Provincia de Monte Plata y su historia

imagen

POR EMILIA FERNANDEZ

1. Orígenes, constitución, ubicación y población.

Desde que, inspirada en los ideales nacionalistas de Juan Pablo Duarte y el espíritu del
Bien Común, decidí incursionar en la política, he sostenido que, para representar
seriamente una provincia, en la posición electiva que sea, (alcaldía, congreso nacional
o cualquier institución de carácter cívico), no basta con haber nacido allí ni ser
residente los cinco años establecidos por la ley; sino que hay que haber sido parte
constante de su historia y testigo de sus realidades.
En mi caso personal, soy nacida y criada en la provincia Monte Plata,
específicamente en el municipio de Sabana Grande de Boya, y desde mi ahora lejana
condición de estudiante ha sido largo mi desvelo pensando en la búsqueda de
soluciones para aportar al irreemplazable mejoramiento social y económico de mi
provincia y de su gente.
Vivir sus realidades y ser parte de su historia, me ha permitido estudiar,
comprender y analizar, con detenimiento, la situación real de la provincia, como
conocedora y partícipe de sus urgentes necesidades, razón por la que incliné desde mi
primera juventud en ya una extendida militancia en el glorioso Partido Revolucionario
Dominicano en interés de ser útil mediante propuestas esenciales y soluciones.
Debido a esas preocupaciones, y por puro sentimiento del deber ante los
requerimientos de la provincia, entendí que hacía falta una historia que la ubicara en el
crucigrama social contemporáneo y me arrojé a anotar las reflexiones que ahora me
propongo publicar y que son resultados de esos conocimientos, el pueblo, sus modos

2 Medios de producción, mecanismos de transportes, y de la masa humana que lo
integra.

Puedo afirmar que la difusión de esta historia, con todos sus datos muchas veces
sorprendentes y la interpretación de los aciertos puede, indudablemente, influir en el
desarrollo social y económico de la realidad monteplateña y de su gente, el más
importante de todos los activos posibles que tienen los pueblos. Para estos trabajos
serán utilizados los datos suministrados por la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE),
el organismo oficial que mediante los mecanismos propios de la ciencia y sus
investigaciones determina las cifras y/o estadísticas del Estado Dominicano. También
las fuentes informativas de acreditados organismos internacionales como la Oficina
Panamericana de la Salud (OPS), la Organización de Estados Americanos (OEA), el
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Banco Mundial (BM), la
Comisión Económica para América latina (CEPAL) y los informes económicos –
consistentes en cifras específicas- del Banco Central de la República, entre otros
organismos; y, en menor grado, informaciones provenientes de Wikipedia, la
enciclopedia libre de Internet de uso común, que serán debidamente reseñados, o
citados, como disponen las leyes y la honestidad intelectual y profesional que es
necesario tener en el momento de realizar una investigación como la que me
propongo.

Monte Plata es muy joven como provincia, no fue sino durante la legislatura del año
1982, pero con vigencia al 1 de enero de 1992, cuando fue creada como resultado de
la división de San Cristóbal, entonces la más grande del país y a la que pertenecía. La
iniciativa fue del bloque de legisladores del PRD con el apoyo de su líder histórico,
doctor José Francisco Peña Gómez, y fue, precisamente, durante su entrada en
vigencia, cuando en las elecciones generales de ese año fueron electas sus primeras
autoridades, con una población de 222, 641 habitantes (un 15 % de la población total
del país) con los municipios de Monte Plata (ciudad cabecera, y sus distritos
municipales Boyá, Chirino y Don Juan, Bayaguana, Peralvillo, Sabana Grande de Boyá
con los distritos Gonzalo y Majagual, Yamasá con Los Botados y Mamá Tingó.
Divisiones y distritos municipales asentados en una superficie de 2,615.29 kilómetros

3

cuadrados constituyendo un 5.4 % del territorio nacional, los que iré estudiando y
difundiendo por partes en la serie de trabajos que inicio con esta primera publicación
casi a modo de introducción.
La provincia, ubicada a apenas 70 kilómetros de Santo Domingo (nuestra ciudad
capital) tiene sus límites: al Norte con as provincias Sánchez Ramírez (Cotuí), Duarte
(San Francisco de Macorís) y Santa Bárbara de Samaná, al Este la provincia de Hato
Mayor (también muy joven) y San Pedro de Macorís; al Sur la provincia de Santo
Domingo y, al Oeste, las provincias de San Cristóbal y monseñor Nouel (Bonao).
Asimismo, en la parte occidental de la provincia se encuentra la Sierra de Yamasá y
Los Haitises, con sus abundantes y verdes colinas de diversos tamaños están al
noroeste de la provincia. De acuerdo con el último censo nacional, de la Oficina
Nacional de Estadísticas, Monte Plata (el municipio capital o cabecera), es la más
poblada con unos 46,723, de los cuales 22,221 son urbanos y 24,502 son rurales. En
este artículo y para que se comprenda con mayor transparencia, todo cuanto esgrimiré
es importante dejar los siguientes datos demográficos consistentes en la población por
municipios y sus distritos. Veamos: Monte Plata (capital provincial) tiene 13,288
hombres y 12,904 mujeres para un total de 26,192 habitantes; el distrito Municipal
Don Juan 3,783 hombres y 3,530 mujeres, un total de 7,313 habitantes; Chirino unos
4,123 hombres y 3,828 mujeres, un total de 7,951; Boyá 2,769 hombres y 2,498
mujeres, un total de 5,267 habitantes. Es decir, en la ciudad provincial, Monte Plata, y
sus distritos municipales, hay una población de 23,963 hombres y 22,760 mujeres, un
total de 46,723 como se ha dicho desde el principio. Habrá quienes se asombren y se
pregunten las razones de estadísticas, datos y cifras, pero es esencial como
instrumento de información el uso de las estadísticas en toda investigación y cientismo
social, pues solo mediante la utilización de datos precisos y confiables es posible
interpretar realidades y establecer políticas de desarrollo.
Es útil dejar saber, en breve pincelada, el origen de Monte Plata. Fue fundada por
habitantes de los pueblos de Monte Cristi y Puerto Plata, pueblos que, según la
historia, habían sido devastados por disposición de un rey español, que fue ejecutada

4

por el entonces gobernador de la isla, Antonio Osorio y Villegas, y de ahí el nombre
Monte Plata, un híbrido compuesto de ciudadanos de Montecristi y Puerto Plata.
Decir monteplateño es decir trabajo, honestidad, esfuerzo y don de gente; gentilicio
de los nacidos en una provincia que, no obstante, su juventud, es orgullosa de su
hidrología formada por los ríos Ozama y el Yabacao, así como el Comate, Yamasá, Mijo,
Sabita y Guanuma.
Como todo primer escrito de una serie, este ha sido a modo informativo para
plantear las bases generales y determinar los procedimientos a utilizar durante todo el
proceso por venir. En el próximo texto empezaré por dar a conocer los resultados de
mis estudios de los respectivos municipios que conforman la provincia: conformación
histórica, modos y medios de producción, tradiciones y costumbres dominicanas,
antecedentes históricos e influencias y consecuencias de los extranjeros asentados a
todo lo largo y ancho del territorio atraídos, en su mayoría, por la otrora y riquísima
industria azucarera.

of-am



UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *