¡Cuidado: ¡por ahí vienen los evangélicos!

imagen
EL AUTOR es comunicador. Reside en Cotuí.

Cuando en las elecciones norteamericanas en el 2016 todos los pronósticos daban como perdedor a Donald Trump, en las últimas horas el conteo de votos sorprendió a todos los que vociferaban que sería derrotado. Trump ganó. El Pueblo, según el propio presidente, que le dio el triunfo fue el pueblo evangélico.

En esta recta final de las elecciones, aparentemente, el dicterio afirma con sus voces cantantes de que el candidato político Abinader tiene las elecciones aseguradas y ganará con más de un 56%. Creo que será un caso a la inversa de lo que sucedió con Trump.

El pueblo evangélico emana de los estratos sociales más humildes que ha parido la República Dominicana. Muchos sinsontes con espuelas piensan que el pueblo evangélico es lerdo y se deja comprar por los aspavientos de ciertos políticos con facha de embusteros.

Los temas sobre el cristiano y la política es algo que está en el tapete en estas elecciones. Una analista política muy escuchada en los medios afirmó que, si los pobres dominicanos salen a votar, el Partido de la Liberación Dominicana se alza con el triunfo. Por su parte, el escritor Miguel Guerrero le pone la tapa al pomo en su columna del diario El Caribe respecto al papel que jugarán los cristianos ante el desafío electoral dominicano.

Muchas personas manejan muy poco las estadísticas religiosas de la República Dominicana. El pueblo evangélico comparado con años anteriores marca un crecimiento desproporcionado, especialmente, en el interior del país. Los datos que tenemos indican que los Evangélicos hoy día son mayoría desde Santo Domingo Este hasta Higüey. En la parte Sur del País marcan una mayoría, especialmente, en la Provincia de Azua de Compostela.

En otras palabras, el pueblo evangélico es un cuerpo mayoritario dentro de muchas denominaciones en el país. Marcan triunfos electorales y ningún partido político puede darse el lujo de dar puñaladas traperas contra ese cuerpo de personas que marcan un voto sólido cuando van a las urnas como ha sucedido en los últimos días.

¿Cuál debe ser la actitud del cristiano evangélico ante el fenómeno político que estamos viviendo en estas últimas horas de cierre de campaña? ¿De qué naturaleza pueden ser sus ideales? ¿Dónde está el polo determinante de su realidad?

Estas y muchas otras preguntas semejantes surgen como consecuencia de lo que es uno de los problemas más interesantes y complejos de estos tiempos. La relación entre la fe y los deberes públicos del ciudadano. La doctrina cristiana es sin ninguna duda el factor de importancia suprema en el mundo cultural y político de que formamos parte.

Los principios que emanan de la tradición judeo/cristiana (por cuanto el Mesías adviene precisamente cuando Roma es el corazón de la civilización de Occidente) constituyen el patrón modelo y la norma comparativa de nuestros modos de pensar. Los conceptos del «bien» y del «mal» que inconscientemente sirven de medida a nuestra conducta, se derivan de la enseñanza evangélica. Las formas de moral y de derecho que se hacen leyes y costumbres en el orden de la convivencia social, responden directa o indirectamente a la acción del cristianismo. Acción casi siempre marcada por el dicterio del compromiso con los principios establecidos en la Palabra de Dios.

Todos en la viña del Señor no son ovejas de su prado. Hay muchos que son carneros de Satanás cuando venden sus principios y convierten la Biblia y la fe, que deben ser siempre la regla de fe y orden de todo cristiano evangélico, en un fetiche de mercaderes nauseabundos como en las últimas horas se ha demostrado en uno de los partidos de oposición. Han desaparecido del escenario un sinnúmero de comerciantes del evangelio ya que no pueden ofrecer sus unciones y milagros a los políticos que tienen una manada de cuatreros al lado.

PREGUNTAS

¿Votaría un cristiano evangélico por aquellos políticos que promueven el homosexualismo como bandera de su estampa política?

¿Votaría un cristiano evangélico por aquellos que promueven el aborto a diestra y siniestra sin medir sus consecuencias?

¿Votarían los cristianos evangélicos para que continúe el lavado de dinero y el narcotráfico como eslabón necesario para que la cosa pública siga su curso de putrefacción?

Usted puede votar por quien usted guste.  Un cristiano evangélico de verdad no vota por ninguna de esas tres propuestas que tanto candidatos presidenciales como otros candidatos para otros cargos públicos apoyan.

Les exhortamos a las filas del pueblo evangélico que salgan a votar masivamente en contra del homosexualismo; en contra del aborto; en contra de poner en las escuelas públicas baños donde niños y niñas puedan hacer sus necesidades fisiológicas juntos como lo han agendado ese grupo de deformados.

En nuestro ambiente criollo, si bien el humorismo no ha pasado nunca de mediano en su forma general, distinguiéndose por la pobreza de temas y situaciones, en la orilla política en cambio ha logrado a menudo calidades excelentes de chispa y de ingenio.

La época de Hipólito Mejía ha sido la edad de oro en ese sentido. Después el brillo se ha ido perdiendo cada vez más. Desgraciadamente el género está en una especie de coma.

¿Por qué? Sería cosa de averiguar. La interrogación es algo interesante en esta carrera final hacia Palacio. Tanto más cuanto que el pueblo evangélico es por naturaleza reidor y alegre de los puntapiés que los políticos siempre han querido darle. Sea por lo que fuere, nadie osará negar que el sentido político del humor está en crisis en la República Dominicana. Más bien permanece el tono gris. Es como si al pueblo evangélico le quieren meter a última hora la sonrisa de la hiena como si se nos hubiese escapado del espíritu.

Como «guerrillero oculto de la fe evangélica» levanto mi voz a todo ese pueblo que ha sido tratado a través de los años a palo y tentetieso a que levante con la voz del voto la ventana grandiosa del Evangelio de Jesucristo y dejándole saber a los impostores del evangelio que esta vez no se van a salir con la suya.

Las plumas están saliendo del armario y también sale un pueblo que defiende los valores sociales de la familia y que se pondrá de manifiesto en estas elecciones quienes tendrán la última palabra.

Se los digo hoy a días de las elecciones a todos los hijos de misioneros; a todos los hijos de pastores; a todas las familias que aman a Jesucristo: ¡Todavía estamos a tiempo!

Y a los fantoches que siempre se han reído de los cristianos evangélicos, les decimos: ¡Cuidado: por ahí vienen los evangélicos!

 cafebambu76@gmail.com

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
18 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Maria Belen Chacon
1 mes hace

Reverendo que paso? los evangelicos no votaron?

Enrique Reyes
1 mes hace

Y votaría usted por un grupo de corruptos que han hecho del gobierno de RD un antro de vulgares rateros aupados por supuestos pastores evangélicos de la clase de Euri Cabral? Cómo puede un evangélico conciente del Evangelio propiciar el respaldo de gobernantes como los del PLD, quienes son los que más han respaldado el narcotráfico en RD en los últimos 12 Años?

Martin
1 mes hace

USTED LO QUE ESTÁ HABLANDO BURRADA YO DOY UN PASTOR EVANGÉLICO Y NO VOY A VOTAR POR ESO CORUCTOR QUE HAN ACABADO CON EL PAIS Y UN EVANGÉLICO DE VERDAD NO VOTA PIR LADRONES Y DELINCUENTE PASTOR EVANGÉLICO

Gerson
1 mes hace

Buenos días, en verdad no entiendo como el director de este medio digital no censura algunos comentario obsceno subido de tono que se están emitiendo a esta publicación. Usted puede estar de acuerdo o no por lo escrito pero por favor malas palabras no. Eso me hace citar lo que dice la biblia, de la abundancia del corazón habla la boca.

Luis Roduiguez
1 mes hace

Los evangélicos no son decisiones en una elección presidencial. Dos o tres chivitos no cuentan nosotros tenemos mayoría por todas parte no nos interesa Cristiano evangélicos para ganar. Estamos ganado en primera vuelta

El Veraz
Responder a  Luis Roduiguez
1 mes hace

Claro, los evangélicos ni los católicos son nadie para los fanáticos perremeístas. Los resultados de las elecciones el 5 de julio les darán la respuesta pertinente.

Almando perez
1 mes hace

Cuando uno no tiene algumento.o razón para defender algo la mejor opción es el silencio.pienso que lo mejor es no seguir echándole leña al fuego y confirmando con.comentarios la veracidad de lo que se esta reclamando.cuando los cuestionados acuden a insultos o descalificacion. Sencillamente.esta dando la razón..pensemos pensemos

Maria Belen Chacon
1 mes hace

Los evangelicos no son santos ni apostoles ni predestinados, son gente comun y corriente que tal y como hacen otros, violan, matan, roban, atracan, desfalcan,y mil vainas mas. Ser evangelico no es una patente de corso ni un provilegio, es una opcion. Ahora quieren definir el panorama politico con chantajes. Son contradictores infames de la palabra de Dios y para colmo son vividores de la politica, agachaditos pero malsanos.

Victor
1 mes hace

No solamente contra faride que es una abanderada de todo ese liberalismo sino también a Luis Abinader que es un defensor de todos los homosexuales y abiertamente a favor del matrimonio gay, además sus jefes políticos de participación ciudadana con el apoyo del sector liberal americano. Digámosle no en las urnas.

El Neutral
1 mes hace

Este al igual que otros comentarios, parece dirigido a Farides Raful, que por lengua suelta se ha disparado contra la lectura de la Biblia en las escuelas; a favor del aborto y del homosexualismo. Ya veremos que pasará con esta estúpida que se cree el útimo agua en el desierto.

Rafael Morales
1 mes hace

Lo nuestro es Jesucristo por encima de partidos polìticos e instituciones que menosprecien al pueblo de Dios y a la vez quieran hacer leyes contrarias a nuestra fe Cristiana .
Nuestro voto es por quienes aprecian la vida, rechazan el matrimonio gay y de lesbianas , y estàn contra nuestras buenas costumbres.
«El caballo se prepara para la batalla, pero Dios es quien da el triunfo» dice la biblia.

Antonio
1 mes hace

Pa’ lla vamos !!!

Gerson
1 mes hace

Buenos días, me identifico 100% como dicho planteamiento y postura. ! cuidado que ahí vienen los Evangélicos. No votar por aquellos que no defienden la familia.

mario
1 mes hace

tus comentario metelo por el cu…..,dentro de los evanjelico hay violadores ladrones ,y la mayoria de las relijiones son negocio

jose
Responder a  mario
1 mes hace

asi mismo cree el pueblo es estupido , se vannnnnnnnnn conoooo
abinader 2020 con 59%% se vannnnnnn

elperremeista
1 mes hace

Falta una pregunta. VOTARÍA EL PUEBLO DOMINICANO POR UN IMBÉCIL QUE FUE DONDE EL BRUJO BLEO A QUE LE HICIERA UN TRABAJO PARA GANAR Y DESPUÉS DIJO QUE ERA CRISTIANO? Si los evangélicos apoyan eso, que se vayan al carajo.

luis pena
Responder a  elperremeista
1 mes hace

Definitivamente yo no entiendo porque cometer la torpeza de pelearse con las iglesias cuando estamos apenas a horas de unas elecciones o esto es brutal o de verdad no entiendo

Cosme Pérez
Responder a  elperremeista
1 mes hace

Ahí los llamados Evangelicos que apoyan al gobierno no dicen nada sobre eso ,tampoco se han referido a los actos de corrupción del gobierno , como odebrecht, la Omsa , entre otros casos