Cuidado con lo que hacemos o decimos

imagen
EL AUTOR es ministro cristiano.

La mayoría de veces el ser humano hace o dice las cosas sin pensar en el daño que ocasiona a los que le oyen o ven. De esa manera, generalmente se propagan las cosas negativas que afectan a los que le rodean, a pesar de no hacerlo intencionalmente. Por eso, es necesario tener sumo cuidado al decir o hacer algo. Esto es debido, a que no se habla con conciencia de lo que se dice o hace, lo cual motiva a un egoísmo que lleva a satisfacer al individuo, pero no edifica a sus oyentes e imitadores. ¿Cuántas veces se actúa inconsciente y egoístamente?

Las sociedades son influenciables de una manera inconsciente en sí mismas, y lo peor de todo es que también, el que ejerce la influencia no tenía el propósito de hacerlo. Los malos vicios son una expresión de esas influencias, los cuales se adueñan de los individuos y de las sociedades. El repetir un concepto, filosofía, una idea, una frase o una palabra que conlleve la práctica de conductas incorrectas, es eso lo que trae el fracaso a los conglomerados humanos.

En la Biblia, se puede leer algunos versículos que llaman a evitar las compañías de personas que traen conversaciones destructivas de conductas sanas. Dice: «No erréis; las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres,» I Co. 15:33. Asimismo, podemos leer: «Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.» Ef. 4:29

Hay algunos refranes que también dejan una buena lección, los cuales evidencian ese desenfreno social en actuaciones incorrectas, como son: » Dimes con quien andas y te diré quién eres;» «Aves de mismas plumas, vuelan juntas;» «de tal palo, tal astilla». Estos, reflejan la contaminación entre los que son iguales, ya sea por corrompidos, o porque la igualdad los une, siempre se buscarán, como una forma de justificación de inconductas, o como manipulación de las mismas.

Es importante comprender que el ser humano es influenciable, tanto en las cosas buenas como en las cosas malas. Se vive de la imitación, del aprendizaje, de agradar y complacer a los demás. De ahí que, todo ser humano es vulnerable, en diferentes situaciones. Decir, que no se es pecable es mentir a los demás, puesto que todo ser humano hace alguna infracción ante Dios, ya sea por conducta por incredulidad. El pecado se hace por influencia y por aprendizaje. Nadie hace lo que no oye, o ve.

La Biblia, como único libro sagrado del cristianismo, da todos los conocimientos necesarios para la vida cristiana en la tierra. De ahí que, se manda a tener cuidado con lo que se hace o se dice, comenzando con el cuidado en el emisor. Se debe hablar de acuerdo a la verdad, y lo que se habla es lo mismo que se debe hacer. Jesucristo, como el centro del cristianismo y por ende de la Biblia, advierte a sus discípulos sobre los escribas y fariseos, diciéndoles: «Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo; mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen y no hacen,» Mt. 23:3.

En realidad, es propio de los religiosos judíos y cristianos la conducta de decir y no hacer. Es evidente que los pueblos llamados cristianos, a la vez, son los muy corrompidos; no solamente por los actos en sí, sino por el conocimiento de la verdad que han recibido. Por eso, Jesucristo dijo: «No todo el que me dice Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad,» Mt. 7:21- 23.

Cuidado con lo que hacemos o decimos. Los políticos, tienen la tendencia a hacer anuncios que conllevan mensajes políticos, no reales. La gran situación está en que lo repiten tanto, que el pueblo descubre la falsedad del mismo. Por eso, una misma «cantaleta,» cansa al pueblo. Una campaña política bien hecha, en pocos meses, logra su objetivo. Pero, además no les da argumentos ni tiempos a los adversarios políticos para hacer la contra campaña. El buen político, tiene que usar un buen método político, con procedimientos correctos y eficaces. El buen político cuida lo que dice y lo que hace.

Los religiosos son los más llamados a cuidar lo que dicen y lo que hacen, no sólo por la salvación propia, sino por la de los demás. Son la luz y sal de los que viven aún sobre la tierra. En ese cuidado hay que avanzar día a día.

El apóstol Pablo escribió al joven Timoteo: «Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y esperanza… Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren» I Ti. 4:12- 16.

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
2 Comments
Nuevos
ViejosMas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Tajalan ponte a abrir sanjas y deja el timo
Tajalan ponte a abrir sanjas y deja el timo
1 mes hace

Una persona imbécil no es necesariamente un retraso mental, pero a menudo carece de la capacidad de pensar más allá del mamotreto biblico. No salen de esa caja pues su intencion no es la de resolver la vida de nadie, si no mas bien sacar provechos de las desgracias de esas vidas.

EL CUBANITO
EL CUBANITO

ROSA TE HE DICHO QUE TE TOME TU TIZANAS DE MANZANILLA Y DE TILO, DE MOMENTO TA VA A DAR UN YEYO HACIENDO TANTAS RABIETAS Y ESO A TU EDAD ES DELICADO Y DE PASO, PERDEREMOS A UNOS DE LOS COMENTARISTAS MAS PAYASO DE ESTE DIARIO. QUEREMOS TENERTE VIVA PARA SEGUIR LEYENDO TUS LOCURAS . ¿COMO SIGUES DE REFLUJOS VAGINALES ROSA?