¡Mucho cuidado al viajar a Italia !

imagen
Inundaciones en la Plaza San Marcos, de Venecia

VENECIA.- Esta ciudad italiana -una de las mayores receptoras de turismo del mundo- volvió a verse afectada por mareas altas (Acqua alta) este domingo, mientras que varias regiones del norte de Italia siguen afectadas por las inclemencias climáticas, que duran desde hace unas dos semanas.

Diez días después de una serie de mareas altas inéditas desde hace varias décadas, Venecia conoció una nueva «Acqua alta», con un pico a 130 cm por encima del nivel medio del mar, pero lejos de los 187 cm históricos (nivel más alto desde 1966) del 12 de noviembre, que devastó la ciudad.

Imágenes de televisión mostraban gente en la famosa Plaza San Marcos, el punto más bajo de la ciudad de los Dogos, con agua sobre la rodilla.

Manifestaciones 

Por la tarde de este domingo, estaba prevista una manifestación a favor del colectivo «No Grandi Navi» (No a los grandes buques) para denunciar la inacción de las autoridades ante las calamidades que amenazan a esta joya, declarada patrimonio mundial de la Unesco.

«Salvar Venecia de los transatlánticos, del MOSE, del cambio climático y de su alcalde» es la consigna de esta reunión. Los organizadores reclaman desde hace años que se prohiba a los buques de crucero circular por la laguna.

Los manifestantes exigen también una moratoria sobre el proyecto MOSE (Moisés en italiano, pero aquí acrónimo de Módulo Experimental Electromecánico), el sistema antiinundación todavía en construcción.

MOSE, lanzado en 2003 y retrasado por defectos e investigaciones por corrupción, se apoya en 78 diques flotantes que se levantan y bloquean el acceso a la laguna en caso de subida de las aguas del Adriático, hasta tres metros de altura.

Recientes pruebas permitieron identificar vibraciones y óxido, pero, según el gobierno, está «listo al 93%» y se completará en la primavera (boreal) de 2021.

Las inclemencias climáticas azotan a todo el norte de Italia. Piamonte sufrió intensas lluvias y la situación más crítica es en la región de Alessandria (al sur de Turín), donde 200 personas tuvieron que ser evacuadas y 600 quedaron aisladas tras el desbordamiento de varios ríos. Según los medios de comunicación, una mujer habría desaparecido.

Liguria seguía en alerta roja con aludes de lodo que provocaron el cierre de la autopista entre Génova y Ventimiglia, en la frontera francesa.

Más al norte, en el Valle de Aosta, 500 personas también fueron evacuadas tras el cierre de varias carreteras regionales debido a los grandes riesgos de avalanchas.

JPM/of-am

¡Comparte esta noticia!
  Suscribir  
Notificar a