilito” del Congreso Nacional cuando fue diputado).

En nuestra opinión, precisamos de mayor honestidad y pulcritud en el ejercicio público; un bien escaso pero necesario, para que nuestro país se encamine por mejores sendas de valores morales y sociales. Aunque la terea es difícil, el presidente Luis Abinader está dando buen ejemplo.

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
3 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
HEALTH IS WEALTH
HEALTH IS WEALTH
3 dias hace

Lamentables y trajicos episodios,de crímenes por razones políticas,culturales y religiosas sucedidos en el siglo pasado.
Da pena que sigan sucediendo el el Siglo 21.
La periodista e intelectual Indú Arandhati Roy,escribe hoy el el periódico degital CNN.COM,sobre la persecución y crímenes contra musulmanes y cristianos hoy día en la India,algo también horrorifico e injusto

Carlos German Cabrera
Carlos German Cabrera
4 dias hace

Tengo para decirte que ése nuevo trabajo te ha dado el tiempo para sacar de ti ése gran escritor que eres, muy buen artículo, buena introducción con Manolo y sus amigos del 14 de junio

trackback
4 dias hace

2preference