RD entre Rusia y los Estados Unidos

imagen
El autor es periodista. Reside en Santo Domingo

Los Estados Unidos ha exigido al gobierno dominicano (y digo exigido porque el coloso del norte no pide nada sino que ordena a los países que viven con la cerviz inclinada), que proceda retener el súper lujoso yate Flying Fox, propiedad del magnate ruso Dmitry Kamenshchik.

La complacencia de tal petición u ordenanza, implica que nuestro país se alinea y compromete abiertamente con la guerra multifacética que libran Europa y EEUU contra Rusia, lo cual nos puede convertir en un posible objetivo de guerra si la beligerancia escala a un enfrentamiento directo.

En virtud de esto, la posición más racional, ecuánime, más equilibrada y más conveniente sería que nos mantengamos al margen, asumiendo una posición neutral, ya que el escenario de la mencionada guerra y los intereses que allí chocan, no nos concierne de manera directa.

Mejor que ejercer el papel de subordinado vergonzoso, es emular y llevar a la práctica lo que dijo el presidente húngaro a propósito de una solicitud para que tomara partido: «Hungría está del lado de Hungría».

De ahí que la República Dominicana debe ser declarada oficialmente zona de paz, lejos de los conflictos geopolíticos que contraponen a las grandes superpotencias, donde no tenemos nada que buscar, porque cuando los elefantes se enfrentan, las hormigas son las que más sufren.

Y estar con la paz exige no tomar acciones beligerantes contra un país con el cual tenemos relaciones diplomáticas, que no nos ha hecho nada y que ha alimentado fuertemente nuestra industria turística.

La renuncia a la soberanía y la sumisión y el servilismo no puede llegar hasta el extremo de poner en peligro la seguridad nacional del país y de todos los dominicanos. Nuestro territorio no puede ser tomado como una zona de revanchismo y ajustes de cuenta por las grandes potencias mundiales. Que resuelvan sus problemas y diferencias en otros confines, pero no aquí, en nuestro país, el cual no debe prestarse para componendas internacionales.

Aunque nuestro mayor comercio y relaciones económicas sean con Estados Unidos, el hecho de que nos encontremos en su zona de influencia y seamos parte de su llamado ‘patio trasero’, no implica necesariamente que tengamos que involucrarnos y comprometernos con intereses ajenos a los nacionales.

Tomemos el ejemplo de México, Brasil, Argentina y el pequeño Salvador, países mayormente enlazados económicamente con los Estados Unidos y que pese a ello han hecho valer su dignidad y soberanía frente a las exigencias destempladas del poder norteamericano.

En México, su presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo a los EE.UU. que debe respetar sus decisiones soberanas en lo tocante a no tomar partido por ninguno de los bandos enfrentados. Lo mismo hizo el presidente Jair Bolsonaro, quien pese a ser abiertamente pronorteamericano, rechazó sumarse al boicot económico contra Rusia, manteniendo abiertas y fluidas sus relaciones con el país euroasiático, dentro del marco de sus intereses nacionales.

Igualmente, El Salvador, un país más pequeño y pobre que nosotros, también se ha comportado a la altura de los países que no alienan sus intereses ni la independencia en aras de agradar a gobiernos extranjeros.

El presidente salvadoreño, en vez de someterse, le enmendó la plana al gobierno estadounidense cuando dijo que “los EEUU deciden cuando el bueno se convierte en malo y el malo se convierte en bueno”.

jpm-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
1 1 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
2 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Luis De New, York
Luis De New, York
4 meses hace

Acevedo. Tu esta en Marte, escribiendo cosas, que están pasando en la tierra. De todos los países que tu citaste, como amaneció El Salvador hoy?

Rafael Ramirez Leger
Rafael Ramirez Leger
Responder a  Luis De New, York
4 meses hace

Pienso que es un pensamiento muy prudente, el expresado por el periodista, puesto que a la RD no le conviene estar donde no debe, mostrando su lacayismo innecesario.