Termina plazo para inscribir Obamacare

imagen

WASHINGTON.- El último día del plazo para contratar los seguros médicos de la reforma sanitaria, el mayor logro doméstico del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha estado marcado por nuevos fallos técnicos en la web minimizados por el Gobierno, que ha enfatizado el auge en la demanda y los más de seis millones de inscritos.
Esta medianoche ha finalizado el plazo para contratar un seguro médico privado acorde con los parámetros de la reforma sanitaria promulgada en 2010 para no enfrentarse a una multa y, según la Casa Blanca, unos 100.000 usuarios han intentado acceder a la web a la vez en estas últimas horas.
El objetivo que se había marcado en un principio la Administración era lograr siete millones de inscripciones en los nuevos seguros entre el 1 de octubre y el 31 de marzo, pero la meta se rebajó a seis debido a los numerosos problemas en la web en sus primeras semanas de funcionamiento.
El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, no se ha atrevido a anticipar si se llegará a siete millones de inscritos, pero sí ha afirmado que la cifra final estará «significativamente por encima» de los seis millones.
Carney ha subrayado en su rueda de prensa diaria que durante el fin de semana un total de 2,9 millones de personas han visitado la página. Según el portavoz, Obama está «satisfecho» con el aumento del «interés» de los ciudadanos que se ha visto durante las últimas semanas.
Una campaña marcada por los problemas de acceso
El portal, esencial para iniciar el proceso de contratación de un seguro médico ha estado caído en la madrugada de este lunes por mantenimiento y después ha sufrido un fallo técnico que ha impedido a los nuevos usuarios crearse una cuenta.
La página experimentó numerosos problemas durante varias semanas tras la apertura del periodo para contratar los seguros el pasado 1 de octubre.
Según datos facilitados por el departamento de sanidad, la página ha recibido más de tres millones de visitas en este último día y un millón de llamadas telefónicas. Además, en los últimos días se han formado filas en varios puntos del país habilitados para contratar los seguros en persona.
Obama hace campaña en la recta final
Por su parte, el presidente Obama se ha involucrado personalmente en la campaña durante el último mes para concienciar a la población de la importancia de tener un seguro, con actos y entrevistas dirigidas principalmente a atraer a los jóvenes y a los hispanos.
Coincidiendo con la finalización del plazo, Obama ha animado a los más rezagados a obtener un seguro con un tuit en el que ha enfatizado que firmó la ley en 2010 para que «millones» de estadounidenses puedan tener la «tranquilidad» asociada a contar con una cobertura médica garantizada.
También ha sido muy comentada su aparición en el programa de entrevistas satíricas «Between Two Ferns», del actor y comediante Zach Galifianakis, con la que el presidente logró despertar el interés por la reforma entre muchos jóvenes, según ha destacado su secretaria de Salud, Kathleen Sebelius.
Además, a comienzos de marzo se reunió con populares prescriptores de YouTube para discutir ideas y estrategias para difundir y aumentar el interés en el programa de salud.
«Creo que todo el mundo va a quedar muy sorprendido y contento con lo bien que ha resultado (la reforma)», comentó por su parte el vicepresidente, Joe Biden, en una entrevista televisiva.
Un logro con concesiones
La reforma sanitaria está considerada el mayor logro en política nacional del mandato de Obama, aunque la aplicación de algunas de sus principales normas ha sufrido numerosos y sucesivos aplazamientos.
La semana pasada el Gobierno anunció que extenderá el plazo para contratar los nuevos seguros médicos más allá del 31 de marzo únicamente para las personas que ya hayan iniciado el proceso, lo que ha generado duras críticas de los republicanos, que consideran un fracaso la reforma y abogan por su eliminación.
«Obamacare», como la llama despectivamente la oposición, «sigue causando estragos en las familias estadounidenses, en las pequeñas empresas y en nuestra economía, y como he dicho muchas veces el problema no es sólo de la página web, es toda la ley», ha reiterado el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.
En un comunicado, Boehner ha insistido en que los republicanos seguirán trabajando para derogar la ley y «proteger a las familias y pequeñas empresas de sus tan nocivas consecuencias».
En 2012 el Tribunal Supremo dio un espaldarazo clave a la ley al declarar constitucional una de sus principales cláusulas, la que establece la obligatoriedad del seguro médico.
Claves de la reforma sanitaria
-La cobertura sanitaria es privada y todos los tratamientos son de pago. Más de la mitad de los ciudadanos obtienen un seguro como parte de su contrato de trabajo, pero hay 57 millones de personas que carecen de cualquier tipo de cobertura: no tienen dinero para contratar un seguro pero no son lo suficientemente pobres para recibir ayuda de Medicaid, el sistema de asistencia sanitaria a los más necesitados.
-Ahora, el Estado obliga a todos los estadounidenses a contratar un seguro y ofrece subvenciones dependiendo de los ingresos familiares. Quienes no contraten tendrán que pagar una sanción fiscal.
-Las empresas de seguros médicos han tenido que incluir nuevos servicios mínimos que hasta ahora no formaban parte de las pólizas individuales, como salud mental, anticonceptivos y cuidados preventivos. Además, se prohibe la discriminación de los solicitantes por género o historial médico.
-En 2010, el coste de la reforma se cifró en 940.000 millones de dólares y se aplicaría paulatinamente a lo largo de diez años.
Fuente: RTVE.es
jt/am

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios