Sugieren medidas para mejorar la Feria del Libro

imagen

SANTO DOMINGO.-La Asociación Dominicana de Libreros y
la Cámara Dominicana del Libro sugieron una serie de medidas para evitar «distorsiones y perjuicios en la Feria del Libro».

En una asamblea en la que participaron más
de cien libreros expositores de la dicha feria, dieron a conocer un documento en el que plantean la necesidad de
un giro del Ministerio de Cultura respecto de quienes han dado la vida a ese
evento, ofreciendo mano a mano el libro como producto básico del quehacer
cultural. Indican que los libreros deben ser integrados a los organismos de montaje y decisión de la
feria, a título no remunerado, pero con la posibilidad de dar vigencia a una
visión que redunde en un producción de
la feria que los tome en cuente y respete.

Piden que en la Feria quede prohibida la
exhibición y venta de tabaco, juquetes y ropa, como ocurrió en la versión más reciente del evento. Además, que la instalación de las casetas se haga con
tres meses de antelación para lograr un montaje más ordenado y armónico con la oferta de libros. Asimismo, que exista
disponibilidad de servicios sanitarios para los libreros ya que muchos de los
museos e instalaciones, en el periodo de la Feria, cierran sus sanitarios. También, que se reduzcan
los espacios de venta de comida y que las instituciones gubernamentales participen con pabellones que no constituyan una muestra de
derroche de recursos y con temas y actividades vinculadas al quehacer cultural. Solicitan que sean expulsados durante cuatro ferias los libreros que cometan
irregularidades o mantengan una conducta impropia al alterar precios u ofrecer
material pirateado.

Sugieren que los cinco primeros días del evento sean solo para profesionales, académicos, editores, bibliotecarios y lectores
que acudan a comprar libros y que a partir de ese lapso, se permita la entrada
de escolares en base a un programa organizado, de modo que puedan aprovechar la
experiencia en su totalidad y su visita no sea una especie de recreo sin disciplina.

“Pedimos
se declare un día como del autor
dominicano y programar con los libreros y autores para que ese día tengan
precios súper especiales, descuentos y la mayor presencia de autores autobiografiando sus libros durante todo el día y la noche, para que el pueblo se
ponga en contacto con ellos y que se
invite bibliotecarios internacionales para promover la bibliografía dominicana”, indica
el documento. Solicitan que sea revisada la promoción
previa para que la Feria se lance con más tiempo y con mayor acercamiento a los códigos
e intereses cotidianos de la población, tratando de atraer sobre todo nuevos
lectores y de evitar que la gente recorra
el campus ferial como si se tratara de manadas que corren de un lado a otro y
no adquieren libros.

Solicitan que los bonos vuelvan a ser
recibidos por los libreros directamente,
en base a un compromiso de respetar el origen de ese programa que busca que los
estudiantes pobres puedan adquirir libros.

Explica que existe un determinado público
que no asiste por el interés cultural sino que se organiza en grupos para
generar desordenes, pelear entre sí, comer y hacer desordenes.

“Pedimos mayor seguridad, menos música,
mas orientación a los eventos, reducir el número de conferencias pagadas que
implica traer escritores que cobran en dólares para ofrecer conferencias a las
que no asisten quienes más podrían aprovecharlas”, dice. La Asociación Dominicana de Libreros y la Cámara Dominicana del Libro solicitan que el Ministerio de Cultura convoque el Consejo Nacional del Libro (CONLIBRO), ya que en
los dos años que lleva el ministro José Antonio Rodríguez este organismo «no se ha reunido
nunca».

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios