José D. Valverde: Un cotuisano poco mencionado, pero con sus huellas

imagen
El AUTOR es periodista.

Aunque es señalado como “santiaguero”  por ser un influyente y trascendente ciudadano que se destacó en Santiago de Los Caballeros, José Desiderio Valverde podría ser considerado “cotuisano” porque, según la historia dominicana;  fue el primer constituyente (diputado) representante de Cotuí ante el congreso de San Cristóbal para la primera constitución del 6 de noviembre del 1844.

Estuvo en la célebre batalla del 30 de Marzo, derrotando a los haitianos que pretendían ocupar el Cibao, y tomó parte en la de Sabana Larga, en 1856, en la que fue ascendido a general por sus intrépidas actuaciones.

Fue jefe de la gloriosa revolución liberal del 7 de Julio de 1857, desde cuya fecha asumió la Primera Magistratura del Estado hasta el 31 de agosto de 1858, día en que depuso el mando, obligado por la contrarrevolución que encabezó el general  Pedro Santana”.

Vetilio Alfau Durán, uno de los más importantes historiadores e investigadores dominicanos refiere en sus anotaciones que estando en Cotuí regaló un puñal de piedra, obra de los indios, a Fernández Castro, que en sus exploraciones científicas pasó por aquella común en 1862 y que el cinco de noviembre de 1844 vendió unos terrenos en el lugar llamado “Árbol gordo”.

Fue alcalde en este municipio en 1871 y llegó a ocupar una cartera en la administración de Cesáreo Guillermo.

Con estas pequeñas pinceladas históricas, hoy 6 noviembre fecha en que hacen ya 174 años de la promulgación de nuestra primera constitución nacional: “loor” a nuestro héroe quien a pesar de haber colaborado con la administración española, al volver a integrarse la isla con España, no se puede dejar a un lado que entre sus mejores aportes a la patria se le atribuye haber reorganizado la administración pública, mejorar el sistema monetario y reorganizar el ejército nacional.

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.