Ramfis Domínguez Trujillo sigue guayándose

imagen
EL AUTOR es escritor y político. Reside en Nueva York.

Preliminar

La semana pasada anuncié que mi artículo para esta semana tendría por título: “Ramfis Domínguez Trujillo, tiene una genética y un discurso que representa una provocación y un conflicto moral para el pueblo dominicano”; pero debido a un imprevisto, y como la comunicación obedece a las circunstancias, he sustituido este título por: “Ramfis Domínguez Trujillo sigue guayándose”; pero sepa el lector, que este trabajo va en la línea que reza el título previamente anunciado.

1- Pues bien…en mi artículo de fecha 2/16/2014, es decir, hace casi cuatro años, sugerí a Ramfis Trujillo, que él, en vez de andar proclamando que su abuelo el “Generalísimo Trujillo” (como a él le gusta nombrarlo) fue un gran ser humano, mejor debiera de hacer como  los dos hijos de Pablo Escobar Gaviria, quienes en un estadio de amor, humanización y elevación espiritual, pidieron perdón a todos los colombianos y al mundo por todo el daño causado por su padre.

2- Esos hijos de Pablo Escobar, no adoptaron la soberbia de ponerse a decir que ellos no tenían que pedir perdón a los colombianos y al mundo, alegando que ellos no tenían nada que ver con los crímenes de su padre; al contrario, Ramfis Trujillo, altanero, soberbio, necio, petulante, pese a las sugerencias bien intencionadas de muchos, sigue negándose a seguir el ejemplo de los hijos del capo Pablo Escobar y de instituciones milenarias como la Iglesia Católica.

3- Ramfis, persiste con apasionada perversidad, en predicar que su sanguinario y ladrón abuelo fue un “gran ser humano”, incluso, hace solo unos días, que en una entrevistas se le preguntó: ¿cuál fue el peor error de su abuelo en el poder?, a lo que Ramfis muy orondo contestó: “le diría yo, el peor error de mi abuelo, como todo ser humano, fue ser demasiado ser humano”.  Esta fue una contestación estúpida, desconsideraba y divorciada totalmente de lo que Trujillo fue como persona.  Esa respuesta, lo mismo que su aspiración a presidente de la República, representa una ofensa, una afrenta, una provocación innecesaria  al sentimiento patriótico, al decoro y a la dignidad del pueblo dominicano, especialmente, a todos aquellos que fueron víctimas directas de aquel régimen de oprobios e iniquidades.  Esta infeliz respuesta de Ramfis Trujillo, revela, que él, en vez de enmendar errores, sigue guayándose.

Véase la respuesta aludida de Ramfis, activando el enlace siguiente:

https://www.facebook.com/fabioruizcasado/videos/10213333902773609/

La genealogía de Ramfis Domínguez Trujillo

4- El tatarabuelo de Ramfis, fue José Trujillo Monagas un espía español que llegó al país a raíz de la anexión a España (1861-1865). Su bisabuelo fue José Trujillo Valdez (Pepito o Josecito) quien fue reo de homicidio. Su abuelo fue Rafael Leónidas Trujillo Molina y su tatarabuela Luisa Erciná Chevalier, una mujer cuya madre era haitiana, es decir, que la abuela de Trujillo y tatarabuela de Ramfis eran haitiana de pura cepa. Finalmente, son sus progenitores, Angelita Trujillo y el coronel retirado Luis José Domínguez, uno de los alcahuetes de Ramfis Trujillo, quien era el hijo predilecto del “Chivo”.

5- Trujillo tuvo once hermanos.  De estos, Aníbal, Virgilio, José Arismendi (Petan), y el propio Rafael Leónidas fueron todos reos del delito de abigeato (robo de ganado), estupros y de otras fullerías.   Aníbal era esquizofrénico, y terminó suicidándose; Amable Romeo Trujillo Molina (Pipí), fue un reconocido chulo y proxeneta; Nieves Luisa, la hermana, se conoció como prostituta en la zona de tolerancia de La Arena, en San Pedro de Macorís, durante los años veinte; luego se dedicó al mismo oficio, con mucho más éxito, en La Habana Cuba. Luisa se casó durante la tiranía con el señor Manuel de Jesús Castillo (Lolo), y luego, al enviudar de éste, contrajo matrimonio con su hermano Fernando Manuel Castillo (Nando), es decir, con su cuñado. (Datos tomados del blog de historiador Francisco Berroa Ubiera)

6- Ramfis Domínguez tuvo muchos tíos, siendo los más sobresalientes Ramfis y Radhames, dos hombres con historias de vidas tenebrosas y crímenes horrendos. Ambos, sólo fueron buenos para la maldad y el crimen. Los dos tuvieron un final trágico.   Ramfis, pereció en un accidente automovilístico, y Radhames fue asesinado por el cartel de la droga del que era miembro.

7- En esta saga, hablar de los crímenes de sangre, abusos, violaciones y robos del sátrapa Trujillo, de sus hijos y hermanos, es como llover sobre mojado; cientos de libros cuentan esas historias; por lo que para no abrumar al lector con repeticiones de cosas consabidas, solo traeré al tapete, los hechos que específicamente en este momento sirven de argumento central al tema que nos ocupa en esta ocasión, para demostrar, que Ramfis Domínguez Trujillo, está tergiversando la historia, no por desconocimiento, sino, por conveniencia a sus aberrantes propósitos, de calar en las generaciones de jóvenes, que por desgracia, desconocen la historia, de lo diabólico que fue su abuelo.

Hechos históricos que contradicen a Ramfis Trujillo

8– Por sus hechos, por sus actuaciones, por sus obras, por sus frutos los conoceréis, dice el adagio bíblico.  No es por lo que dice, sino por lo que hace, como vive, como actúa, será lo que te revelará el conocimiento sobre un individuo.  Ramfis Trujillo, se ha dado a la tarea de predicar que su abuelo fue un nacionalista y gran patriota, y hasta ha cometido la osadía de comparar a su bestial ancestro con los padres de la patria. No podemos comprender como alguien pretende santificar a un ladrón y sádico asesino, faltando a la verdad, sin que se le arrugue la cara.

Hechos que revelan que Trujillo no fue el gran ser humano que Ramfis nos quiere vender

9- Ciriaco de la Rosa, uno de los matones de las hermanas Mirabal, cuenta cómo fue aquel asesinato ordenado por Trujillo: “Después de apresarlas, las condujimos al sitio cerca del abismo, donde ordené a Rojas Lora que cogiera palos y se llevara a una de las muchachas. Cumplió la orden en el acto y se llevó a una de ellas, la de las trenzas largas (María Teresa). Alfonso Cruz Valerio eligió a la más alta (Minerva), yo elegí a la más bajita y gordita (Patria) y Malleta, al chofer, Rufino de La Cruz. Ordené a cada uno que se internara en un cañaveral a orillas de la carretera, separadas todas para que las víctimas no presenciaran la ejecución de cada una de ellas.  Traté de evitar este horrendo crimen, pero no pude, porque tenía órdenes directas de Trujillo y Johnny Abbes García. De lo contrario, nos hubieran liquidado a todos.”  Pero ahora, Ramfis y su madre Angelita Trujillo, atribuyen esos atroces asesinatos a los Imbert, y no a su abuelo.

Trujillo ordenó la matanza de los haitianos

10- El genocidio de alrededor de 17,000 haitianos se prolongó durante varios días, cumpliendo las órdenes de Trujillo.  Niños, hombres y mujeres fueron asesinados salvajemente cada día a punta de bayonetas, a golpe de machete, de hachas, de palos, apuñalados o ahorcados.  Los cadáveres, se encontraban dispersos por millares en todas las provincias fronterizas.  La tierra fue mojada por charcos de sangre. Miles de cadáveres en plena descomposición, llenos de moscas, yacían sobre el suelo de la creación de Dios.  Lagrimas, dolor, luto, impotencia, era el pan ensangrentado de cada día. Aquellas eran escenas dantescas, sórdidas, inhumanas.  Del autor de este genocidio Balaguer dice lo siguiente”: ésta masacre continuó por varios días con sus noches, sin perturbar en lo más mínimo el ánimo del hombre que ordenó esa matanza y que jamás se arrepintió de ella.

11- Advierta el lector, que Trujillo, no ordenó expulsar a los haitianos, que era lo que correspondía, sino, que ordenó matarlos, obedeciendo a su aberrada naturaleza sanguinaria.  No le importó, para dar esa macabra orden, que sangre haitiana corría por sus venas, pues su abuela materna (Luisa Erciná Chevalier), era haitiana de pura cepa. El cinismo de Trujillo era tal, que los haitianos esclavizados que había en los bateyes no los tocó, sino, que mas tarde, cuando se hizo de 12 ingenios, trajo por miles de esos extranjeros, con los cuales, explotándolos inmisericordemente, hizo millones de dólares a raudales, muchos de los cuales, el norteamericano Ramfis Domínguez Trujillo, ha, y sigue disfrutando.

Trujillo ladrón y verdugo de nuestra patria

12- Trujillo saqueó nuestra patria, robó hasta más no poder, a tal punto, que de pobre de solemnidad, llegó a ser el sexto hombre más rico del mundo. El fue un déspota impío, cruel y sanguinario; no solo mató y esclavizó a infelices haitianos, sino, que también mató, encarceló, torturó y despojó de sus bienes a cualquier dominicano sin que esto le ocasionara la más mínima perturbación espiritual.  Esa imperterritez de Trujillo (inconmovible, inalterable, imperturbable, sádico), muy propia de los psicópatas, también la tuvo con todo el pueblo dominicano, matando a miles de sus mejores hijos con asesinatos y torturas horrendas; pero pese a toda esta historia, para Ramfis Domínguez Trujillo, su abuelo fue un patriota, un nacionalista, y demasiado ser humano.

La genética de Ramfis Domínguez Trujillo

13- Una de las características negativas de la mayoría de los seres humanos de todos los tiempos ha sido y sigue siendo la deshonestidad.  Por esta lacra los hombres vivimos engañándonos hasta con nosotros mismos; acomodamos las cosas y los eventos a nuestra conveniencia.  Como ejemplo de esta especie, traigo a colación el caso siguiente: desde niños los dominicanos hemos estado oyendo y aceptando como validos, los adagios siguientes: De tal palo tal astilla; hijo de gato caza ratones; la mujer y el hombre, como el caballo y la vaca, hay que buscarlo por la raza.  Pero sucede, que ahora, contraviniendo esa sabiduría popular de tradición oral, las mismas no valen para aplicárselas a Ramfis Domínguez Trujillo, pero sí se la quieren aplicar a los hijos de haitianos que Trujillo confinó en los bateyes de sus ingenios, al decir, que los padres ilegales transfieren su ilegalidad a sus hijos, que dicho sea de paso, en su mayoría no eran ilegales, puesto que estaban en el país bajo un contrato de trabajo, o porque se les trajo por la fuerza y obligados sus descendientes de varias generaciones a permanecer en el perímetro de los bateyes, so pena, hasta de infligirle la muerte.

14- En base a la postura, de que Ramfis no tuvo nada que ver con lo que hizo su abuelo, sus seguidores los desligan de aquel pasado; lo que es cierto, pero Ramfis, al defender a su abuelo, se hace cómplice de ese pasado.  Pero vayamos más lejos, obviando esa complicidad, Ramfis, ni siquiera es responsable de carga la genética que conlleva en su ADN de su ancestro, pero lo cierto es, que irremediablemente la lleva.  En su genoma, como en todo ser humano, están contenidas las sustancias que conforman su ser biológico y espiritual. Debido a ello, se heredan el color de los ojos, de la piel, la proclividad a tal o cual enfermedad, pero también, se heredan el temperamento, el carácter, la idiosincrasia y todos los rasgos que conforman la personalidad de un individuo. La genética, la neurociencia, la psicología, la psiquiatría, la psicogenalogía y otras ciencias afines y hasta ciertas filosofías religiosas, teorizan, y tienen sus explicaciones para estas características biológicas y fenomenológicas.

15- Repito, entiendo que Ramfis no fue parte del gobierno de su abuelo, puesto que cuando el nació en los Estados Unidos en 1970, ya aquella satrapía no existía; pero conlleva una reflexión profunda que involucre lo espiritual, lo genético, lo material y lo social, lo de cargar o no con las acciones buenas o malas de nuestros antepasados, puesto que lo querramos o no, estas traen consecuencias ineludibles a nuestras vidas. No es lo mismo nacer en camastro de gente paupérrima, desnutrida y analfabeta, que en cuna de gente sin precariedades y educada.  Tampoco es lo mismo nacer, criarnos, crecer y desarrollarnos en familia de estirpe decorosa, que en una familia de escorias.  Estas condiciones, siempre conllevan consecuencias para las descendencias.  No obstante, si admito la redención, el rompimiento del karma, mediante un esfuerzo consciente del individuo, tal como lo hicieron los hijos de Pablo Escobar.

16- En este contexto, si Ramfis nació millonario, es consecuencia de los robos de su abuelo, igualmente, si tiene una mente de criminal, es consecuencia de la genética de sus ancestros, que en un 99% fueron ladrones y criminales de los más perversos que ha parido la humanidad.  Pero el hecho es, que él, defendiendo a sus ancestros como los defiende, se hace cómplices de ellos, y viene a demostrar que él tiene la genética macabra de todos ellos y que no ha hecho ningún esfuerzo para romper con esa cadena, a diferencia de como lo sí lo hicieron los hijos de Pablo Escobar.  Es decir, si este Ramfis hubiese nacido en la época de su abuelo, hubiese sido parte de sus crímenes y robos, porque tiene su genética, y entonces, hubiese sido uno más de aquella cofradía de demonios.

 Sobre los seguidores de Ramfis Domínguez Trujillo

17- Muchos de los que siguen a este Ramfis, lo hacen porque ignoran lo satánica que fue la Era de Trujillo, y porque desconocen el comportamiento de las leyes de la genética y de la espiritualidad a que está sometido todo ser humano, de las que no escapa Ramfis Trujillo.  Entiendo que lo hacen de buena fe, queriendo lo mejor para nuestro país, frente a tanta corrupción e impunidad y confundidos ante una situación que los llena de rebeldía hacia los causantes del desastre social, político y económico, que tantas escorias humanas han llevado a nuestra patria.

18- Amigos míos, Ramfis es un falso profeta; ya él le dio un tumbe al país de cinco millones de dólares, lo cual no ha podido desmentir, ni podrá, dadas las evidencias documentadas de ese robo al Banco Nacional de la Vivienda.  Pero además, su defensa a su tenebroso abuelo, basada en una sarta de mentiras, queriendo hacer de un ladrón y asesino, todo un gran ser humano, añadiéndole además, virtudes de patriota y nacionalista, es una defensa a lo malo, entonces, por silogismo, quien defiende lo malo, es porque también es malo, a menos que no lo haga por ignorancia.

19- Con los artículos que hasta ahora he publicado sobre el caso Ramfis Domínguez Trujillo, busco llevar los conocimientos necesarios a ese ejército, que con las mejores intenciones, le ha dado con seguir al hipócrita nieto de Trujillo, sin saber, por desconocimiento, que se están metiendo en camisa de once varas. Sépase que lo hago, para que reflexionando a la luz de los hechos, no se dejen engañar una vez más por un falso profeta que pertenece a la misma camada de impostores que Hipólito (primo de Ramfis), Danilo, Leonel, Miguel Vargas y decenas más que aspiran a presidentes o a funcionarios y corifeos de estos, ya sea como congresistas, ministros, síndicos o desde la judicatura.

Conclusión

Con lo escrito precedentemente, queda establecido, que las espurias aspiraciones presidenciales de Ramfis Domínguez Trujillo, además de representar, una provocación, una afrenta y un conflicto moral para el pueblo dominicano, es  especialmente un reto a los jóvenes de hoy, que inmersos en la política, buscan que su país sea conducido por hombres y mujeres con decoro; de lo que yo puedo advertir: el Ramfis que nos ocupa, no es ese hombre, como tampoco lo son, los que actualmente están al mando, ni muchos de los que de ese bando esperan en el banco, ni la mayoría de los que militan en la oposición.  ¡Jóvenes!, de ustedes depende el futuro de la patria; tened presente, que un Ramfis Trujillo es otro de los falsos profetas, que por siglos nos han estado engañando.  Dejémoslo que ruede, para que siga guayándose, hasta que ruede su cabeza.

Posdata: con esta entrega doy por terminada la serie que sobre el tema Ramfis Domínguez Trujillo me había propuesto agotar.

A mis lectores les dejo la palabra

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.