Las máscaras para quedar bien con dioses y diablos

imagen
LA AUTORA es periodista. Reside en Santo Domingo.

Las apariencias, esas máscaras que hay que proteger bien del polvo y del deterioro, nos modelan, nos crean un mundo en  el que hasta asumimos cierto el montaje, en esa trama en la que representamos  papeles según la cantidad de guiones.

Así, pregonamos cosas en público que rechazamos en privado y muchas viceversas más, o en ese afán de estar con Dios y con el Diablo o en plural, cambiamos de opinión con el ambiente, tan camaleónicos

Ojo, como no es tan fácil a veces sostener tantos roles, de cuando en vez dejamos señales del desgate y poco a poco nos descubrimos con todas nuestras ambivalencias

Ocurre en todos los campos del diario vivir. Postura fomentada por la obsesión de ser aceptados y/o por el temor al rechazo, cuestiones parecidas pero no idénticas y por el interés de sacar provecho. Sí,  también.

Así construimos una sociedad de ideas falsas ambiguas, estériles y enseñamos a los que nos preceden a trillar ese camino de inestabilidad que solo atasca.

En la política, en la escuela, en la familia, en el barrio, los temas espinosos los manejamos de acuerdo con el público que presencia nuestra puesta en escena, con un histrionismo que dependerá del talento para sustentar ese personaje.

Esa capacidad de histriones determinará nuestro éxito y constituirá  un riesgo o una ventaja, nos catapultará o nos derruirá pero sea lo que sea, al final solo quedará nuestra conciencia para mortificarnos o ni eso,  si nos hemos sumergido tanto en el papel que nos lo creímos.

of-am

Compártelo en tus redes:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Hi Camilo
Hi Camilo
1 Año hace

el artículo es un retrato hablado del comportamiento de persona en la vida cotidiana, es lo podría llamar doble cara, esto ocurre por miedo a que te señalen, mantienen una posición a lo interno y otra en la calle, siempre lo puedo interpretar en los políticos que ante asumieron una linea y despues caminan a otra muy diferente, a lo mejor confunde, no se si ese comportamiento lo lleve al éxito, si lo miramos con detenimiento es el puro fracaso.