Por qué no es necesario estar en sobrepeso para tener diabetes T2

imagen

Todo el mundo tiene un ‘umbral de grasa personal’ que, si se supera, permitirá el desarrollo de diabetes tipo 2 (DT2), incluso si tienen un peso corporal normal o más bajo.

Tener un IMC superior a 30 es un factor de riesgo para la DT2 y una investigación histórica de la Universidad de Newcastle mostró previamente cómo y por qué un programa intensivo de pérdida de peso puede hacer que la DT2 entre en remisión en personas que viven con obesidad o sobrepeso.

15% DIABÉTICOS TIPO 2 NO ESTÁN GORDOS

Pero no todas las personas con DT2 tienen sobrepeso. Alrededor del 15 % de los diagnósticos de DT2 se dan en personas con peso normal y, en general, se supone que la afección tiene una causa diferente en esos casos.

El estudio ReTUNE (Reversión de la diabetes tipo 2 sobre la normalización de la ingesta de energía en los no obesos) analizó si la pérdida de peso también puede revertir la afección en personas con un IMC en el rango «normal» o apenas por encima de él (IMC por debajo de 27 kg/ m2).

UMBRAL GRASA PERSONAL

Esto respaldaría la idea de que cada uno de nosotros tiene un «umbral de grasa personal», un nivel de grasa corporal que podemos manejar, y si lo superamos, desarrollaremos DT2, incluso si nuestro peso parece normal.

ESTUDIO

Veinte hombres y mujeres con DT2 (IMC promedio de 24,8 kg/m2, edad promedio de 59,0 años) participaron en el estudio, que fue financiado por Diabetes UK. Siguieron un programa de pérdida de peso en el que consumieron 800 calorías al día (de sopas y batidos bajos en calorías y verduras sin almidón) durante dos semanas, seguido de cuatro a seis semanas en las que mantuvieron estable su nuevo peso. Completaron hasta tres rondas de este ciclo de mantenimiento de peso/dieta hasta que perdieron 10-15% de su peso corporal.

Sus resultados al final del estudio se compararon con los de un grupo de control: 20 personas sin diabetes emparejadas por edad, sexo e IMC.

Catorce de los 20 participantes (70 %) con diabetes tipo 2 entraron en remisión, una proporción similar a la de estudios previos en los que participaron participantes que vivían con diabetes tipo 2 y sobrepeso y obesidad. La remisión consistió en una HbA1c (nivel promedio de azúcar en la sangre) de menos de 48 mmol/mol durante al menos 6 meses y sin ningún medicamento. Los participantes habían perdido una media de 7,7 kg en remisión (10,7 % del peso inicial). El peso se mantuvo estable entre los 6 y los 12 meses.

El IMC promedio cayó de 24,8 a 22,4 y la grasa corporal total cayó de 32,1% a 27,7%. (Emparejado con el grupo de control de personas sin diabetes que tenían un IMC promedio de 21,5 y 24,6 % de grasa corporal total).

Las resonancias magnéticas especiales mostraron que los niveles de grasa dentro del hígado y el páncreas se redujeron sustancialmente. A pesar de que la cantidad promedio de grasa en el hígado de los participantes del estudio se consideraría normal con un 4,1 %, esta cifra era alrededor de tres veces mayor que en los controles sanos del mismo peso y se redujo a un 1,4 %, cerca del nivel de control saludable. La grasa en el páncreas cayó de un promedio de 5,8% a 4,3% y la actividad de las células productoras de insulina volvió a la normalidad.

LA MISMA CAUSA EN PESO NORMAL U OBESIDAD

Los investigadores dicen que sus resultados demuestran claramente que la DT2 es causada por los mismos factores en las personas de peso normal que en las que viven con sobrepeso u obesidad. Esto es importante porque los médicos tienden a suponer que la diabetes tipo 2 tiene una causa diferente en las personas con menor peso corporal y, por lo tanto, generalmente no se les aconseja que bajen de peso antes de comenzar con medicamentos para la diabetes y, eventualmente, insulina.

“Pero si perdieran alrededor del 10 % de su peso, tendrían muchas posibilidades de poner en remisión su diabetes tipo 2”, dice el profesor Roy Taylor, de la Universidad de Newcastle, Newcastle, Reino Unido, el investigador principal del ensayo.

Los resultados también deberían ayudar a disipar el estigma que se puede atribuir a un diagnóstico de DT2, dice el profesor Taylor. Él explica: “Los resultados también respaldan el concepto de umbral de grasa personal de que cualquier persona con diabetes tipo 2 tiene un poco más de grasa a bordo de la que puede manejar individualmente. Esto está determinado por sus genes. Cada uno de nosotros tiene un nivel de umbral por debajo del cual puede almacenar grasa de forma segura y esto tiene poco que ver con el IMC. “Si desarrolla diabetes tipo 2, simplemente tiene más grasa dentro de su cuerpo de la que puede manejar, incluso si aparentemente es delgado.

POR QUÉ TENGO DIABETES SI SOY EL MENOS GORDO DE TODOS MIS AMIGOS?

“Este exceso de grasa se derrama en el hígado y el páncreas, lo que detiene la función normal y causa diabetes tipo 2. Solo necesita medio gramo extra de grasa en el páncreas para evitar la producción normal de insulina. A menudo me preguntan: «¿Por qué tengo diabetes tipo 2 cuando todos mis amigos son más grandes que yo y no tienen diabetes?». El presente trabajo responde a este enigma.

“Esto debería ayudar a eliminar parte del estigma asociado a la diabetes tipo 2. Claramente es una condición que no es «causada» por estar por encima de cualquier nivel de IMC, sino por almacenar demasiada grasa dentro del hígado y el páncreas, independientemente de su peso.

Los investigadores recomiendan que cualquiera que tenga a alguien con T2D en su familia se haga controlar el azúcar en la sangre todos los años, sea cual sea su peso. También se recomiendan controles regulares para cualquier persona que haya tenido diabetes durante el embarazo o que no sea de etnia europea blanca.

 

Fuente: Intramed

¡Comparte esta noticia!
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios