La pista está caliente

imagen
EL AUTOR es ministro cristiano. Reside en La Vega.

En muchas ocasiones el hombre se ha encontrado con situaciones difíciles, en cuyo momento expresa que «la pista está caliente». En otras ocasiones, expresa lo contrario, gozo, alegría como en el caso de los que bailan en una pista, y que disfrutan ese momento. A pesar de ser circunstancias diferentes, esta expresión es capaz de describirlas correctamente. y el interlocutor entender la magnitud del acontecimiento expresado. Esto nos dice que tanto el emisor como el receptor de la expresión, previamente la conocían.

Hay verdades muy comunes en la vida del ser humano, que lo describen tal como es y aún a la sociedad. No hay mucha diferencia entre las personas de un conglomerado, son más iguales que lo que muchos piensan. Una familia es conocida no solamente por el apellido, sino también por la conducta de ella. Por eso, cuando los fariseos llevaron ante Jesús a una mujer encontrada en el acto de adulterio, él dijo a ellos: «El que de vosotros esté sin pecado sea el primero en arrojar la piedra contra ella» Jn. 8: 7.

El ser humano es perfecto en su condición física y única, pero es imperfecto en relación a los demás y al conjunto de principios y valores que lo forman en una sociedad determinada. Esa imperfección inicia y fluye desde la sociedad misma, la cual a pesar de tener un marco de conductas, en ocasiones se «hace de la vista gorda,» dejando pasar situaciones que después no puede controlar, como expresa el dicho «árbol que crece torcido, nunca sus ramas endereza». Esa realidad se da en la persona con tal, y en la sociedad; de ahí, la imperfección individual y social.

En la Biblia, encontramos que todo ser humano es Pecador, es decir violador de la palabra de Dios. El apóstol Pablo escribió: «Porque no hay diferencia, por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,» Rom. 3: 23. Algunos judíos, en los tiempos de Cristo, se consideraban los impecables, pero Jesucristo los acusó a todos como pecadores, diciéndoles: «Os digo: No, antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente» Lc. 13:3, 5.

Además, el Espíritu Santo, a través de Pablo, acusó a judíos y gentiles de pecadores, cuando el apóstol escribió: «¿Qué, pues? ¿Somos nosotros mejores que ellos? En ninguna manera; pues ya hemos acusado a judíos y a gentiles, que todos están bajo pecado. Como está escrito: No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno»…» Rom. 3: 9- 12.

La pista está caliente, pues el hombre ha hecho de nuestro habitat, un medio difícil de habitar. La temperatura en la zona del Caribe, como en otros lugares, tal como Nueva York, han superado grados de records, en los últimos años. Esto es el cumplimiento apocalíptico, causado por el hombre. Las profecías se cumplen, sin que Dios las force a cumplir, sino que el hombre por sí mismo las cumple. El problema está en que el comportamiento humano ha dañado el medio, por su avaricia, dejadez y vanidades.

Los hombres están experimentando, para algunos, el antesala del infierno. Se ha querido negar el infierno, unos hablando del amor de Dios, el cual no es posible que haga un infierno para sus criaturas desobedientes e incrédulas; otros, dicen que es para meter miedo y manipular a las personas y; Otros tienen otros decires. Pero la pista está cada día más caliente, lo cual, para el entendido sabe que el Sol, fue creado por Dios, y da calor. No dude, pues,  ya que existe un infierno de fuego, y hay que evitar ir a ese lugar.

La pista está caliente, o el hombre cambia su conducta, o cada día irá de mal en peor. La sociedades están cada día empeorando las conductas de sus integrantes, puesto que los principios chocan con los valores sociales. Los valores de las sociedades son dinero, poder, placer, vanidades, entre otros, los cuales se imponen como algo correcto, pues se ven normales. De ahí que, las iglesias y demás religiones han perdido espacio social, y algunas han perdido el rumbo de Dios. Si se sigue complaciendo a las sociedades en sus desviaciones, a Sodoma y Gomorra se llegará en sus resultados final.

Dios nos ama, y como seres pensantes, podemos enfriar la pista, a través de cambiar los valores sociales, e inventar sociedades basadas en el amor, el respeto, la bondad, la misericordia, la justicia, la paciencia, la honradez, la sinceridad, la fidelidad, entre otros valores y que éstos respondan a principios cristianos. Solo Dios, tiene el conocimiento perfecto y la dirección correcta para el hombre. Como expresó el salmista:»Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican; si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guardia» Salm.127:1.

of-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

3 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *