La música y su influencia en el desarrollo del niño y adolescente

imagen
La autora es sicóloga. Reside en Santo Domingo.

POR YESMIN MAYER

¿Estamos prestando atención a los contenidos de las canciones que escuchan nuestros adolescentes?

Resulta muy interesante, llamativo y hasta perturbador, los contenidos expresados en algunas canciones, en especial las denominadas del género reggaetón, es realmente inquietante, desde contenido que promueve la violencia, el sexismo y la hipersexualización de niños, niñas y adolescentes, siendo estos últimos la población que más escucha este género.

Centrando nuestra atención en la adolescencia, la OMS define la misma como un periodo de transición de crucial importancia, que se caracteriza por un ritmo acelerado de crecimiento y cambios. Esta fase de crecimiento y desarrollo viene condicionada por diversos procesos biológicos que son prácticamente universales, y a su vez por una transformación en las esferas sociales y emocionales que conlleva un progresivo estado de madurez y consolidación de la personalidad.

Las características del desarrollo psicológico y social en la adolescencia son el resultado de la interacción entre el desarrollo alcanzado en las etapas previas del ciclo vital, factores biológicos inherentes a esta etapa y la influencia de diversos determinantes sociales y culturales, entre estos determinantes culturales podemos considerar la música.

La influencia de los factores sociales y culturales a los que son expuestos los adolescentes, ejercen una función importante en la formación de su personalidad, siendo una realidad que la búsqueda de la identidad se impone como una necesidad en esta etapa.

Según el psicólogo Erick Erikson quien creó la teoría del desarrollo psicosocial, durante la adolescencia se configura una concepción coherente del yo formada por metas, valores y creencias con los que la persona se compromete de manera firme, es decir que su yo o su personalidad se empieza a configurar y solidificar.

De acuerdo a Erikson (1950), el esfuerzo por darle sentido al yo es parte de un proceso sano que se construye sobre las bases de los logros conseguidos en etapas anteriores (la confianza, la autonomía, la iniciativa ) y que coloca los cimientos para enfrentarse a los retos de la vida adulta, en este sentido el tipo de influencia que reciben los adolescentes va formando y configurando su personalidad y por consiguiente  formará parte de los principios que más tarde pondrán en práctica en su vida diaria, estas influencias pueden ser positivas o negativas.

Todo lo antes expuesto nos permite considerar cómo los adolescentes de nuestro país están siendo expuestos de manera constante a un contenido musical muy poco filtrado, estos contenidos están a disposición incluso de niños y niñas, imponiendo y promoviendo en ellos una cultura que suscita tres cosas fundamentales: la violencia, el sexismo y la hipersexualización. La pregunta es ¿Quién hace algo para que esto se detenga?

Es importante entender que gran parte de este contenido educa la mente de nuestros niños y adolescentes, adoctrinando en cierta forma sus pensamientos y configurando en ellos estilos de relacionamiento que más tarde se manifestaran en las distintas esferas de sus vidas, esto se acentúa cuando los mismos no cuentan con familias que les inculcan valores sólidos, como el respeto, el amor a los demás y la necesidad de esforzarse para obtener lo que deseamos en la vida.

Algunas de estas canciones de amplio contenido violento e hipersexual, promueven la discriminación a la mujer, y en algunos casos su cosificación, donde la mujer es vista como un mero objeto sexual, y solo se encuentra disponible y apta para la satisfacción sexual, asimismo se promueve el materialismo, el amor o apego a bienes materiales, que poco tienen que ver con la felicidad  real y una realización personal verdadera, sembrando en los adolescentes una “necesidad” en cierto punto ilusa e irreal de que al obtener estos bienes, carro, casa, etc. Serán completamente felices.

En general todos los antivalores habidos y por haber son sembrados como “valores” adecuados y óptimos, aceptables y típicos, no he de extrañarnos que el pensamiento de gran parte de nuestros adolescentes dominicanos  se centre en estos temas, el sexo, la violencia y el materialismo, promoviendo en ellos un pensamiento simplista de la vida.

Es tiempo de detenernos a pensar ¿Qué estamos haciendo para que esto cambie? ¿Quién velará por el cuidado de las mentes en desarrollo de nuestros niños y adolescentes? ¿Quién guardará sus corazones?

La reflexión final es esta, es tiempo de que los padres y tutores pongan atención a esta problemática, es tiempo de pensar ¿Qué están escuchando mis hijos? ¿Qué está promoviendo esa canción que escucha? En muchos casos nos daremos cuenta que lo promovido es totalmente opuesto a los valores que los padres intentan inculcarles a sus hijos en el hogar. Analízalo ¿Será que estos contenidos musicales están adoctrinando la mente de nuestros niños y adolescentes?

Pero ante esta realidad, ¿Qué podemos hacer?

-Orienta a tus hijos para que no escuchen estas canciones, explícales el por qué, no solo les prohíbas escucharlas, concientízalos, es probable que te tome tiempo, pero valdrá la pena

-Realiza el ejercicio de analizar junto a ellos el contenido o las letras de las canciones, permite que por ellos mismos aprendan el arte de discriminar lo que cantan, esto les permitirá con el tiempo desechar todo contenido basura por si solos

-Conversa con ellos sobre los efectos negativos que tiene escuchar este tipo de canción, y las consecuencias que puede traer a sus vidas si la consumen, de esta forman tendrán una mayor conciencia y adoptaran con mayor facilidad tu consejo

¡Al principio puede ser difícil, pero más adelante tus hijos te lo agradecerán!

yesmin.meyeracta@gmail.com

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
0 Comments
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios