OPINION: La tercera vacuna

imagen
El autor es médico endocrinólogo. Reside en Santiago

La población dominicana recibió con escepticismo y extrañeza el anuncio del Gabinete de Salud de que el Gobierno dominicano aplicará una tercera dosis de la vacuna contra el Covid 19 a toda la población dominicana.

La vocera fue la vice presidenta Raquel Peña, quien manifestó  que la decisión de vacunar por tercera vez a la población se tomó en una reunión del Gabinete de Salud, que ella coordina, la cual será aplicada mínimo al mes de haberse puesto la segunda dosis la persona y deberá ser diferente a las distintas ya recibidas. Argumentó que la decisión se tomó dada la situación mundial del comportamiento del Covid-19, y tomando como una medida «para protegernos de la enfermedad”.

Ha estado sobre la mesa de debate en círculos médicos, entre estos  salubristas, infectólogos, inmunólogos y epidemiólogos, sobre quiénes serían tributarios de una tercera dosis de refuerzo de la vacuna contra el Covid-19. En este sentido se señalan los pacientes con inmunosupresión, que es la situación en la cual existe una supresión o disminución de las reacciones inmunitarias.

Es decir, el sistema inmunológico no está en condiciones satisfactoria y su funcionalidad está disminuida, por ejemplo, sucede en pacientes en tratamientos que inducen a una pobre respuesta inmunológica o por enfermedades que producen inmunosupresión. Esto es típico en trasplante de órganos o hematológico, el VIH, el cáncer, inmunodeficiencias, enfermedades autoinmunes o reumáticas, o incluso la malnutrición, serían algunos ejemplos.

Las vacunas COVID-19 estimulan al sistema inmunológico para que genere una respuesta, en este caso contra el virus SARS-CoV-2, si nuestro sistema auto inmunológico no tiene la capacidad de una respuesta rápida y efectiva, puede el virus ganar la batalla y producir la tormenta de citoquinas, proceso inflamatorio multisistémico ocasionando daños muchas veces irreversibles. Se tiene la certeza científica  que  pueden ser aplicadas sin temor.

La controversia sobre la tercera dosis, el  Grupo de Expertos en Asesoramiento Estratégico sobre Inmunización (SAGE) de la OMS, el cual tras analizar toda la evidencia disponible, la OMS recomienda administrar la vacuna a los adultos de 18 años o más, con una pauta de dos dosis separadas de dos a cuatro semanas entre sí.

De acuerdo con los datos sobre eficacia, esta vacuna previene la COVID-19 sintomática en el 51% de los vacunados y evitó la enfermedad grave y la hospitalización en el 100% de los individuos incluidos. Vacunas incluidas en la lista por la OMS para uso las vacunas de Pfizer/BioN Tech, Astrazeneca-SK Bio, el Serum Institute os India,Astra Zeneca EU, Janssen, Moderna, Sinopharm, y la vacuna CoronaVac  que fabrica la empresa farmacéutica Sinovac, cuya sede se encuentra en Beijing (China).

El Diario ABC el 26 de mayo 2021, publicó un interesante reportaje de salud, intitulado: Por qué Pfizer y Moderna necesitarán una tercera dosis de refuerzo, y recoge las palabras del consejero delegado de la farmacéutica Moderna, el francés Stéphena Bancel, anunció en una entrevista publicada por ‘Le Journal du Dimanche’ que su vacuna necesitará una tercera dosis de refuerzo. Así todos los vacunados con la pauta completa de Moderna tendrán que recibir una tercera dosis pasados ocho meses desde el primer pinchazo.

Moderna es la segunda farmacéutica que anuncia que su vacuna necesitará una tercera dosis para asegurar la inmunidad y proteger a la población de una posible infección por coronavirus. Ugur Sahin, fundador de BioNTech y creador de la primera vacuna para neutralizar el SARS-CoV-2, ya confirmó el pasado 27 de abril que la vacuna contra el coronavirus de Pfizer también necesitará una tercera dosis entre seis y nueve meses de los dos primeros pinchazos, y después una de refuerzo cada año o cada dieciocho meses.

Pero, ¿por qué hará falta un tercer pinchazo?

Estas afirmaciones no dejan el menor espacio a dudas, que ninguna vacuna representa una inmunidad o protección de largo plazo, un año máximo y como la Influenza (Gripe) es necesario una dosis anual, pero con el Covid-19 hay otros factores como las diferentes cepas y diferente agresividad, pero lo que rompe con todos los esquemas es que en República Dominicana aún no se ha terminado la cobertura global de vacunación, y de manera inesperada la vicepresidenta anuncia el inicio de una tercera dosis para los que ya recibieron la segunda dosis.

Esto abre una serie de interrogantes, porque esta información debió haber sido servida por el ministerio de Salud Pública, en la que un panel de expertos en el tema epidemiólogos y médicos con los niveles de conocimientos hicieran una rueda de prensa con un intercambio de preguntas y respuestas, porque la gente se ha puesto escéptica y piensan que la vacuna inoculada es ineficaz, porque como colofón se especificó que la persona deberá inyectarse con una vacuna distinta a la recibida, debió haberse explicado los beneficios que recibirá la persona que se le administró una vacuna  de adenovirus o vector adenoviral.

El método que ha sido usado para las vacunas de AstraZeneca, Johnson & Johnson y Sputnik V, utiliza un fragmento del código genético del coronavirus que se mezcla con un virus inofensivo, denominado «vector de adenovirus”, que sirve para transportar este material genético al cuerpo humano. Los adenovirus transportan la proteína S (espícula).

Entonces, la pregunta obligatoria es, si usted fue inmunizado con una de las vacunas anteriores  ahora deberá ponerse una con ARN mensajero, cuya técnica consiste en inyectar fragmentos de ARN con instrucciones que lleguen a producir anticuerpos para la proteína S (espícula) del SARS-CoV-2. Al crear esta proteína, el cuerpo aprende a defenderse contra ella.

De modo que si una persona se llega a infectarse con el virus real, esta ya cuenta con anticuerpos capaces de combatirlo «Nuestro cuerpo produce proteínas, empezando con el ácido nucleico ADN, que es nuestro genoma, a través de un intermediario llamado ARN mensajero.

Se le denomina mensajero porque el mensaje que transporta es la proteína que debe ser producida en nuestras células, la proteína S”, o bastaría con un simple cambio de marca y la persona podrá recibir el mismo tipo de vacuna, que la diferencia sólo sea la marca de fabricación,  soy del firme criterio como médico que el Ministerio de Salud debió hacer una mesa de expertos, para explicar las razones científicas o por lo menos fundamentadas en la evidencia de la razón del porqué es necesaria una tercera dosis consecutiva.

Esos títulos pomposos de Jefe del Gabinete de Salud, no debe dar espacio para ocupar el espacio técnico de los especialistas, epidemiólogos, inmunólogos, neumólogos, infectólogos  e incluso del ministro de salud que es un prestigioso especialista en Medicina Interna, que debe ser el vocero oficial de los temas sanitarios, pero el liberalismo y populismo se lleva de bruces hasta los rigores científicos

JPM

00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
3 Comments
Nuevos
ViejosMas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Francisco Álvarez
Francisco Álvarez
3 meses hace

Excelente comentario. Temas complejos como éste deben ser explicados a la población por los expertos y creo que el gobierno «metió la pata» de la manera en que lo anunció. Es difícil hablar de 3ra dosis cuando mucha gente no se ha puesto la segunda. Difiero en que no hay lugar a dudas se necesitará una tercera dosis con cualquier vacuna. Es posible que así sea, pero todavía no es seguro. Muy atinado su comentario

ASURBANIPAL
ASURBANIPAL
3 meses hace

Muy buena observacion «zapatero a su zapato» el creo es para las iglesia el investigador usa el metodo cientifico.El problema es la falta de tiempo para estudiar un fenomeno de ahi que los laboratorios no quieren esponsabilizarse , ya que todas las vacunas tienen MRC5,en las enf auto inmunes de base genetica no hay estudios sobre alguna predisposicion genetica,tampoco stamos seguros como reaccionara los multiples componentes de las vacunas cuando

ASURBANIPAL
ASURBANIPAL
Responder a  ASURBANIPAL
3 meses hace

Se mezclan diferentes vacunas hay que dejar a los expertos y no crear conflictos de intereses para beneficio del pueblo dominicano