Todos temen al referendo: ¿por qué será?

imagen
EL AUTOR es comunicador. Reside en Nueva York.

Desde hace más de seis meses he estado insistiendo en recurrir al “referendo” para establecer una respuesta democrática al asunto éste de las tres causales que permitirían el aborto de forma legal. A finales de diciembre publiqué en este mismo medio un artículo titulado “Con causales o sin ellas, hay que pasar la página” y desde mi tribuna particular y cotidiana, Canal AméricaOptimum, canal 1014, Bronx NY, trato el asunto con cierta regularidad.

No puedo negar mi halago cuando el presidente Abinader declara desde España que buscará la forma legal de someter la cuestión a la consideración del público que, a fin de cuentas, tiene la última palabra en ese asunto del aborto selectivo. Pero, tampoco puedo ocultar que los dos sectores enfrentados, “las iglesias”, de una y otra denominación y la llamada “sociedad civil”, se oponen a que se le pregunte al pueblo común y corriente lo que piensa sobre este espinoso tema.

A lo que realmente temen, no es a la respuesta del pueblo sino, más bien, a las consecuencias de esa especie de confesión pública que hará la población, pues, tiene complicaciones a futuro, para uno y otro sector en pugna. Ellos saben que se “juegan la faja”, como dice el pueblo trabajador. Por eso oímos toda clase de argumentos, en contra y a favor; algunos muy bizarros y otros tan insulsos como desfasados.

El principal de estos razonamientos es una especie de galimatías de comienzos de la Era Cristiana, que fue expuesto con el mismo ardor que Torquemada solía justificar las barbaridades de la Inquisición, por un personaje traído para tales fines por la iglesia católica. Me recordaba a aquellos luchadores que importaba la empresa Dominicana de Espectáculos para enfrentarlos al “campeón de la bolita del mundo”, Jack Veneno, recientemente fallecido.

La diferencia es que, en este caso, los “Jack Veneno” que lo enfrentaron fueron derrotados por el campeón argentino del argumento baladí Agustín Laje, a pesar de que, el gladiador extranjero, ni siquiera pudo convencer a su propia gente de la justeza de su causa. Y no fue porque los nuestros no tuvieran conocimientos sino, porque no estaban “rankeados” para este tipo de combate.

Pues, les digo que, los eclesiásticos del patio repiten una y otra vez, desde antes de llegar Laje que: “los derechos fundamentales de la gente, no se pueden someter a plebiscito, consulta popular o referendo”. Y yo, imbuido de la timidez propia de un muchacho educado con los padres jesuitas, me pregunto: ¿por qué no? ¿qué ley lo impide? ¿dónde está escrita? y, lo más importante, ¿quién lo estableció?

Lo más extraño es que, ese mismo argumento es esgrimido por los contrarios, o sea, por los feministas y pro tres causales (que somos muchos). Este común pensamiento entre las partes encontradas, a pesar de que quiebra el espíritu del discurso del bando liberal, me indica a mí que, mansos y cimarrones les temen a un enemigo mutuo. Se infiere que, ese “cuco” al que temen ambos grupos, no es el resultado del referendo por sí mismo sino, lo que va a significar para el futuro del bando perdedor.

Personalmente estoy casi seguro de que, se opondrán al método planteado por un servidor y que ahora es, felizmente, secundado por el presidente Abinader. En la medida que avancen los trabajos para votar la ley que organice la consulta, se irá quebrando la intensidad de la lucha en uno de los bandos. Y yo husmeo que será en el de los conservadores; porque son los que más pueden perder si el resultado les resulta adverso.

¡Qué paradoja!

Los que tienen más chance de ganar un plebiscito, no se atreven a arriesgarse porque -como sucede en el juego de póker- si pierdes tu “resto” te paras de la mesa. Probablemente cedan ante el hecho inevitable de ver aprobadas las tres causales que permitan el aborto de la forma especial que plantea buena parte de la sociedad. 

Sólo falta por ver hasta dónde llega la voluntad de Abinader con la implementación del “referendo consultivo”; porque sería un logro trascendental de su gobierno.

Lo que deseo ahora, para terminar, es darle algunas puntadas a la discusión no deseada por muchos de los actuales protagonistas. Quiero, aunque sea para comenzar el diálogo, que me expliquen en qué se fundamenta eso de no poder someter a discusión pública lo que se entiende como un derecho fundamental de las personas.

Son “derechos fundamentales” porque en algún momento de la historia se les otorgó tal categoría; y quien lo hizo fue la humanidad, que consideró positiva tal distinción y la incluyó en la Carta de las Naciones Unidas y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, entre otras grandes iniciativas mundiales.

Mas luego -y desde antes- países avanzados lo agregaron a sus respectivas constituciones y, en consecuencia, lo convirtieron en derechos inalienables de la ciudadanía. Tener derecho a la vida, a la libertad plena, a la privacidad, a la felicidad, al libre tránsito, a procrear, a la libre expresión, a la libertad de culto, etc.…etc., no son logros divinos sino, del hombre que Dios creó.

Se consideran “derechos no enajenables de los seres humanos, porque los propios seres humanos así lo determinaron” y solamente los mismos seres humanos tienen el derecho a modificarlos, cuando entiendan que tales cambios van en beneficio de la humanidad.

Con esta declaración, sólo espero comenzar un debate franco y civilizado entre mis amigos, aunque tengamos posiciones encontradas.

¡Vivimos, seguiremos disparando!

JPM

 

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
20 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Leonardo Lopez
Leonardo Lopez
14 dias hace

Que bien departe de ese miembro de la cofradía de los cocolos ;100% de acuerdo ahora falta que los diputados terminen de hacer los arreglos necesarios para que se pueda aplicar dicho referéndum

Free Agent
Free Agent
15 dias hace

Si tocan la tecla de referendums,luego más tarde gran parte de los dominicanos, pedirán un referendo revocatorio del concordato.
Y en ese sólo habrá un perdedor

ЕDUАRDΟ GUІLLЕRМΟ
ЕDUАRDΟ GUІLLЕRМΟ
15 dias hace

El Derecho natural es INALIENABLE otorgado por Dios, no por el Estado.
Incluso aunque no existiera Dios (!?) aún está la naturaleza creada por una «fuerza», «accidente cosmico» u otras negaciones.

No hay cosa mas parecida a un fanatico religioso que un ateo!

Angel
Angel
15 dias hace

Y por favor que alguien me diga a mi donde esta el padre que abuso de los ninos en Juncalito Santiago que la misma Iglesia lo saco del pais con permiso del anterior gobierno. Abusadores debieran de ahorcarlo a todos.

Angel
Angel
15 dias hace

Buena por ti Jabali, tremendo el articulo. Yo quiero que me diga algun pelafustan de la Iglesia donde en la Santa Biblia dice que no se puede abortar y tambien que me senale donde en Santa Biblia dice que los padres no se pueden casar. Acuerdensen que en nuestro pais vivimos del 95% de la hipocresia. Si no preguntenle al Cardenal Lopez Rodriguez si se fue hacer la prueba de paternidad del nino que la joven dice que es de el.

el aturdido.-
el aturdido.-
Responder a  Angel
15 dias hace

te recomiendo urgentemente buscar tu identidad. si no encuentras esa causa prontamente podría perder en que ubicación socialmente ocupa.

Sanfite piesal
Sanfite piesal
15 dias hace

Viejite muemen gueñé referendó no defiende mugui gasoncite
…..

Rafael
Rafael
15 dias hace

Los derechos no dejan de ser derechos por muchas o pocas gente les guste o no les guste, por eso…

David Castillo
David Castillo
Responder a  Rafael
15 dias hace

ENTONCES UNA MUJER NO TIENE DERECHO SOBRE SU VIDA CUANDO ESTA EN PELIGRO PORQUE EL CURA QUE LA VIOLO Y LA PREÑO NO QUIERE, PERO LA OBLIGA A PARIR SU ENJENDRO. ESO ES ES ASUNTO, LO QUE DIGA UN HOMBRE PORQUE ES DE UNA IGLESIA AUNQUE EL SOLO PREÑA PERO NO SAÑLE PREÑADO.

Brumon
Brumon
15 dias hace

Que se realize el referéndum.

Brumon
Brumon
15 dias hace

Este país es muy religioso.

Benny Lamela
Benny Lamela
Responder a  Brumon
15 dias hace

O muy pendejo!

juan bosch
juan bosch
15 dias hace

facil se, si ese referendo trae exito despues van para los politicos, ojala se de ese referendo, para despues hacer cambio en los politico,

Meco
Meco
15 dias hace

No te invite que no va aquí no queremos aborto

DANIEL TEJEDA
DANIEL TEJEDA
15 dias hace

Rolando, reta tú a un debate a Laje, para ver si el gas pela. No es solo en Dominicana donde todos han mordido el polvo de la derrota, en paises con mas nivel educativo también, como Argentina, Chile, Mexico, sin excepción, no han podido siquiera ¨empatar¨ con el ¨argumento baladí¨ de Laje. Eres otro de los valientes desde las gradas, que no se atreve a ponerse los guantes con el argentino. Deslúmbranos con tu sapiensia.

Ramon Duarte
Ramon Duarte
15 dias hace

UN GRUPITO DE FEMINAZIS PAGADAS

CHANTAJIANDO

AQUI SE HARA LO QUE DIGA LA MAYORIA

Y LA MAYORIA NO QUIERE ABORTO

Manuel jerez
Manuel jerez
Responder a  Ramon Duarte
15 dias hace

De ser así pues adelante con el referéndum y así usted saldrá ganando
Esa mayoría no es porque usted diga que es mayoría es demostrarlo votando cómo se demuestra que es la mayoria

Tiago
Tiago
15 dias hace

Lo primero es que si hay referendo solo deben votar Las mujeres y Segundo que si alguien quiere hacerse Un aborto lo pague con su Dinero. Pasaran Un Dia de estos una ley que prohibe morir.

TIRSO DE MOLINA
TIRSO DE MOLINA
15 dias hace

Porque es absurdo gastar un dineral para tomar una decisión tan absurda, irracional y disparatada como esa .
La decisión sea cual fuese no cambia nada, seguirán clínicas dedicadas exclusivamente a realizar abortos, seguirán vendiendo pastillas abortivas sin restricciones ni recetas, seguirá existiendo la cascara de roble, la jabilla y la campana y continuarán haciéndose abortos por doquier sin penalidad alguna; eso es un craso disparate !!!

Manuel jerez
Manuel jerez
Responder a  TIRSO DE MOLINA
15 dias hace

Además le falto los paseos abortivos de lo riquitos