NY acoge primer festival de cine con drones

imagen
Una de las películas ganadoras del primer Festival de cine de drones grabó imágenes en Chernobyl.

NUEVA YORK.- Drones y polémica son dos conceptos que han ido demasidas veces juntos desde que empezaron a comercializarse estos vehículos aéreos no tripulados.

Al principio parecieron cosas de espías, luego se convirtieron en un juguete que acabó invadiendo la intimidad de terceros y acabó prohibiéndose su uso cerca de, por ejemplo, instalaciones policiales.

En Estados Unidos incluso estuvieron perseguidos por la Administración Federal de Aviación (FAA) hasta el pasado otoño.

Con la nueva normativa, comenzaron a llegar las peticiones de productoras que querían grabar películas y cortos utilizando drones. No es que fuera una novedad.

Skyfall, la última entrega de la saga de James Bond, ya utilizó está fórmula para filmar la escena inicial, una persecución en medio de una ciudad africana.

En Nueva York, sin embargo, fueron un poco más allá y decidieron crear el primer Festival de cine hecho con drones.

El pasado fin de semana 6 y 7 de marzo se pasaron las películas que participaron en el concurso y se eligieron los ganadores.

Las reglas eran simples: vídeos de máximo cinco minutos y con al menos el 50 por ciento de imágenes tomadas por un avión no tripulado. Se presentaron más de 150 proyectos, pero como sospechaban los organizadores, muchos de ellos eran de principiantes que daban sus primeros pasos en este campo.

Cuando el festival abrió sus puertas hace una semana en Manhattan, el jurado sólo valoró 35 películas, desde el sorprendente vídeo musical del grupo OK Go hasta una grabación en el Mont Saint-Michel, pasando por la lúgubre filmación de Chernobyl y su entorno casi 30 años después del desastre nuclear que arrasó la zona.

«Los drones puede ir a lugares donde la gente no puede llegar. yo mismo tengo un pequeño avión no tripulado que cabe en una mochila. Puedo llevarlo a la espalda, viajar a donde quiero y conseguir un material increíble», declaraba Randy Slavin, fundador del Festival.

Los drones se convierten, en esencia, en pequeñas cámaras voladoras, capaces de llegar a mucha altura o de entrar en sitios pequeños.

Aún así, siguen teniendo sus limitaciones como, por ejemplo, la calidad de imagen o la habilidad que se necesita para mantener el avión lo suficientemente estable como para mantener la cámara fija. Además, las baterías duran minutos y no horas.

La FAA está actuando con mucha cautela a la hora de conceder los permisos para grabar con aviones no tripulados.

Por eso las productoras de cine acordaron que los drones se utilizarían sólo en zonas cerradas, que no se grabaría de noche y que iban a superar ni los 400 metros de altura ni los 90 kilómetros por hora (57 millas por hora). Y, pese a todas las limitaciones, se pueden conseguir maravillas como estas:

El videoclip de la canción I won’t let you down, del grupo OK Go ganó el primer permio en la categoría de X-Factor.

Fueunte: LAVANGUARDIA.com

jt/am

Compártelo en tus redes:
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios