Resena Ultreya

imagen
LA AUTORA es mercadóloga y comunicadora. Reside en Santo Domingo.

El pasado miércoles 3 de octubre se celebro nuestra Ultreya mensual titulada SALVEMOS LAS DOS VIDAS teniendo como charlista invitado a Monseñor Ramón de la Rosa y Carpio, Arzobispo Emérito de la Arquidiócesis de Santiago, hablándonos de su nuevo libro Vida y Aborto. La actividad se inicio con la eucaristía la cual fue presidida por el Padre Luca Burato, Párroco de la Parroquia Jesús Maestro (Parroquia Madrina – invitada especial).

La puesta en circulación de este libro tuvo una particularidad especial y es que luego de la introducción de parte de su autor, Monseñor de la Rosa quien contó anécdotas particulares pidió que subiera al podium al Dr. Freddy Contin ya que según sus palabras este libro trata, y acentúa la dimensión médica, la dimensión científica, la dimensión psicológica, y de vida, de lo que es la vida, el embrión, el niño en el vientre de la madre y de momento la concepción, y quién mejor para hacerlo que un científico, que un médico, resaltando que el papa Francisco ha dicho que:“El tema de la vida y del aborto es un tema más científico y humano que religioso”.

Monseñor de la Rosa expuso que los católicos defendemos la vida y según los estudios médicos, en un niño, no importa el tiempo que tenga, hay vida. Incluso, se puede sentir hasta el corazón de un niño ya en el feto, lo cual ya dice mucho. No es ético que si hay una vida se destruya.

Nosotros defendemos lo que defienden los médicos científicos que apoyan la vida. Si los científicos dijeran que ahí no hay vida, entonces no tendríamos ningún problema. Defendemos lo que la ciencia nos dice.

En cuanto a lo espiritual, se refirió a una anécdota que compartió para edificar a los presentes y que nos referimos a continuación. Se le acercó una joven esposa y le dijo, -yo he abortado y quiero confesarme, el le dijo sí, y ella le dijo, yo quiero que me perdone, y el le dijo ¿tú estás arrepentida de lo que hiciste? Sí, estoy profundamente arrepentida, yo sé que hice lo que no debía hacer, y el le dijo, si estás arrepentida, Dios te perdona completamente, porque Dios tiene esa misericordia, y el la absolvió en el nombre de Dios y en el nombre de la Iglesia; poco tiempo después volvió, -me quiero confesar, y el le dijo, pero ya tú estás confesada y le dijo que Dios la perdonaba y que la Iglesia, en nombre de Dios, le daba el perdón, y ella le dijo, yo estoy perdonada de Dios, pero ¿quién me perdona a mí de mí misma? Usted no lo ha podido entender.- Hasta que no le dio unos estudios de una psicóloga uruguaya, donde dice que la mujer, aunque se haya arrepentido, ella tiene un trauma psicológico que necesita ser curado.Es un trauma psicológico, y eso se sana no con lo religioso, sino con lo psicológico.

Entre las diversas opiniones que existen sobre el aborto, hay dos consensos que es importante destacar. En primer lugar, que la decisión de abortar muchas veces es el resultado de una sociedad que no supo acoger a la madre en su estado de vulnerabilidad; y en segundo lugar, que la mujer embarazada debe ser sujeto de especial protección y acompañamiento, sobre todo cuando su embarazo, por diversas causas, presenta complicaciones.

Sin embargo, están equivocados aquellos que presentan el aborto como una solución para la mujer que lleva adelante un embarazo con algún tipo de riesgo. En primer lugar, porque una solución no puede conllevar el asesinato directo y deliberado de un ser humano inocente. El niño que reside en el vientre materno es persona, y como tal, tiene la misma dignidad que toda persona ya nacida y debe por lo tanto ser tratado en la protección de sus derechos, de la misma manera. En segundo lugar, el aborto no constituye una solución para la mujer embarazada, porque provoca una serie de consecuencias nocivas para su salud, tanto física como psicológica.

A su vez, el Dr. Freddy Contin se dirigió a los presentes diciendo que entre las diversas opiniones que existen sobre el aborto, hay dos consensos que es importante destacar. En primer lugar, que la decisión de abortar muchas veces es el resultado de una sociedad que no supo acoger a la madre en su estado de vulnerabilidad; y en segundo lugar, que la mujer embarazada debe ser sujeto de especial protección y acompañamiento, sobre todo cuando su embarazo, por diversas causas, presenta complicaciones.

Sin embargo, están equivocados aquellos que presentan el aborto como una solución para la mujer que lleva adelante un embarazo con algún tipo de riesgo. En primer lugar, porque una solución no puede conllevar el asesinato directo y deliberado de un ser humano inocente. El niño que reside en el vientre materno es persona, y como tal, tiene la misma dignidad que toda persona ya nacida y debe por lo tanto ser tratado en la protección de sus derechos, de la misma manera. En segundo lugar, el aborto no constituye una solución para la mujer embarazada, porque provoca una serie de consecuencias nocivas para su salud, tanto física como psicológica.

El dr. Contin felicito a Monseñor de la Rosa por su obra Vida y aborto exhortando a los presentes a adquirirla ya que su lectura enriquece sobremanera sobre el tema expuesto interpelándonos a actuar en la defensa de la vida. Hizo una alusión sobre al posible bullying que nos afecten y nos dijo que hagamos caso omiso y sigamos adelante en esta batalla que continua tal como lo hizo David frente a Goliat, porque serán esos niños no nacidos que una vez frente al tribunal divino nos acusaran o defenderán según haya sido nuestro quehacer, ataque o indiferencia.

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.