Las postales llegaron de Atlántida 

imagen
El autor es escritor. Reside en Montevideo

MONTEVIDEO, Uruguay- Mandar postales a familiares y amigos fue una tradición de los que viajaban a otras ciudades y países. Era un placer recibir o mandar una postal a personas queridas desde el lugar donde nos encontrábamos; hacerlas partícipes de vivencias, placeres y experiencias viajeras.

Hoy, el modo de comunicación instantánea introducido por el internet ha desplazado esa costumbre y hay que ser ratón de biblioteca para encontrar una postal en librería.

En estos días de pandemia, fui sorprendido por el poeta Aldo Solé Obaldía (Florida, Uruguay, 1973) quien, en un acto que se llevó a cabo en un pequeño restaurant en las proximidades de Tres Cruces, centro de Montevideo, me entregó una postal de fondo rojo, con letras blancas, sepias, y con un sello de la Mona Lisa, con una mujer japonesa en la portada, tapándose el sol con una sombrilla; con caracteres de la lengua del país de Haruki Murakami y un título en letras sepias: “kiseki”.

Abrí la postal y era un libro con los recientes poemas de amor de Aldo Solé Obaldía, ilustrado con las fotografías de un kamikaze de los de las guerras del Medio Oriente; una reunión de generales del alto mando de los Aliados tomando té a la orilla del Rin durante la Segunda Guerra Mundial;  y de un Samurai forrado de espadas y puñales, pronto para un harakiri.

El primero, de los 10 poemas que contiene el libro, es Kamikaze, en el que retrata la existencia de un amor devorado por el pasado, después de una batalla de “heroico final”.

Son poemas breves, como debe ser en una postal de poesía donde todo se resume, hasta meses y años; para llevar en la cartera o en el bolsillo y repetir lecturas en cualquier lugar donde dispongamos un minuto de tiempo.

Algunos de los poemas tienen cuatro versos; el único extenso es Chadó  (poema de 68 versos).  Es un poema que entrecruza la guerra con el amor, donde el amante queda indefinido entre fuegos cruzados. El poeta pregunta: ¿“Qué hago yo a orillas del Rin tomando el té? Y en seguida vuelve a preguntar:  ¿Será que/aún sin querer ser héroes/todos tenemos una guerra en la que querríamos/morir?

En Kiseki el protagonista es el amor, tonto, irracional y turbulento como en la guerra. El poema Hiroshima es una muestra. En el imaginario del poeta Aldo Solé Obaldía, entre Hiroshima y Nagasaki transcurren 17 años durante los cuales murieron las palabras para volver a vivir

Llevar un libro como si fuera una postal a la que hay que ver, analizar, volver a leer, ponerla en descanso, mostrarla y volver a leerla, es un encanto. A mí me encantó la idea de esta colección y me recordó mi primer libro, “Corazones Golpeados”, publicado en una colección similar.

El libro Kiseki, de Aldo Solé Obaldía, ha estado a cargo de “Solazul Ediciones 2021, en su colección “Postales de poesía”.

Una nota de contratapa nos avisa que “En clave de una legendaria historia de amor, Aldo Solé nos plantea un viaje misterioso /…/ Un concepto se repite en cada poema como clave para descifrar una encrucijada”.

Durante el lanzamiento estuvimos compartiendo con Diego Techeira, el presidente de la editorial, y en ese momento conocimos el impresionante catálogo que incluye a Washington Benavides, Cavafis, Raúl González Tuñón, T.S. Eliot y Fernando Pesoa, Roberto Mascaró y el mismo Techeira, entre otros respetables nombres. Y allí está escrito con letras sepias el de Aldo Solé Obaldía, el poeta, historiador, narrador y docente que se niega a vivir en la capital y desde hace años se encuentra radicado entre su nativa Florida y la chica ciudad balneario de Atlántida,

 rafaelpineda67@gmail.com

JPM

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
2 Comments
Nuevos
ViejosMas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Maria Belén Chacón
Maria Belén Chacón
1 mes hace

Exelente poeta, leerte es un deleite.

ASURBANIPAL
ASURBANIPAL
1 mes hace

Esas son semblanzas de una epoca en que la cultura , crica el pensamiento profundo eran la pauta ahora con la gran cantidad de informacion la superficialidad es la regla ,las casa editoriales se sustituyen por plataformas informaticas, en Republica Dominicana las librerias se sustituyeron por centros de degustacion de vino en la pasada administracion del PLD.