Acerca de los ratones y el gato del señor Robles

imagen
EL AUTOR es dirigente deportivo y comunitario. Reside en Nueva York.

El señor Rolando Robles, una persona a quién yo valoro mucho por la capacidad que demuestra en sus artículos sobre política, acaba de escribir una historia sobre un gato y tres ratones, que se publicó en este mismo diario. Él dice que eso pasó hace muchos años, pero que hoy día, tiene un gran parecido con la situación que vive el país.

Lo que don Rolando quiere dejar dicho es, que los políticos de oposición -a quienes identifica como “los ratones”, en su relato- le tienen tanto miedo a Danilo Medina, “el gato” de la historia, que van a permitir que él los derrote a todos, sólo por no unirse para hacerle un frente común.

Hasta ahí, el don tiene razón. Todos piensan que pueden ser presidente del país, no sabiendo que mientras mas divididos están, mas chance tiene el que maneja el presupuesto nacional de quedarse con el poder. Eso es lo que espera el que está en el mando: que los opositores se dividan, para derrotarlos mas fácilmente.

Ahora, don Rolando trata a Danilo Medina con mucha consideración, o, mejor dicho, es muy complaciente con su gobierno. Él sabe perfectamente, que ese sanjuanero es capaz de todo y cuando digo “de todo”, quiero decir que lo mismo le da: “tragarse un tiburón podrido”, montarle una campaña de difamación a su compañero y socio de partido, Leonel Fernández, que poner un artículo transitorio en la Constitución dominicana, para que le permitieran reelegirse en el 2016 y cuatro años mas tarde, empezar una cruzada, pintándose como la víctima de una travesura que su mismo equipo organizó.

En el gobierno del PLD y de Medina, se han condensado todas las malas mañas que antes les achacábamos a los otros partidos, el PRD y el PRSC. Por eso, cuando Robles “sugiere” que “el gato” Danilo va a degollar a los “ratones”, conviene que se sepa que ahí está incluido su compañero de siempre y socio, Leonel Fernández.

Aunque el articulista se cuida de no escribir el nombre del presidente del partido morado (y yo no entiendo el miedo) todos sabemos que ese es el “ratón” al que el “gato” le tiene el “ojo echado” primeramente.

Porque Leonel está soñando con que Danilo le entregue la candidatura del PLD sin mas ni mas. Si llegan a un “acuerdo”, el equipo de Fernández cree que, con la fuerza del gobierno y el poder del presupuesto nacional, ganarán las elecciones, sin tener que pactar con nadie. Por eso es que “el gato” degollará a todos los ratones, incluido Leonel, Abinader, Hipólito, etc.

Lo que yo quisiera es que don Rolando aclare que hay otros dirigentes que no son como los tres ratones de su historia, que están dispuestos a formar un frente común donde participen todos los dominicanos a los que les duele su país y que quieren detener la masiva invasión que nos llega desde Haití.

Ese grupo de patriotas dominicanos, dispuestos a desalojar del poder al PLD, lo encabeza Ramfis Domínguez Trujillo, un dominicano que hoy por hoy es quien mejor representa el pensamiento de los Trinitarios y del patricio Juan Pablo Duarte. Esto, también debe decirlo el señor Robles.

Otra cosa que me gustaría haber leído en esta magnífica e instructiva historia sobre “gatos y ratones” que nos cuenta don Robles (El Jabalí) es que, como él ha estado sugiriendo que Leonel y Abinader se junten en una sola boleta electoral para derrotar a Medina, si se atreve y logra cambiar la Constitución; es que, reconozca (Robles) que eso es mas que imposible, porque tanto Leonel Fernández, como Luis Abinader, son los dos “ratones políticos” mas grandes del país.

Y como dice la historia de don Rolando, los “ratones” fueron decapitados por el “gato”, porque son en esencia COBARDES y nunca se atreverían a cambiar las reglas del juego, que son en este caso, las reglas de la propia naturaleza: los gatos están para cazar ratones, no para combatir con ellos. Para cambiar esta costumbre se necesita tener “corazón de emprendedor” y es evidente que tanto Fernández, como Abinader, son dos fósiles políticos.

Eso no pasa con Ramfis, porque nunca se ha comportado como un ratón, ni en la política, ni en la vida real. Si le sueltan ese felino al nieto del Jefe, lo desuella al instante, no importa que sea gato, tigre, puma o león. Ya sea, dentro de un tanque, en un ring, en la calle o en las elecciones del 2020.

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *