Recordar siempre el enorme sacrificio de esos expedicionarios

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Llegaron llenos de patriotismo,

 enamorados de un puro ideal

Y con su sangre noble encendieron

la llama augusta de la libertad.

Conocemos del valor y la entrega demostrado por decenas de combatientes dominicanos que hace 63 años vinieron a ofrendar sus vidas en pro de que las nuevas generaciones disfrutásemos de mejores oportunidades y de un mejor país.

También hay que hacer honor a lo que significó la entrega de decenas de combatientes internacionalistas, procedentes de otros países, que vinieron a inmolarse y verter su sangre generosa para abonar la semilla de la libertad.

El solo hecho de lanzarse a luchar por una causa que no les pertenecía, totalmente ajena a su habitat, asumiendo riesgos enormes, y conscientes de que un fracaso significaba nunca volver a su lar nativo, de jamás volver a encontrarse con los suyos. Eran jóvenes, posiblemente muchos de ellos profesionales realizados, que quizás en su gran mayoría solo conocían a República Dominicana por el nombre.

Lo que hicieron por este país tiene un valor incalculable en lo que es la solidaridad, más allá de los límites conocidos. Otro factor que tuvieron en contra es que en los aprestos de la expedición, desde antes de desembarcar, la intriga y traición rondaron los espacios.

Sesentitres años se cumplen este martes 14 de junio del desembarco, primero en avión por Constanza, y cinco días después, el 19 de junio, en dos lanchas por Maimón y Estero Hondo, expedición en la que tomaron parte 148 dominicanos, 22 cubanos, 13 venezolanos, 6 puertorriqueños, 2 norteamericanos, 2 españoles, un guatemalteco, y un nicaragüense.

Entre las figuras estelares de aquellos acontecimientos sobresalen los comandantes dominicanos Enrique Jiménez Moya, Poncio Pou Saleta, y el cubano Delio Gómez Ochoa.

Es posible que nunca se les haya rendido el homenaje que en verdad se merece esa pléyade de jóvenes internacionalistas, por la proeza en la que se involucraron, aún a sabiendas de que eran muy escasas las posibilidades de sobrevivir en las condiciones a que se sometieron una vez se produjo el desembarco, enfrentados por miles de soldados regulares y mucho mejor apertrechados.

Estos combatientes, salvo unos pocos, fueron arrasados de la faz de la tierra, asesinados por el régimen tiránico en las zonas de hostilidades, y los que fueron hechos prisioneros sometidos a todo tipo de torturas, hasta ordenar su fusilamiento.

Para entonces, la Revolución cubana apenas tenía seis meses y escasos días de haber triunfado, lo que se consumó el primero de enero de 1959. Y ese episodio alentó las posibilidades de organizar una expedición armada contra el régimen de Trujillo en República Dominicana. A mediados de junio ya los aprestos se convirtieron en realidad.

Una osadía en extremo riesgosa, que quizás entre sus propias familias no contaban con apoyo para involucrarse, por la peligrosidad que representaba. De la totalidad del grupo de expedicionarios, apenas cinco pudieron sobrevivir a las terribles torturas e interminables interrogatorios a que fueron sometidos una vez cayeron en manos de las tropas regulares.

Como se ve, fue más que significativa la cuota de sangre derramada por combatientes extranjeros en esa gesta, en la que se manifestó la solidaridad de instituciones y personas de distintos países.

“La tenaz persecución, el bombardeo y ametrallamiento indiscriminado, la falta de apoyo interno, el hambre y el cansancio, fueron mermando la capacidad combativa del contingente expedicionario”, refiere Anselmo Brache Batista en su libro “Constanza, Maimón y Estero Hondo. Testimonios e investigación sobre los acontecimientos”.

El agradecimiento que tiene el pueblo dominicano hacia estos combatientes internacionalistas deberá escribirse con letras de oro. Entregaron sus vidas por venir a sumarse a una causa que no les fue indiferente.

Hay que estar revestido de mucha fuerza de voluntad para una persona ir a una misión en extremo riesgosa, con peligros que acechan a cada momento, pero con la reciedumbre de solidaridad hacia un pueblo que estaba sumido en el oscurantismo de una dictadura que se perpetuó durante 31 años.

Instituciones como la Comisión Permanente de Efemérides Patrias, entre otras vinculadas al acontecer histórico del pueblo dominicano, las escuelas y universidades y el pueblo en sentido general debemos recordar por siempre el enorme sacrificio que significó para esos expedicionarios venir a combatir un régimen que contaba con todos los elementos a su favor, con recursos y un ejército provisto de armas modernas para la época.

jpm-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
4 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Angel
Angel
1 mes hace

Tambien debiste de mencionar que vinieron a tumbar un gobierno establecido, y para meter el comunismo en Rd, se te olvido eso. Tambien te voy hacer una pregunta , si yo con 100 hombres llego a Sto Dgo para pelear contra el gobierno que tu crees que debe de pasarme a mi y los mio. Contestame esa por favor.

Luis De New York
Luis De New York
Responder a  Angel
1 mes hace

Angel. Cambien tu debes saber,que si,existía un gobierno establecido bajo el terror,y que eramos un pais,el cual vivía a las voluntades de una familia. Cuya familia de viciosos y ladrones,controlaban todos los movimiento de nuestras sociedad.Si ese grupo en su mayoría dominicano,con la ayuda de un grupo de extranjero,cayeron en ara de liberarnos de un sistema de oprobio como lo fue el trujillato.Si cuyo grupo no merece honores,a quien vamos Sig

Luis De New York
Luis De New York
Responder a  Luis De New York
1 mes hace

honorar, a los traidores a la patria, como lo fue Trujillo? Honores a todos los héroes que cayeron en la lucha contra el satrapa Trujillo. A la cabeza del comentario, leer también.

Flabia Rosario
Flabia Rosario
1 mes hace

Excelente artículo, estimado y gran compañero, amigo Felipe Mora, mis afectos y estima siempre