OPINION: Divagaciones sobre boleros y baladas

(Allá en San Cristóbal, para Miguel Martínez, médico de corazones y melómano).

El bolero es como una fugaz eternidad que nunca miente porque en las estrofas conformadas por sus versos – cuatro, quizás cinco, algunas veces seis-, están contenidos todos los tiempos y todos los verbos, pero casi siempre el ayer, sonsacando. Es un majestuoso rumor cuyas verdades más que alegrar o celebrar suelen amargar por la desnudez de sus verdades y porque a eso muchas cosas suele conllevar la canción, que juzgo casi siempre alienante, y que niega o afirma, busca o se queja, cuando no ilusiona o desilusiona por no encontrar lo que se pretende, sobre todos si es bolero bien escrito y mejor interpretado.

Ejemplos: Miénteme (miénteme una eternidad / que me hace tu maldad feliz) del mejicano Armando Domínguez Borrás, Bésame mucho de la adolescente también mejicana Consuelo Velázquez (…como si fuera esta noche la última vez)(quizás el más famoso), El bardo del puertorriqueño Bobby Capó (…se enamoró un pobre bardo / de una chica de la sociedad), Las muchachas de la plaza España (Son tan bonitas…) o Aquellos ojos verdes (…de mirada serena / no saben la tristeza que en mi alma han dejado) o Perfidia (Mujer, si puedes tú con Dios hablar / pregúntale si yo alguna vez te he dejado de amar). En las últimas décadas del siglo pasado fue Armando Manzanero quien renovó la poesía del bolero aportando elementos indudables (Somos novios…y con eso ya ganamos lo más dulce de este mundo / nos amamos aunque a veces sin motivos y sin razón nos enojamos), Esperaré, Aquel señor, Contigo aprendí, Voy a apagar la luz, Del altar a la tumba o Todavía,

Y fueron Marco Antonio Muñoz, Roberto Yanés, Felipe Pirela, Roberto Ledesma y Tito Rodríguez, entre otros grandes, quienes pusieron voz en afinadas melodías a un género cuya lírica, como toda la buena expresión, no está destinada a sucumbir ni naufragar ante los nuevos ritmos que demandan todas las épocas.

En nuestro país, cónsono con su contemporaneidad, se escriben y se graban canciones con lírica ejemplar, como Hay noches (Hay noches que traen recuerdos, angustia y soledad / que dejan el alma en llanto por un amor que quizás vendrá) o Magia (Oigo tu voz en cada amanecer y un beso tuyo el sol me va a traer, es magia …una caricia, un beso y otro más y en ese instante el alma se me va, es magia /,   quién pudo hacer con pétalos tu piel y entre tus ojos un misterio poner, es magia) o Cada vez más (Te busco cuando la noche está callada y serena y tu cada vez más, cada vez más, más te me alejas),, En ruinas (Tú ya no me quieres / yo ya no te busco / profundo vacío hay entre nuestras almas / distancia, sombra y silencio que nos separa / y cada día que pasa más se me olvida / dejando todo aquel ayer en ruinas), todas letra y música del maestro Rafael Solano, y debo añadir aquellos magníficos versos de René del Risco Bermúdez, escritos a sus veinte y pocos años y musicalizados por Solano en una canción que dice tantas tristes verdades y que solo el a veces taciturno Niní Cáffaro ha podido cantar con el cachet que amerita y también Felipe Pirela, bolerista de la melancolía y la ausencia,  pudieron grabar y entonar. Me refiero a Si nadie amara, pieza excepcional en  el cancionero dominicano: ( Quién puede decir lo que es el amor / quién puede explicar lo que es un cariño /…De amor no se puede hablar, es imposible / basta que un deseo ardiente encuentre un alma…/ Amar como los pajarillos sin decir palabras / amar entregándolo todo sin pensar en nada…/  Más puede decir una lágrima o una mirada /La gloria delmundo se alcanza si el amor nos envuelven en su llama / todo es tan dulce y tan fácil, nada es imposible cuando a alguien se ama../Amar entregándolo todo sin pensar en nada / y el mundo estaría vacío si nadie amara). Juan Lockward con su Dilema (Qué dilema tan grande se presenta en mi vida / ella tiene otro hombre y yo otra mujer—/ Ella dice que me ama con pasión desmedida y yo la quiero con todo mi ser… / Señor, qué debo hacer, señor cómo podré resolver, este dilema tan cruel  si yo/ .  Flor de té, Cuando yo te olvide (…que quizás sea pronto / porque nada impide que el amor se canse de tanto esperar… / Y he de asegurarte que aunque yo te olvide tú nunca en la vida me vas a olvidar), Manuel Sánchez Acosta con Ven  (Ven, no te alejes de mi corazón / oye bien las palabras de amor que hay en esta canción… / Anoche soñé que estábamos tú y yo en París de luna de miel, era una parejita feliz… / Ven, no te alejes de mi corazón / oye bien las palabras de amor que hay en esta canción).

El bolero miente, afirma, niega o mira hacia el pasado. La balada puede también hacer estas cosas, pero es más amplia porque su mundo no es el de la cotidianidad sino el de las cotidianidades y en su ritmo han sido ajustados todos los tiempos.

Pienso muchas veces que el bolero es alienante, y cuando dije eso en un programa de radio mi queridísimo y siempre recordado amigo Jesús Torres Tejeda se sintió tan ofendido que milagrosamente no me retiró la palabra, pero durante nuestra larguísima am istad sin sombras siempre me sacó en cara ese concepto que he tenido del bolero.

Nada extraño es que alcohol y bolero vayan de la mano, como la bachata en la mesa del prostíbulo, vergüenza de aquellos tiempos, música de guardia y Radio Guarachita emisora de chopasy campesinos.

Estas han sido, por el momento, mis notas y divagaciones de hoy con las que solo pretendo expresar mi manera de ver la vida mediante la poesía en cualquier estadio. Son textos casi siempre carentes de rigor porque lo único que procuro con esto es dejar plasmadas algunas sensaciones de instantes en los que reflexiono o converso conmigo mismo, con las eternidades fugaces del bolero o con los rítmicos de la balada.

La próxima vez hablaré de la bachata o quizás de algunos merengues que son boleros, por lo que dicen y no por la manera en que lo dicen o son cantados y pretendo referirme, pero en serie, a la Nueva Vieja Ola y la manera en que influyó en mi generación y la anterior hasta el punto de que todavía somos muchos quienes escuchamos esas canciones, cuidado sicon más pasión que antes y en cada canción encontramos riquezas que antes no conocimos o no advertimos.

Entonces, ¿Julitro Deschamps o Felipe Pirela?

Me quedo con Chucho Avellanet, la Nueva Vieja Ola y Luisa María Guell.

Y aunque suene a bachata, siempre he creído ser auténtico aún en el error.

reyesvasquez23@hotmail.com

JPM/of-am

¡Comparte esta noticia!
0 0 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Maria Belén Chacón
6 meses hace

Esto no tiene desperdicio por ninguna parte, exelente redacción y mejor argumento. Un abrazo melómano.