Ingenuidad, torpeza e irresponsabilidad opositora

imagen
EL AUTOR es economista, ex gobernador del Banco Central. Reside en Santo Domingo.
A menos que otras “poderosas razones” no susceptibles a transparentarse  hayan determinado la actuación de la oposición en la reciente aprobación de la ley de partidos que viabiliza las primarias abiertas, su comportamiento ha sido hipócritamente ingenuo, torpe e irresponsable..Hipócritamente ingenuas por que excusandose en la obtención de una ley partidos han querido revestir de cortina de humo lo que en el fondo quería el gobierno, primarias abiertas, que le permitiría al actual Presidente, necesitado de retener el poder, propiciar las decisiones constitucionales para poder repostularse utilizando los recursos del Estado,  intentandomgarantizarse los votos de burócratas, subsidiados y suplidores. La oposición olvidó a estos fines, que lo que aprobó y hasta pretende ingenuamente abrogarse el mérito, consolida el clientelismo y el populismo, contrario a lo procurado con la ley de partidos. De esta manera, al posibilitar primarias abiertas aquí y ahora, contravino la intencion general de la ley de partidos: disponer de un sistema partidario contribuyente de la sostenibilidad y perfectibilidad de la democracia.

Con la ingenuidad opositora de allanarle el camino al gobierno para repostularse, la oposición que hasta ahora se tenia como tal,  ha sido torpe puesto que ha “amolado cuchillos para su propia garganta”; abriendo la posibilidad del surgimiento de un nuevo esquema o ecuación opositora. Será aplastada por el ampuloso proselitismo gubernamental mientras se desenvuelve dentro de precariedades financieras, careciendo de autoridad moral para criticar y emplazar correcticos sobre el uso de los recursos públicos en su provecho por haber viabilizado esta posibilidad.

Finalmente la oposición ha sido irresponsable. Las primarias abiertas tentarán al gobierno  acrecentar el clientelismo y populismo que ha venido practicando por vía del aumento de empleos, subsidios, visitas sorpresas, contrataciones, etc. Esto tenderá a incrementar el gasto público como lo cual se habrá hecho cómplice del deficit fiscal y el endeudamiento que venía criticando. Al caer en contradicción, se desvanecerán sus posibilidades de crear una opción convincente, alternativa, de gobierno y se proyectaría como un “más de lo mismo” que no marcaría diferencia con el gobierno en cuanto al manejo de las finanzas públicas.

Esta irresponsabilidad, unida a su aproximación gubernamental, alejaría más de lo que está, sus posibilidad de triunfo, constituyendo otra manifestación de su torpeza estratégica para estructurar una buena y responsable oposición.

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.