La Ley de Partidos, vista desde el exilio económico

Duró mas de veinte años en las complicadas “jurunelas” de un edificio de la Feria de la Paz, llamado Congreso Nacional. Desde aquí, como es natural, pensábamos que eso era debido a la lentitud, el “desajilo” o la vagancia de un Estado que está acostumbrado a que lo asalten cada cuatro años. Porque eso que le llamamos “elecciones”, no es mas que el asalto del poder, por una nueva pandilla o por un sector opuesto de la misma pandilla; lo que por allá le dicen “las tendencias” dentro de los partidos.

Recuerden las tendencias de don Antonio, de Jacobo, de Peña Gámez, de Salvador. Las de Balaguer no las miento, porque el viejo zorro las mataba desde que sacaban la cabeza (Julián Pérez, Gómez Bergés, Álvarez Bogart, Jacinto Peinado) Y las mas modernas de Hipólito, Abinader, Leonel y Danilo. No considero las tendencias danilistas, porque esos se juntan todos y no “sacan una gata a mear”, como dicen en mi campo              .

Mirándolo fríamente, la nueva Ley de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos (Ley 38-15) es un paso gigante para desarticular las aspiraciones de los candidatos de partidos pequeños en el Exterior y el fortalecimiento abusivo de los partidos de agendas tradicionales (mayoritarios) fuera del país, o sea, es un paso hostil, con régimen dictatorial en pleno siglo XXI.

El gobierno de turno controla el esqueleto general del Estado, de manera que siempre está enfocado en diseñar planes, agendas y leyes a sus medidas, sin importar lo negativo que resulte para el pueblo en general y sus adversarios en particular.

Su “finca del Exterior” ya la tienen asegurada, supuestamente y por tal motivo, les dejaron ese pantanal a los partidos políticos, para que sean ellos que elijan sus candidatos, sin importar el método, ya sea por señalamientos o elecciones primarias. Evidentemente, nosotros no les importamos nada en absoluto al Estado dominicano, para estos asuntos, aun siendo (la comunidad residente fuera del país) parte esencial y determinante en la economía nacional.

En estos momentos, los candidatos a Diputado de Ultramar pertenecientes a partidos pequeños, tienen cero posibilidades de salir gananciosos en las elecciones del 2020, a menos que sea el PDI y un fenómeno de candidato conocido como Ramfis Domínguez Trujillo.

Al flamante Congreso Nacional dominicano -dominado por los llamados partidos mayoritarios- no le ha dado la gana de acompasar la Ley Electoral existente con el texto constitucional, en la manera de cómo se seleccionan los candidatos y se eligen a todos los diputados, sin excluir a los del Exterior.

En su lugar, deja en manos de las direcciones de los partidos políticos la selección de los candidatos y de la Junta Central Electoral, la aplicación del mecanismo para determinar quiénes serían los ganadores. El método D’Hondt asigna el número de diputados a cada partidos, pero el ganador no lo será el “mas votado” por el pueblo sino, el que encabece la lista suministrada por el partido.

No hay dudas de que este sistema montado por el Congreso y la JCE, es un vulgar abuso, en contra de sus propias gentes que tantísimo les aportamos a la nación. Ellos se aseguran de tener el control de los que puedan representarnos, un derecho que legítimamente corresponde a la comunidad votante.

Si echamos un vistazo al pasado, podremos observar cómo estos personajes (del Gobierno) nos toman a nosotros por el cuello y nos impiden ejercer la democracia con libertad; primero establecieron que, cada votante del Exterior debía registrarse donde vivía, para poder ejercer el derecho a votar; luego cambiaron a que, cada persona portadora de una cédula dominicana ejerciera su sufragio en cualquier colegio electoral sin importar dónde vive; y ahora resulta que, para poder votar, tenemos que registrarnos y/o empadronarnos previamente y en cada elección.

¡Qué maldito relajo tienen y usan estos malvados! para jodernos y ridiculizarnos electoralmente. Es hora de que nos empoderemos firmemente de valores y defendamos los derechos que como ciudadanos dominicanos que somos, al igual que ellos, nos corresponden.

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

0 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *