Asesinato masivo o asesinato en masa

imagen
El autor es abogado. Reside en Santo Domingo

Se entiende por asesinato masivo o en masa el acto de asesinar a un número supremo de víctimas, de manera simultánea o en un periodo de tiempo. Se comete por personas  u organizaciones.

Los grandes asesinatos masivos de la historia han incumbido a intentos de exterminio, fundados repetidamente en conceptos o preceptos étnicos o religiosos, de grupos acabados o comunidades de personas. En nuestros días, estos actos suelen describirse como genocidios.

Si bien unos piensan que el “genocidio” puede existir donde hay un designio o plan para destruir a un grupo en particular y que eliminar no es una condición necesaria, en discordancia “asesinato masivo” consiste ciertamente en el asesinato de un cimero número de personas. De ahí que la palabra asesinato masivo se concierne con otras voces como genocidio y masacre.

Fuera de un contexto político, el término “asesinato masivo”  se refiere al matar un número elevado de personas al mismo tiempo. Ejemplos incluirían disparar un  arma de fuego en contra de una multitud en el curso de un robo, o incendiar un lugar donde se halla agrupada una multitud.   Este es un término ambiguo, en este aspecto similar al de asesinato en serie o “spre killing” (matanza múltiple”.)

El USA Bureau of Justice Statistic define al asesinato masivo como aquel que implica “el asesinato de 4 o más víctimas en una ubicación en un evento. La mayoría de los asesinos masivos caen dentro de tres categorías: aniquiladores de familias, individuos con trastornos mentales, y trabajadores disgustados.

En lo relativo al término trabajadores disgustados, es una relación corriente no muy exacta, ya que un buen número de asesinos masivos son ex trabajadores que son cesados de sus trabajos y ulteriormente regresan  armados y matan a sus jefes o compañeros.

Uno de esos casos famosos de “trabajadores disgustados” acaeció en los años ochenta en la empresa Electromagnetics System Labs (en California), cuando el programador de computadoras Richard Black, regresó a su lugar de trabajo con varias armas de fuego matando a siete de sus compañeros, fallando en su intento de matar a la misma Laura.

También hay casas de asesinatos masivos aparentemente “no intencionales” al menos en términos de premeditación. Tal es el caso del refugiado cubano Julio Gonzales, que pegó fuego al club nocturno “Happy Land” en el ciudad de Nueva York después de haber discutido con su novia y a quien un miembro de seguridad sacó del local (en dicho fuego murieron 87 personas, y solo sobrevivió su novia).

Ciertos “asesinos masivos” pueden tener motivos financieros en donde el matar es por tanto no un fin sino u medio o es resultado fortuito de un robo, el caso más extraño es el del japonés Sadamichi Hirasawa quien envenenó con cianuro a 12 empleados de un banco para cometer un robo.

Pero, a diferencia de los asesinos en serie, rara vez existe un motivo sexual en el caso de los asesinos masivos, aunque se pueden encontrar excepciones como la de Szilveszter Matuska, un austriaco que supuestamente lograba placer sexual al dinamitar trenes (con gente dentro preferiblemente). Su fetichismo letal cobró la vida de 22 personas antes de ser atrapado en 1932.

El libro de Loren Coleman Copycat Effect, la publicidad sobre estas múltiples muertes tiende a provocar más sucesos análogos. El 29 de noviembre de 1970 una familia descubrió el cuerpo gravemente quemado de una mujer en el deshabitado valle de Hessdalen, adyacente de Bergen, Noruega. Tenía etiquetas pegadas en la ropa y a su alrededor había dispersos varios objetos: botellas, un paraguas roto, un reloj.

Carl Halvor Aas, un abogado que fue de las primeras personas en ser llamadas a la escena, dijo a la BBC que los objetos hallados junto al cuerpo parecían ser parte de “algún tipo de ceremonia”. Más tarde, la policía descubrió disfraces, mensajes codificados y pasaportes falsos. Pero los investigadores llegaron a un callejón sin salida al tratar de descubrir la identidad de la víctima, que fue llamada en la prensa como “la mujer de Isdal”.

La misteriosa muerte de la “mujer de Isdal”, el intrigante caso que Noruega busca resolver desde hace casi 50 años. En 2018, la periodista de investigación noruega Marit Highraff y el documentalista Neil McCarthy investigaron el caso para la BBC en un podcast llamado Death in Ice Valley (muerte en el Valle Helado).

No obstante, los modernos métodos científicos para determinar de dónde proviene la mujer de Isdal (y del trabajo de un grupo de detectives en Facebook que intentan responder esta pregunta) el caso sigue siendo uno de los misterios sin resolver más profundos de Noruega.

jpm-am 

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios