Globalización, nuevo orden mundial y derechos humanos (II)

imagen
El autor es antropólogo. Reside en Nueva York

POR FELIX REYES

En el mes pasado, una de las noticias políticas que dominó los diferentes medios en Latinoamérica fue el triunfo del candidato izquierdista César Bernardo Arévalo en las elecciones presidenciales celebradas en Guatemala. Tan pronto se conoció esta noticia, gobiernos de todo el mundo emitieron declaraciones felicitando al nuevo presidente.

Entre los gobiernos que felicitaron al presidente Arévalo, se destacó el norteamericano, el cual, además, formuló serias advertencias acerca de los intentos de algunos sectores políticos de, mediante acciones judiciales, socavar la voluntad de la población guatemalteca expresada en las urnas.

Esta actitud del gobierno norteamericano de defender la elección de un presidente izquierdista, como fue también el caso de la defensa de la elección del presidente Lula en Brasil, expresa la coherencia del Partido Demócrata con el principio de defensa de la democracia, sin importar a quien se esté defendiendo.

La coherencia del Partido Demócrata en defensa de los principios democráticos  puede ser ilustrada con el hecho de que, al defender al presidente Lula no importaba que, como era de esperar, la política internacional del Brasil estuviera más alineada con la de los gobiernos de la República Popular China y la Federación Rusa; estados, que en estos momentos son los principales rivales del gobierno norteamericano en el terreno internacional.

Por igual, ilustra el hecho de que también es previsible que el nuevo gobierno del presidente Arévalo esté más abierto a la posibilidad de establecer relaciones diplomáticas con China, profundizando el aislamiento de Taiwan, país que, hoy más que nunca, se encuentra en peligro de ser agredido.

En cambio, aunque también felicitó al presidente electo, el gobierno de la República Popular China no hizo ninguna declaración para que se respetaran los resultados de esas elecciones.

También en sentido contrario, ha sido notorio que algunos gobiernos autoritarios de países latinoamericanos, como los de Cuba, Nicaragua y Venezuela, solo felicitaron al nuevo presidente de Guatemala porque tienen la expectativa de que este nuevo gobierno les será afín; a pesar de que ninguno de ellos fue muy vocal en su defensa, antes, en medio  y posterior a las elecciones, cuando ha sido acosado mediante procedimientos judiciales para impedir primero su triunfo electoral y después su asunción del gobierno.

La razón de la actitud de estos gobiernos autoritarios es sencilla: ninguno de ellos tiene moral para criticar lo que ellos mismos hacen consuetudinariamente en sus países. Sería muy incoherente que hicieran lo que constantemente rechazan al gobierno norteamericano cuando este critica sus violaciones a las normas democráticas, interpretando de manera acomodaticia el principio de soberanía de los estados, para argumentar que las elecciones y todo lo relacionado a las fuentes legítimas del poder son asuntos internos de cada país.

Es decir que, según estos gobiernos, son ilegitimas las advertencias del gobierno norteamericano a los sectores que pretendían, mediante argucias judiciales, socavar la democracia en Guatemala, pues constituyen intervenciones en los asuntos internos de ese país.

En efecto, siguiendo la lógica de esos gobiernos, si prosperan los intentos para impedir la asunción de Bernardo Arévalo  como presidente de Guatemala, la comunidad internacional, en particular los gobiernos latinoamericanos, deben aceptar esa realidad, pues se trata de asuntos relacionados a la soberanía sobre los que ningún otro país ni organización internacional, como la OEA, tienen derecho a intervenir.

No en balde, son precisamente estos gobiernos los que se han esforzado en que la Organización de Estados Americanos (OEA) pierda relevancia, ya que en su Carta Constitutiva se establece como condición indispensable la democracia representativa como fuente legitima del poder y el respeto de los derechos humanos fundamentales, entre los que destacan la libertad de opinión y de asociación, derechos que son permanentemente violentados por estos gobiernos.

Esto nos lleva a pensar sobre los peligros que para la estabilidad democrática y el respeto de los derechos humanos  existen en estos momentos en la región latinoamericana.

En un anterior escrito expuse mi preocupación de que, contrario a la tendencia predominante entre muchos comunicadores que celebran la emergencia de un nuevo orden mundial, de un mundo multipolar; este en realidad puede traducirse en un mundo con menos libertad, un mundo con menos democracia, un mundo con menos respeto de los derechos humanos.

Y es que la multipolaridad, aunque no negativa en sí misma, es decir, concebida en abstracto, sí lo es en la forma en que actualmente se presenta. Una forma concreta de multipolaridad en que para el nuevo polo de poder (China y Rusia principalmente) los valores y las instituciones democráticas son sus enemigas.

El hecho de que ese nuevo polo de poder sea enemiga de las instituciones democráticas  influye en una mayor propensión de diferentes actores políticos (partidos, grupos militares)  en Latinoamérica y otras partes del mundo a violentar las normas democráticas, a pretender eternizarse en la dirección del Estado como ocurre en Cuba, Venezuela y Nicaragua, o derrocar gobiernos democráticamente electos, como hoy ocurre en algunos países del Sahel africano (Níger, Burkina Faso, Chad).

Todos estos hechos tienen en común que se apoyan en la multipolaridad emergente.

Aunque actualmente, por suerte, en nuestro país no existe peligro de que, apoyándose en esa multipolaridad, aumenten su influencia actores que pongan en peligro las instituciones democráticas que dificultosamente hemos estado construyendo durante casi seis décadas, es conveniente identificar en qué medida la agenda de algunos de los defensores de la multipolaridad coincide con un proyecto de país con menos libertad.

jpm-am

Compártelo en tus redes:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
5 1 vota
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
13 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Lenfi1
Lenfi1
10 meses hace

ya me llegó mi nombramiento comocomisario político del gobierno mundial no hay pa” nadie

Henris Gonzalez
Henris Gonzalez
10 meses hace

los dictadores de cuba, nicaragua y venezuela saben que no tienen ningun amigo en arevalo, super educado, hijo de un presidente de centro-izquierda que cree en los derechos a la propiedad, que condeno la agresion de russia a ucrania y cree firmemente en el bienestar de su pueblo.

Karen Alga
Karen Alga
10 meses hace

cual será el misterio que este señor no escribe de la política local, es que tiene miedo de que se le vea el refajo?

Bertilio Ozuna
Bertilio Ozuna
Responder a  Karen Alga
10 meses hace

pero la unica que no le ha visto el refajo eres tu, ese tipo vive en nueva york y es un globalista que vive alabando a biden y criticando a trump, el no habla de politica local porque todos sus lideres tienen expedientes en la procuraduria, tremendo charlatán el antropólogo, digo sin ofender

Freddy R Duarte
Freddy R Duarte
10 meses hace

muy buen artículo

Enemencio
Enemencio
10 meses hace

tiene razón cuando dice que esos gobiernos no tendrían moral para criticar lo que intentan hacer contra arévalo, pues es lo mismo que hace maduro contra maria corina machado en venezuela y ortega contra cientos de opositores en nicaragua.

Polin
Polin
10 meses hace

este chamaco solo escribe en contra de los únicos países que se han liberado del imperio yankee.

Henris Gonzalez
Henris Gonzalez
Responder a  Polin
10 meses hace

diablo, tu comentario es una joya de museo. hace mucho que no veia comentarios emitido por un dinosaurio de la prehistoria. «liberado del imperio yankee»? ademas de anticuado es humorista. cuba, venezuela y nicaragua son ejemplos de como se vive en el siglo xix.

Polin
Polin
Responder a  Henris Gonzalez
10 meses hace

ah, entonces aparece otro defensor del imperio yankee. el mismo imperio que nos invadió en 1916 y el 1965z

Bertilio Ozuna
Bertilio Ozuna
Responder a  Polin
10 meses hace

no le haga caso que ese gonzalez siempre vive hablando de la que pica el pollo…el defiende a usa porque le dan sus cupones

Karen Alga
Karen Alga
Responder a  Henris Gonzalez
10 meses hace

hermano actualícese, déje ese discursito antiimperialista, que me parece estar en 1975, gracias los idiotas izquierdoides es que perduran los maduro, y los ortega, verdaderos tiranitos y verdugos de sus pueblos