OPINION: Certificados del BCRD y la nueva plataforma

imagen
EL AUTOR es contador público autorizado. Reside en Miami.

Si la tasa de interés real que el BCRD me paga por mis ahorros supera la tasa de rentabilidad promedio de la actividad económica y bancaria, lo más probable es que llegado el momento no me devuelvan mis ahorros a tiempo y devaluados por inflación real.
Cuando el BCRD se convierte en una gran aspiradora de ahorro a tasas de interés inconsistentes con el sector real de la economía, seguro que nos estamos metiendo de cabeza en un problema de solvencia a largo plazo.
Otro componente es el institucional que no es otra cosa que el riesgo institucional que asumo de prestar mis ahorros en un país con fuerte tendencia a pagar lentamente sus deudas.
Miremos el espejo de Argentina, donde tienen la triste historia de cargar con varios defaults, haber pesificado depósitos, confiscado ahorros en las AFJ Pensionales y confiscado activos con impuestos disparatados.
El riesgo institucional va de la mano de la calidad de sus gobernantes y de los problemas fiscales que tenga el tesoro.
A mayor déficit fiscal, mayor riesgo de confiscación o default de la deuda y recupero de mis ahorros.
En síntesis, a mayor riesgo institucional, mayor tasa de interés que pide el mercado, eso puede pasar en R.D.
con la tendencia alcista de altos intereses con baja presión tributaria.
De manera que estos componentes determinan la tasa de interés, con lo cual es un sofisma, creer que el BCRD puede fijar la tasa de interés bajita en el mercado. El sistema funciona justamente al revés.
Lo que sí puede hacer el BCRD es subir tanto la tasa de interés para generar un arbitraje de tasa, versus dólar que en algún momento termina abruptamente cuando inversores de altísimos riesgo dan vuelta la posición.
Ahora bien, de lo anterior podría concluirse que,  las diferencias entre el BCRD y el ala política populista del gobierno, son incompatibles.  Parece que el ala política del gobierno tiene razón al forzar la tasa de interés.
Pero es un error garrafal. Para mí ninguno de los dos tiene razón.
La baja de la tasa de interés no se traduce necesariamente en un aumento de la inversión, ni de las exportaciones por una suba del tipo de cambio.
Para que haya inversiones el gobierno tiene que mostrar señales más contundentes de avanzar en reformas estructurales y, sobre todo, en la cultura del trabajo formal. Nadie invierte para que luego venga el estado y se apropie vía impuestos confiscatorios del fruto de su trabajo para repartirlo entre vagos coge cheques que viven de la extorsión, juego al que el ala política del gobierno suele prestarse casi con pasión.
Las devaluaciones podrían mejorar algo las exportaciones primarias, pero en general actúan más como una barrera a las importaciones.
Finalmente, queda el gran interrogante de si el BCRD podrá bajar la tasa de interés sin que los tenedores de certificados abandonen su posición en esas letras y vayan al dólar.
Ya Valdez Albizu, el longevo gobernador que ha dado cátedras de saber mantenerse con muchos enemigos en contra, está previendo eso. Creo su plataforma con todos los entes que compran y venden dólares.
Felicito la Plataforma Electrónica de Negociación de Divisas del Banco Central y espero se registren y reporten las operaciones pactadas fuera de la plataforma.
Aclaro, no estoy pronosticando una corrida cambiaria, pero es claro que este juego de tasa, versus dólar acumuló un stock de Certificados de casi tres cuarto de un billón de pesos.
En lo personal, creo que, dejar escurrirse el aumento de la inflación poquito anualmente, no es lo correcto, sino anunciar un plan de ajuste fiscal completo, consistente y que genere confianza en la población.
 
 

[Mensaje acortado]  Ver mensaje completo



UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *