OPINION: Eficiencia y ahorro de agua

imagen
LA AUTORA es arquitecta. Reside en Santo Domingo.

POR CAROLINA ACOSTA ZORRILLA

Cada gota de agua  cuenta. Es momento de tomar acciones!!

El agua es un recurso de vital importancia,  solo el 0,003 % del volumen total del planeta es agua dulce disponible para el hombre; la contaminación, el mal uso, los costos de captación, trasporte y potabilización lo convierten en un recurso limitado que debe ahorrarse, preservarse y hacer un uso eficiente.

De acuerdo al manejo del agua antes los efectos del cambio climático se proyecta una tendencia hacia la sequía debido a diversos factores tales como disminución de la calidad de las aguas en lagunas ríos, arroyos, cañadas y acuíferos y dichas prácticas agrícolas que son insostenibles ambientalmente, que generan en el uso del agua una generación de la vida útil de las presas.

En la República Dominicana se ha presentado desde el año pasado una sequía que mantiene el país bajo esta amenaza, la conlleva una seria de consecuencia que afecta de manera directa a la población y a la seguridad alimentaria que trae como resultado una baja en la productividad.

El agua es de utilidad para los diferentes sectores de la economía, la industria y producción agropecuaria, por lo que deben estar comprometidos a utilizarla, gestionarla y consérvala de manera eficiente. La nueva cultura ambiental que promueve el desarrollo sostenible contempla, entre otros aspectos, la integración de los mejores parámetros ambientales dentro de los diferentes sectores que componen la sociedad, en el caso especial el sector de la construcción apuesta decididamente por esta filosofía.

Certificación LEED una elección para el uso eficiente del agua en edificios.

En el caso del sector de diseño y la construcción a través de la certificación LEED (Leadership in Energy & Environmental Design – Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental) posee dentro de sus categorías la eficiencia y ahorro del agua que sirve de referencia para la implantación de edificaciones sostenibles.

La certificación LEED es un sistema que viene usado en los Estados Unidos con el propósito de dar una evaluación estructural a los edificios verdes. Evalúa el impacto ambiental del edificio a lo largo de su ciclo de vida, tomando en consideración los estándares ambientales más estrictos a nivel mundial.

Luego de haber identificado el impacto ambiental asociado al problema del agua, LEED establece unos objetivos en el Rating System para la categoría de eficiencia en el uso del agua:

  1. Reducir la cantidad de agua necesaria en edificios y el exterior de los mismos.
  2. Disminuir el consumo de agua municipal.
  3. Reducir la necesidad de tratamiento de las aguas residuales.
  4. Aprovechamiento del agua de lluvia para las necesidades agua interior y exterior.

Para poder llevar a cabo estos objetivos de eficiencia en el uso del agua a continuación se desglosan algunas soluciones:

  1. Instalación de sanitarios de alta eficiencia

Cambiar el viejo inodoro por otro de alta eficiencia que consuma no más de 6 litros por descarga (EPAct de 1992). Este acto puede significar hasta un ahorro en consumo de agua en torno al 20%. Tomando en cuenta que tengan el sello Water Sense ayuda a identificar los sanitarios de alto rendimiento patrocinados por la EPA (Environmental Protection Agency).

  1. Instalación de urinarios que no contenga agua

Este tipo de aparatos no utiliza agua y requiere un mantenimiento menor. Protegen el medio ambiente y colaboran en el ahorro en el consumo de agua.

  1. Utilizar duchas y grifos de flujo bajo

Sustituir los grifos de la ducha por otros que consuman 6,7 litros por minuto, es una buena alternativa para reducir el consumo de agua en cada ducha.

  1. Instalación de medidores de agua

    Estos deben medir el consumo y ayudan a verificar las estimaciones de consumo de agua.

  2. Uso de aguas pluviales

Recolección de aguas pluviales (rainwater harvesting), que son instalados en las plantas superiores, así se aprovechan la gravedad para su distribución.

  1. Reutilización de aguas grises

Las aguas grises suponen entre un 50 y/o 80% de las aguas residuales en los edificios de viviendas; se pueden almacenar y utilizar posteriormente, mediante los tratamientos adecuados. Las aguas grises tienen su origen en bañeras, duchas, lavabos y lavadoras y no incluyen agua potable, agua de fregaderos, lavavajillas, ni de inodoros o urinarios.

El agua de duchas y lavabos, se pueden utilizar en inodoros tras su reciclado y este gesto puede suponer un ahorro del 30% de consumo de agua para una vivienda. También pueden ser utilizadas para el riego y el lavado del coche.

  1. Tratamiento y re-utilización de aguas residuales

El agua recuperada es un recurso con múltiples beneficios y es una estrategia en el diseño de edificios verdes.  El aprovechamiento tanto de aguas grises como pluviales, permite su utilización en inodoros, el riego o en las torres de refrigeración, una vez han sido tratadas. De esta manera, se crea un circuito cerrado de agua reutilizada que permite reducir el consumo de agua de la red general, la generación de aguas residuales, el tratamiento en depuradoras locales e incluso la energía necesaria para su tratamiento en estas instalaciones.

¡Comparte esta noticia!


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *