OPINION: Amenazas a la gobernabilidad democrática 

imagen
EL AUTOR es politólogo y catedrático universitario. Reside en Santo Domingo.

La República Dominicana no ha tenido graves problemas de gobernabilidad desde 1994, cuando se produjo una crisis poselectoral luego de las elecciones celebradas en ese año.El gobierno del Presidente Leonel Fernández no tuvo grandes desafíos en su primer cuatrienio de gobierno, que finalizó en el año 2000.

El régimen de Hipólito Mejía enfrentó una crisis bancaria que provocó una alta inflación y la devaluación considerable del peso dominicano. No obstante ello, la estabilidad política se mantuvo, aunque la crisis afectó enormemente la popularidad del Presidente, quien no consiguió reelegirse.

Dado el fracaso de la reelección, Leonel Fernández retornó al poder para gobernar por ocho años consecutivos. En los dos períodos que le correspondió gobernar,  a partir del 2004, la estabilidad
económica, política y social prevalecieron sin amenazas importantes.

Las elecciones del 2012 constituyeron una amenaza a la estabilidad política reinante en el país, en virtud de la polarización entre los principales partidos envueltos en la jornada electoral y la intensidad de la misma.

Superada la situación posteletoral que puso en vilo a la nación, asumió el poder Danilo Medina, quien se había distanciado del Presidente Leonel Fernández como consecuencia de la lucha intestina en el partido de gobierno.

El Presidente Medina no enfrentó ninguna dificultad en su primer período, logró neutralizar la resistencia interna dentro de su partido para reformar la constitución y así poder repostularse con éxito en el 2016.

Ya en su segundo mandato, Danilo Medina encontró una fuerte resistencia del expresidente Fernández, quien se opuso tajantemente a otra reelección de Medina y acabó abandonando la presidencia y militancia del PLD, habida cuenta de que alegó un fraude electoral en las primarias realizadas para escoger al candidato presidencial del partido en cuestión.

La gobernabilidad en la recta final del régimen peledeista fue puesta en jaque debido al intento de reformar la constitución fomentada por el Presidente Medina.

El ascenso al poder de Luis Abinader en agosto del 2020, en medio de la pandemia mundial de Covid-19, creó un nuevo escenario político y de gobernabilidad en el país.

En ese sentido, los principales desafíos a la gobernabilidad democrática en lo inmediato son el control de la pandemia, la elevada inflación y el colapso de Haití. Ahora mismo, esto último es la mayor amenaza para la gobernabilidad en República Dominicana.

Finalmente, todas estas amenazas señaladas no tienen un origen propio en el país, y dependen de factores que no pueden ser controlados o manejados dentro del territorio dominicano.

JPM-AM
¡Comparte esta noticia!
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
4 Comments
Nuevos
ViejosMas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Luis De New York
Luis De New York
1 mes hace

Sr, Gell. Cual es la gran amenaza que representa el problema haitiano, la crisis tiene anos, sin embargo no ha sonado un tiro en la frontera del lado de RD? No ha habido un estampida del pueblo haitiano hacia RD. como lo han pronosticado ustedes los grande patriotas, patriotas que viven constantemente atropellando al obrero haitiano, sin embargo, son aliados de quienes están acabando con nuestras riqueza naturales. Pero, estos serones son los Sig

Luis De New York
Luis De New York
Responder a  Luis De New York
1 mes hace

defensores de nuestra soberanía. Para grandes patriotas como el Sr. Gell, no existimos 3.5 M de emigrantes económicos, los cuales estamos llenando plazas de trabajos perteneciente a los ciudadanos de los países,a los cuales emigramos. Y, por suerte, las parturientas dominicanas, cuando van a parir, el gobierno dominicano la manda a buscar, para que para en dominicana,y no en un pais extranjero. Verdad Dr. Gell?

José Bencosme
José Bencosme
Responder a  Luis De New York
1 mes hace

Cuantos disparates los suyos Luís..!!!

Adriana
Adriana
Responder a  José Bencosme
1 mes hace

Luis es un haitiano resentido que la envidia no lo deja ver más allá de sus narices, porque Haití sigue siendo un estado fallido en todo sentido de la palabra y le molesta que RD no sea una pocilga igual que su Haití.