Defensores chocan sobre la despenalización de la prostitución en NY

imagen

Defensores se reunieron en las escalinatas del edificio el pasado lunes para protestar por la legislación propuesta que legalizaría completamente el comercio sexual en el estado de Nueva York, pero al menos una voz sonó en contra.

Un proyecto de ley patrocinado por los senadores estatales Brad Hoylman, Julia Salazar y Jessica Ramos, y el asambleísta estatal Richard Gottfried, haría legal la compra de sexo en todo Nueva York.

Si bien aplaudieron un movimiento para no criminalizar a las mujeres involucradas en el trabajo sexual, los organizadores de la manifestación en el Ayuntamiento dijeron que el proyecto de ley no castigaría a los proxenetas ni a los que dirigen los burdeles, quienes a menudo cometen actos de violencia contra los trabajadores sexuales.

“Todos están de acuerdo en que es hora de terminar con los arrestos de mujeres y personas LGBT, pero no estamos de acuerdo en que los compradores y los proxenetas tengan rienda suelta”, dijo Sonia Ossorio, directora del capítulo de NYC de la Organización Nacional para las Mujeres.

La reverendo Que English dijo que la legislación “abriría las compuertas para los explotadores con la aprobación del estado” y no haría nada para reducir la trata de personas.

“No se puede despenalizar a los explotadores para proteger a los explotados”, comentó English.

“No hay nada seguro sobre el comercio sexual. Nada”, añadió. “La prostitución es violencia, no sexo, no trabajo”.

Sin embargo, no todos los presentes estuvieron de acuerdo.

Durante los comentarios de English, una mujer joven interrumpió el procedimiento, gritando: “Descriminalización ahora”.

“Nada sobre nosotros sin nosotros”, gritó, mientras escenificaba su propia protesta. “Escuchen a los trabajadores sexuales”.

La joven, quien se identificó a sí misma como “Adrienne”, dijo ser una trabajadora sexual independiente que apoya la legislación propuesta, y explicó que piensa que es la única manera de mantener a las personas de la industria a salvo.

“Adrienne” dijo que la nueva ley daría a las prostitutas una mayor capacidad para filtrar a sus clientes, reduciendo la posibilidad de robo o violación. No está de acuerdo con la idea de que la prostitución legalizada causaría un aumento en la trata de personas.

“En realidad, disminuiría el tráfico porque las mujeres serían más independientes”, dijo.

El mitin original fue organizado por la Alianza de Nueva York contra la Legalización de la Prostitución, una coalición de organizaciones de derechos de las mujeres, sobrevivientes del comercio sexual y grupos religiosos.

Los asistentes se refirieron burlonamente al proyecto de ley como la “Ley de protección de proxenetas”.

“El pago por la prostitución no es consensual, por definición incluye la coerción. Una de las partes tiene el poder y la otra no”, dijo Taina Bien-Aime, directora ejecutiva de la Coalición contra la Trata de Mujeres.

En un artículo de opinión el mes pasado, Salazar y Ramos sugirieron que la criminalización hace que los individuos, especialmente los jóvenes inmigrantes y en riesgo, sean más vulnerables a la violencia relacionada con el comercio sexual. Hicieron referencia a una trabajadora sexual latina en Queens que dijo que los policías se burlaron de ella después de intentar denunciar una violación al NYPD.

“La profunda estigmatización de los intercambios sexuales perpetuada por la criminalización normaliza una cultura de violencia”, escribieron. “La criminalización expone a las personas a la explotación. Los registros de prostitución eliminan las elecciones de las personas, y cuando las personas no tienen más remedio que intercambiar sexo para sobrevivir, es más probable que sean traficadas”.

En el mitin del Ayuntamiento, la ex trabajadora sexual Autumn Burrows dijo que soportó violencia mientras estaba en la profesión.

“Esto no es sobre moral. Esto se trata de la mortalidad de las mujeres jóvenes y las niñas”, dijo.

Kim Sykes, de Girl Be Heard, explicó que las mujeres de color son explotadas de manera desproporcionada por la prostitución.

“Si las vidas negras son importantes, entonces las mujeres y las niñas negras son importantes”, comentó. “Si las vidas de los negros son importantes, no podemos estar defendiendo la despenalización del comercio sexual diciendo a los hombres y jóvenes negros que venderse a sí mismos es un trabajo… y que las mujeres y niñas negras serán autorizadas por el estado”.

En cambio, la coalición pidió una despenalización parcial, en la que los proveedores de servicios sexuales y las víctimas de la trata no sufran arrestos, pero los proxenetas sean procesados.

English dijo que los legisladores deberían centrarse en una legislación para aumentar los servicios para las personas involucradas en trabajo sexual.

“Nadie debe ser castigado por su propia explotación”, afirmó. “Lo que deben aprobar es un proyecto de ley con más servicios para estas personas, desde viviendas hasta médicos y alternativas generadoras de ingresos. Se necesita hacer mucho para ayudar a esta población invisible a recuperarse y prosperar”.

English recordó el pasado legado de Times Square, cuando las prostitutas vagaban libremente por las calles, prostituyéndose a plena vista del público.

“No volveremos a una Nueva York que extienda la alfombra roja a proxenetas, pornógrafos y traficantes”, afirmó.

Pero “Adrienne” dijo que es importante desafiar la idea de que todas las trabajadoras sexuales están atrapadas en una profesión de la que esperan escapar.

“Estoy bien haciendo estas cosas”, dijo. “Me gusta el sexo”.



UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *