El merengue dominicano tiene dos padrinos

imagen
Rafael L. Trujillo bailando con su esposa, María Martínez

Ya el “Caballo” descansa plácidamente en su potrero particular. Su trote -siempre a todo galope- se ha detenido para siempre. Lamentablemente, ha muerto Juan De Dios Ventura Soriano, el hombre; pero, ha nacido “La Leyenda”.

Y de ella hemos de hablar en el futuro y por los siglos de los siglos. Los pocos o muchos desaprensivos y malos dominicanos que no entiendan esta realidad, seguirán hablando de “la persona” mas, nadie los escuchará. 

Yo, por razones de sentido común y por mis limitaciones de narrador, no trato de hacer una apología de lo que significa Johnny Ventura para el merengue dominicano que, a fin de cuentas, es el merengue del mundo. Por lo tanto, sólo intentaré sacar del baúl de los recuerdos, algunas inquietudes del imaginario popular que, por una razón u otra, no se han tratado con la sobriedad que demanda la historia. 

Rafael Leónidas Trujillo y Molina, el Jefe y también el Sátrapa indolente que dispuso del país por más de un siglo

EL AUTOR es comunicador. Reside en Nueva York.

(desde 1930 a la fecha y sabrá Dios hasta cuándo) abrazó la idea de imponer un ritmo nacional y un baile que pudiera salir del escenario rural y se paseara orgulloso por los salones del mundo. Puede que su motivación principal, su musa inspiradora íntima y particular, haya sido el resentimiento que sentía hacia una sociedad que lo menospreciaba y subestimó en sus inicios. 

De cualquier manera, el Perínclito asumió el compromiso -probablemente acicateado por algunas de las “mentes brillantes” de entonces- de desarrollar el ritmo que, antes de terminar ese segundo milenio de la cristiandad, logró invadir los salones de baile del planeta. Y bien que lo logró, pues, los mejores componedores de notas musicales se agruparon en las grandes orquestas que su gobierno promovió y hasta protegió. 

Paralelamente y sin ánimos de competencia -algo que podría resultar muy peligroso si el Padre de la Patria así lo entendía- una legión de virtuosos musicalizadores, de forma independiente y con gran maestría algunos de ellos, se sumaron al proceso impuesto y llevaron el siempre ilustre “Perico Ripiao” hasta las recién asfaltadas calles de todos los pueblos y comunas de Quisqueya. 

Lo cierto es que Trujillo utilizó la promoción del merengue para apuntalar el régimen de terror que impuso mientras vivió. Apoyó tanto a las grandes orquestas, como a varios de los pequeños conjuntos que recorrían el país alabando al ilustre hijo de mamá Julia. Él mismo se reveló como fino bailador de merengue, para mostrar su compenetración con el ritmo nacional. La nación tenía dos referentes compitiendo por el corazón de los dominicanos: Trujillo y el merengue. 

Johnny Ventura

Es así, como pude notar yo, humilde cocolo de Los Llanos, San Pedro de Macorís, pero, viviendo ya en la Capital, la transformación de la sonoridad del merengue, ejecutada por esos dos grupos de trabajo que apadrinaba el Tirano: las grandes orquestas y los cientos de grupos populares que se organizaron en tríos y cuartetos para sacarle luces del alma a la sumisa güira indígena-negroide, la gloriosa tambora africana, el novel y majestuoso acordeón europeo, y la criolla marimba de cajón. Procede aclarar que este último instrumento, la “marimba de cajón o criolla”, es un mutante de la antigua “samsha” africana que fue sustituido por el “contrabajo” y ya, casi ha desaparecido. 

Con ese escenario recibimos la Feria de la Paz, una de las causales de la caída de Trujillo, por la secuela de penurias que trajo. La celebración de esos 25 años de la Era, “quebraron” literalmente el país, aunque, seguimos bailando merengue en el Típico Najayo, más luego llamado Quisqueyano y en el Típico C o en cualquier rincón donde sonara un merengón. Las “gloriosas” orquestas del Jefe sobrevivieron al 30 de mayo y se puede decir que siguieron amenizando las reuniones sociales de una clase media y medio alta que si podía pagarlas; y los pequeños grupos populares también. 

La primorosa sonoridad que Chapita demandaba se mantuvo aún después de su viaje final a España; lo que si cambió fue la lírica. Ya no se exaltaba al Dictador como antes, ni las grandes orquestas de las que fue su mecenas, ni los variados y a veces humildes pequeños grupos que pululaban, alabando al ilustre Varón. Todavía me corroe la duda de si fue por hipocresía, sinceridad o sobrevivencia que se registró ese cambio de rumbo de 180 grados en el sentir de los vates criollos, una vez desaparecido el Padre de la Patria Nueva. 

Y es aquí donde aparece el segundo padrino del merengue: Johnny Ventura, el Caballo Mayor. Sería para 1963 o 1964 cuando se presentó con su propio conjunto musical en el angosto restaurant El Árbol, en la antigua Braulio Álvarez casi esquina Santa Cruz. Luego lo seguimos en El Moderno de la avenida Duarte y en lo adelante, donde quiera que tocara su pegajoso ritmo. 

Lo de Johnny fue sencillo: unos ocho o diez músicos, nuevos instrumentos, movilidad desbordante al frente, casi todos bailando un merengue más ágil y atractivo que antes, temas cuidadosamente seleccionados para airear las luchas sociales y la colaboración de un talentoso equipo de componedores de sílabas que daban sentido poético a las inquietudes musicales del moreno que “bota miel por los poros”. 

De ahí en adelante, todo es historia. Sus mas de cien álbumes, sus pleitos con doña Zaida, sus 1003 presentaciones en el mundo entero, el contenido social de sus hits y, sobre todo, su indisoluble conexión con el alma de los dominicanos. Ni siquiera la muy aborrecible e ingrata política, pudo separar a Johnny Ventura del gusto, cariño y respeto del pueblo por su “tumbao” 

¡Hoy ha muerto el hombre, pero hoy también, nace la leyenda! 

¡Vivimos, seguiremos disparando!

 JPM

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
22 Comments
Nuevos
ViejosMas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
ROBERTO CONTRERAS
ROBERTO CONTRERAS
2 meses hace

¡EXCELENTE ARTICULO ROLANDO ROBLES!…¡BRILLANTE COMO SIEMPRE!

JOSE BEATO
JOSE BEATO
2 meses hace

El jefe nacionalista,, y dominicano..

Juan
Juan
2 meses hace

Papá trujillo es lo más grande que le ha pasado a la DOMINICANIDAD.
VIVA MIL VECES,EL PADRE DE LOS VERDADEROS DOMINICANO

julio cesar
julio cesar
Responder a  Juan
2 meses hace

Claro, un criminal que mato a miles de dominicanos.

Hochiminna
Hochiminna
2 meses hace

No hay un ser perfecto en el planeta asi son todos los grandes hombres con virtudes y defecto ,quienes solo buscan perfeccion en los seres humanos nunca entenderan su propia existencia QUE VIVA EL GRAN CABALLO

Genaro Rodriguez
Genaro Rodriguez
2 meses hace

Esa es la verdad pura y simple, Trujillo lo impuso, y El Caballo lo popularizo

julio cesar
julio cesar
Responder a  Genaro Rodriguez
2 meses hace

Asi de sencillo.

Mencio
Mencio
2 meses hace

El Caballo fue humano,con grandes virtudes,pero lógicamente,también con defectos.
Así somos todos.

antonio roca
antonio roca
2 meses hace

Un siglo? 30 años por malos que hayan sido, no lo son.

EL NAVEGANTE
EL NAVEGANTE
2 meses hace

TAL PARECE QUE LA POLITICA ES UN MONSTRUO CON CARA DE ANGEL.

Miguel montilla
Miguel montilla
2 meses hace

Rolando,ya no estamos viviendo los tiempos de «los masoquistas/mucho menos hay con las grandezas de Jesús para poner la otra mejilla».
Corruptos,delincuentes,siempre serán vivos o muertos.
Trujillo fue bueno dicen algunos,pero también fue un criminal dictador,entonces,»el peso y medio o el uno cincuenta».
Por lo demás, su artículo no tienes desperdicios dedicado a la leyenda musical.

Miguel montilla
Miguel montilla
2 meses hace

Rolando,respete para ser respetado,»el Johnny artista no está en discusión»,pero usted no es quién,ni tiene la autoridad para escribir de manera intimidante,»en contra de personas afectadas directamente por «las indelicadezas del Johnny Ventura politico-funcionario».
Perfecto,murió la leyenda del merengue,pero dejó deudas oscuras pendientes con la sociedad de RD y punto como político corrupto como su cómplice Leonel fernandez.

El Jabalí
El Jabalí
Responder a  Miguel montilla
2 meses hace

Pero Miguel Montilla, escribel tú todas esas «verdades» que dices «saber» o crees saber, sobre Johnny. Yo al igual que el autor, sólo hablo del músico, no conozco el hombre. El único que quiere intimidar eres tú y la verdad, no tienes con que. Robles sólo dijo su parecer sobre el tema y me parece que ha sido muy acertado. Además, debes leer con cuidado. Quien realmente muere es la persona y ahí mismo nace La Leyenda. OK?

Margot bautista
Margot bautista
2 meses hace

Ah,te felicito por reconocer que Rafael Leonidas Trujillo Molina,benefactor de la patria y padre de la patria nueva,jefe de la iglesias católica,»no fue ni es cuento ficción,está y seguirá en historia de RD como balaguer,peña gomez,Juan bosch,joseito,johnny,anthony rios,ríos, otras grandes lumbreras politicas,sociales,culturales y artísticas.
Aunque si puedo asegurarte,las nuevas generaciones tienen un «disco duro muy limitado

julio cesar
julio cesar
Responder a  Margot bautista
2 meses hace

Claro Trujillo fue todo eso que usted escribio pero le falto añadir, CRIMINAL Y CORRUPTO.

julio cesar
julio cesar
Responder a  Margot bautista
2 meses hace

Ahora vallas al cementerio saquelo de la tumba y llevelo a su casa.BUENA BABOSA.

Margot bautista
Margot bautista
2 meses hace

Amor no quita conocimiento y,tú mismo lo reconoces al final.»admitidas sus grandes como artista,lo maximo, en la otra «de sus doble personalidad,fue un político corrupto hasta la tambora»,al final también se ligo a sectores «oscuros y siniestros»,muestras,muchos botones.

Sancristobero - Madrid-
Responder a  Margot bautista
2 meses hace

Rolando Robles: Para usted el sátrapa. Para muchos otros dominicanos simplemente «el Jefe», mandatario inigualable que organizó y dirigió eficazmente el Estado Dominicano, dejando obras y hechos positivos insuperables.

CIVISMO NACIONAL
CIVISMO NACIONAL
Responder a  Margot bautista
2 meses hace

Aplausos y reverencias para su prudente comentario…Si bien es cierto que,El gran Rafael L.TRUJILLO tuvo sus excesos por el devario mental que provoca el poder,tambien es mucho mas cierto que,a sido el unico DOMINICANO despues de nuestro grandioso Juan Pablo Duarte que a hecho respetar la dignidad del pueblo Dominicano dentro y fuera del pais y ni hablar de sus otras grandes aportaciones industriales al pais..

CIVISMO NACIONAL
CIVISMO NACIONAL
Responder a  CIVISMO NACIONAL
2 meses hace

Y con respecto al artista J.Ventura….Antes que todo debemos recordar que,el ser humano tiene un complemento de tres caracteristicas fundamentales propia de cada individuo..Su personalidad,caracter y actitud,como artista,su caracter y personalidad extraordinario,ahora bien,su actitud como ser humano fue muy cuestionable solo fijense al lado de quien fue a parar en el bajo mundo de la politica..EL 100% DE LOS SERES HUMANOS SIEMPRE PREDICA LO QUE NO PRACTICA.

julio cesar
julio cesar
Responder a  CIVISMO NACIONAL
2 meses hace

Mire buen baboso, entre el dictador criminal y corrupto Trujillo y Juan Pablo Duarte no existe ni hay ninguna similitud.Solo usted con esa cabeza hueca puede comparar a Trujillo con Duarte.LOCO VIEJO.

julio cesar
julio cesar
Responder a  CIVISMO NACIONAL
2 meses hace

PAR DE IGNORANTES Y BABOSOS.TRUJILLO FUE UN ASESINO QUE MATO A MUCHO DOMINICANOS,PERO LA VIDA ES ASI A USTEDES LES MATAN UN HIJO Y SON CAPACES DE FELICITAR AL ASESINO DE SUS HIJOS.