Título: El espejo de Oesed

imagen
EL AUTOR.

La política, como ciencia; debería ser estudiada por todos. En ella, la ambición desmedida de pocos genera daños permanentes a muchos.

El político no puede adocenarse y esperar que la sociedad no opine al respecto. Es hora de que aquellos colosos de la política dominicana dejen de mirarse en el espejo de Oesed. Aquel misterioso espejo mágico que apareció por primera vez en la novela “Harry Potter y la piedra filosofal”, de la escritora británica J. K. Rowling.

Este espejo es muy especial. Muestra el más profundo y exasperado deseo de la persona que se mira en él. Aquel deseo que nace desde lo más profundo del corazón y que muchas veces no se comparte por la miseria humana, propia de la ambición.

Si nuestras organizaciones políticas se vieran frente a este espejo me imagino –es mi criterio- que vieran algo semejante:

El Danilismo, se ve como la única opción de gobierno y de poder dentro del PLD. Vislumbra una reelección arrolladora de su líder para las próximas elecciones, y no ve necesidad alguna de un apoyo del sector del expresidente Fernández para conseguirlo. Además de ser el Danilismo la corriente peledeista de donde saldrá la fábrica de presidentes de esa organización.

El Leonelismo en cambio ve a su líder ganando las elecciones por cuarta ocasión. Ven un Danilismo desistiendo de modificar la Constitución por las presiones de la Sociedad Civil y los partidos de oposición, además de apoyarlos para así evitar salir del gobierno y tener que rendir cuentas.

En el PRM ven un escenario sin “locos en casa”, de esos que hacen berrinches para conseguir lo que desean. Ven una sociedad más empoderada que trata con inquina al oficialismo y que “votara con conciencia” para llevarlos al poder.

Los partidos minoritarios ven un escenario donde ellos podrán competir en igualdad de condiciones con los partidos mayoritarios. Ven una JCE imparcial y una sociedad civil que los apoyará porque entiende que reúnen las cualidades para resolver los principales problemas básicos que aquejan al país.

La Sociedad Civil ve una unidad monolítica en el pensar y quehacer de todos sus miembros. Donde ninguno de sus actores hace tienda aparte para beneficios propios, sino por el bien colectivo.

Ambiciones hay mientras el tiempo corre. Y que no se nos olvide siempre recordar la frase que me dijera un joven político conocido, “A la política, como al mercado, cada quien va con su codicia a cuesta y su inconfesable proyecto personal adjunto”.

 

 

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *