OPINION: La delicada situación de RD y el espejo de Colombia

imagen
El autor es ingeniero agrónomo. Reside en Santo Domingo

La crisis sanitaria ya supera el año en  RD y no se visualiza el día en que el gobierno pueda proclamar su  final.

La crisis económica del país y del mundo también supera el año y no se puede afirmar cuándo volveremos al nivel del PIB de 80,000 millones de dólares que teníamos en Marzo del 2020.

El gobierno hace malabares para mantener  las bolas en el aire y evitar que lleguen al suelo pero a medida que avanza el tiempo esas acciones se diluyen y se requiere de soluciones reales a  la crisis.

Se habla de un déficit de alrededor de 250,000 millones de pesos equivalentes a unos 20,000 millones mensuales que a su vez representan más del 4% del PIB.

En Colombia el ajuste fiscal propuesto por el gobierno es del orden del 2% del PIB y miren lo que ha causado.

Si aquí en RD se plantea una reforma del 4% del PIB para cobrársela a las clases medias,  y las otras que estén debajo de ella, Uds. verán un mar de gente en las calles protestando.

Este gobierno no tiene ni siquiera un partido que lo defienda, por tanto depende mucho de la opinión pública y sectores fácticos que no tienen compromisos más que con ellos mismos, por  lo que una explosión social se lo puede llevar de paro.

El PLD con la fuerte persecución de que es víctima no le va a dar tregua al gobierno y la Fuerza de Pueblo que fue su aliado electoral en el  2020 ya ha dicho que no está de acuerdo con  una reforma fiscal en estas circunstancias.

Muchos se preguntan por qué el líder de la Fuerza del Pueblo ha asumido esa posición si se sabe que la estabilidad no se podría mantener con el actual hueco fiscal más allá del 2022, pero podría ser que tampoco quieran cargar con ese muerto político y dejarle la oposición libre al PLD.

En todo caso lo que se ve es que al gobierno  y al país le esperan días difíciles porque tendrá que decidirse entre tirarse o jondearse,  ya que el horno cada día se calienta más y  ya no está para  galletitas sino para bombones.

Las posibilidades de Abinader para reelegirse en el 2024 dependen del manejo a la actual crisis, y a él le persigue un azar que ya antes persiguió a los gobiernos del PRD, que es de donde vienen él y el PRM, de que no han dado pie con bola en el manejo de las crisis que les ha tocado manejar en el gobierno.

Ya en el Congreso se han empezado a escuchar los primeros reflejos del huracancito que se acerca con la reforma fiscal y aunque ese congreso le ha dado sorpresas desagradables al país últimamente, se  espera que se ponga a la altura de los acontecimientos que se avecinan.

En realidad lo que requiere el país ahora mismo es  que las fuerzas políticas, económicas y sociales se unan para evitar que la gobernabilidad se vaya a pique con la crisis y que una vez superada la misma cada quien continúe con su proyecto de grupo, pero  dudamos que eso suceda y por tanto será al gobierno al que le toque coger su pela porque la oposición no se va a descalificar apoyándolo en eso.

Le corresponde por tanto al gobierno y a los grupos económicos asumir su sacrificio para sacar adelante al país porque en una situación de caos ellos son los más perjudicados;  Abinader perdería su reelección y la élite tendría grandes pérdidas después de las grandes ganancias que le ha propiciado la pandemia.

Los próximos tres meses serán cruciales para el presente y el futuro inmediato.

¡Que Dios nos tome confesados!

Joseperez11279@hotmail.com

JPM

00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios