Indiferencia frente a los feminicidios

imagen
EL AUTOR es abogado. Reside en Panamá.

La sociedad dominicana ha llegado a un nivel de indiferencia, que nada la conmueve, se ha perdido el sentimiento de asombro frente a los desgarradores hechos de violencia, que constantemente sumergen a las familias en el dolor y la angustia.

La corrupción rampante imperante en el país, ha dado como resultado, una inversión de valores en que nadie se conduele por el dolor ajeno, ni reacciona ante atrocidades, como los asesinatos de madres, suicidios de padres que dejan hijos huérfanos de ambos progenitores y familias destrozadas.

Según los analistas que estudian este flagelo, entre los elementos que engendran la violencia que termina en los feminicidios, está el machismo que ve a la mujer como un ser inferior, como un objeto de posesión. Esa mirada de superioridad termina en la repugnante violencia intrafamiliar.

Otro elemento es el entorno social. El criminólogo y sociólogo italiano Enrico Ferri (1856-1929) en su obra: “La teoría de los factores determinante del crimen” afirma que la injusticia social, es uno de los principales factores, que inducen al crimen.

De acuerdo al autor, si el Estado es injusto, los delitos se incrementarán. Si el sistema no crea empleos, si no hay seguridad social, si los programas de gobierno no benefician a las grandes mayorías, lo que estará haciendo el Estado es crear un caldo de cultivo para la criminalidad y la delincuencia.

Señala Ferri, la carga social en la estructura social, también es causa de violencia. En un ambiente cargado de dificultades, donde la justicia no funciona, el riesgo es mayor de que una mujer sea víctima de violencia con riesgo de feminicidio, que otra mujer en un ambiente sin ese caldo de cultivo.

Esta teoría es confirmada al comparar los niveles de violencia contra la mujer, entre los países desarrollados y los subdesarrollados donde según las estadísticas la tasa de violencia intrafamiliar es mayor.

Un estudio de Participación Ciudadana, basado en las estadísticas provista por el gobierno entre los años 2005 hasta 2018. Establece que desde el año 2005 (año que la CEPAL inicia la recolección de las estadísticas de feminicidios) hasta el año 2010, nuestro país se ubicó continuamente con la mayor tasa de feminicidios y asesinatos de mujeres de la región, con un promedio de 4 asesinatos por cada 100 mil mujeres.

https://observatoriojusticiaygenero.gob.do/documentos/PDF/publicaciones/Lib_La-Violencia-de-Genero-en-la-Rep%C3%BAblica-Dominicana-.pdf

Según datos de la Procuraduría General de la República, en 2017 se sometieron 59,391 denuncias de violencia de género y 5,808 de delitos sexuales, y se emitieron 17,148 órdenes de protección. Pero solo el 4% de las denuncias llegó a los juzgados y apenas el 2% terminó con una sanción penal.

La inseguridad ciudadana, ha provocado un aumento del uso de armas como medida de protección, que muchas veces son utilizadas en contra de la pareja y para cometer suicidios.

Nuestro país solo cuenta con una ley de primera generación, que es del año 1997 y fue muy importante en su momento, pero más veinte años de vigencia la hacen obsoleta.

La epidemia de asesinatos de mujeres, requiere de acciones urgentes, de una revisión y modificación de la ley, para adecuarla a los nuevos tiempos, hace falta el aumento de la pena y eliminar la posibilidad de conciliación entre víctima y agresor.

Urge que el gobierno inicie una campaña coherente a través de los medios de comunicación y las redes sociales para promover el respeto al derecho de la mujer.

Eliassam16@hotmail.com

JPM

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.


UNETE A LA CONVERSACION

2 Comentarios
Click para o Crear tu cuenta para poder comentar
Publicar Comentario
Escriba un maximo de 400 caracteres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *