Errores conceptuales y otros gazapos en la prensa dominicana

imagen
El autor es profesor universitario de Lengua y Literatura. Reside en Santiago de los Caballeros 

En la prensa dominicana son muchos los gazapos, errores conceptuales y gramaticales que con muchas frecuencias se publican. Entre los más comunes de esos yerros, merecen citarse el uso de frases pleonásticas, ambiguas y discordantes; así como el uso indebido de los signos de puntuación. Para ilustrar, bastan solo algunos ejemplos:   

  1.  “Provincia de Moca”.  

Un día de estos enciendo el televisor y en el programa de noticias que se trasmitía por uno de los canales locales (Santiago) se informa que: “Residentes en la provincia de Moca se quejaron por el alto precio de las facturas de la energía eléctrica…”   

¡Provincia de Moca!, repetí con inevitable asombro. Y es que con ese nombre, Moca, solo conozco el municipio principal, capital o común cabecera de la provincia Espaillat, vale decir, no tengo conocimientos de que alguna provincia de la República Dominicana se llame así.   

  1. El siempre tormentoso “su” posesivo. 

En uno de nuestros más leídos diarios digitales se lee lo siguiente:  

«Un hombre mató a balazos a su suegro y a su hijastra la madrugada de este lunes…»   

¿Hijastra de quién era la joven asesinada, del suegro o del hombre asesino? En el citado texto noticioso es notoria   la ambigüedad o ausencia de claridad.  Para evitar esa ambigüedad o garantizar la claridad, lo apropiado habría sido escribir:  

a) «Un hombre mató a balazos a su suegro y a la hijastra de este (del suegro) la madrugada de este lunes…»  
b) «Un hombre mató a balazos a su suegro y a la hijastra de aquel (del hombre) la madrugada de este lunes…»   

La misma ambigüedad está presente en el siguiente titular: «Haitiano mata la dueña de la casa que cuidaba horas después de llegar de los Estados Unidos». ¿Quién llegó de los Estados Unidos, el haitiano o la dueña de la casa?  

Acerca del uso del “su» posesivo ya había emitido mis consideraciones en un artículo titulado Uso y abuso del posesivo “su”. Y, a modo de conclusión, en el párrafo final de dicho trabajo, afirmaba yo que: «Emplear el posesivo apocopado “su”, sin incurrir en imprecisiones semánticas, requiere mucho cuidado y dominio de la redacción. Quien no esté seguro de ese cuidado o de ese dominio, es preferible que no use o controle el uso abusivo de esta espinosa y tormentosa forma pronominal»  

  1.  «En ese lapso de tiempo, más de doscientas personas fueron detenidas por la policía…» (Pleonasmo). En esta información, ofrecida por un reportero local para un noticiero de televisión, el complemento “de tiempo” sobra o marca la redundancia por cuanto lapso significa nada más y nada menos que espacio de tiempo. 
4.  «Aún todavía la Junta Central Electoral no ha declarado cuál fue el partido político que resultó triunfador en los pasados comicios electorales». (Pleonasmo doble). Aún y todavía son términos sinónimos, lo mismo que comicios y elecciones. 
5.  «Martes, 24 de julio espere nuestro suplemento especial dedicado a Santa Ana, patrona de la provincia de Navarrete. (Error conceptual). Navarrete no es provincia, sino uno de los municipios de la provincia de Santiago. En igual error se incurre cuando se le denomina provincia a San Francisco de Macorís, que como se sabe es el municipio principal, común cabecera o capital de la provincia Duarte. 
6.  «Los ladrones no pudieron llevarse ni un solo peso debido a que la caja fuerte estaba herméticamente cerrada» (Pleonasmo). Hermético significa lo mismo que cerrado. 
7.  «El alcalde de la provincia de Moca declaró…» (Error conceptual). El alcalde es el ejecutivo máximo del municipio, así como el gobernador lo es de la provincia. 8.  ¿Valverde, Mao o Mao, Valverde? 

 Uno de nuestros periódicos matutinos publica: «El Presidente de la República viajará mañana a Valverde, Mao a inaugurar…» 

 Mao es el municipio principal, común cabecera o capital de la provincia Valverde; pero esta, en su condición de provincia, de ningún modo puede pertenecer al municipio de Mao. Sin embargo, tal parece que esa es la creencia de los periodistas, escritores, hablantes, en fin, de quienes utilizan tanto en la lengua oral como escrita la toponímica expresión Valverde, Mao, la cual, en la práctica de los hablantes dominicanos, se ha convertido en una especie de mito geográfico – gramatical. 
Y es que pronunciar o escribir Valverde, Mao es tan impropio como decir República Dominicana, Santiago, o Santiago, Tamboril; pues con ello se estaría aseverando que la República Dominicana pertenece a Santiago y que esta última jurisdicción está comprendida dentro del territorio de Tamboril, cuando en la realidad lo que se da es el caso inverso.
Basta decir Mao, Valverde o simplemente Mao. Esto último, por la razón de que no existe un principio normativo que obligue al hablante a mencionar el nombre de la provincia cada vez que se refiera al municipio cabecera, tal y como ocurre generalmente con los topónimos ya referidos, y cuya práctica, por su carácter exclusivo, resulta un tanto curiosa, toda vez que no se realiza cuando se denominan las demás provincias y capitales de provincias del país. En otras palabras, tratándose de Mao y Valverde, los dominicanos siempre que nombran uno de los dos términos, inmediatamente refieren el otro, expresando, de esa manera, Valverde, Mao o Mao, Valverde; pero nunca se les ha ocurrido decir: Espaillat, Moca;  Duarte, San Francisco de Macorís; María Trinidad Sánchez, Nagua, etc.
9)  «El ingeniero Hipólito Mejía, declaró en Santiago…» – (Uso indebido de la coma) – Entre el sujeto y el verbo no debe colocarse coma.  Sólo es posible separar el sujeto y el predicado mediante comas cuando entre uno y otro elemento oracional media algún inciso o frase aclarativa, como bien se aprecia en el ejemplo que sigue
 «El ingeniero Hipólito Mejía, expresidente de la República, declaró en Santiago…» 10. «El acto de investidura se llevará a cabo en el ayuntamiento municipal de Santiago…» (Pleonasmo). Un ayuntamiento es una «Corporación integrada por el alcalde y concejales de un municipio para su administración» (DRAE). Eso significa, que todo ayuntamiento tiene que ser necesariamente municipal. 

Además de los casos de redundancias ya transcritos, es común leer en los diarios que se publican en nuestro país frases o construcciones pleonásticas como las siguientes:

“Base fundamental” , “conclusiones finales” , “hijo primogénito”, “hechos reales o concretos” , “polos opuestos”, “sorpresas inesperadas”, “experiencias previas”, “preparar de antemano”, “arrastrar por el suelo’, “vi con mis propios ojos” “muchacho joven”, “ idiomas diferentes”, y “mitades iguales”, entre otras. 

Una práctica muy normal en nuestros medios informativos es aquella que consiste en atribuirles títulos universitarios (Lic., Dr., Ing., etc.) a personajes públicos que nunca han cursado estudios superiores. En otras palabras, son muchos los periodistas que, al parecer, entienden que un funcionario, político o empresario tiene que ser necesariamente ingeniero, licenciado o doctor en una determinada área del saber. Y por esta razón, esos comunicadores suelen «graduar» con sus plumas a esos líderes políticos y empresariales. Se trata, vale aclararlo, de una práctica no siempre gratuita o en la que se incurre por simple inobservancia o ingenua ignorancia. En ocasiones debemos interpretarla como premeditados ensalzamientos expresados con el propósito de generar prebendas personales o lograr un objetivo determinado.

En otro orden conviene señalar que en materia de lengua, tanto en su expresión oral como escrita, el uso tiende a canonizar voces y/o construcciones inadmisibles desde el punto de vista morfosintáctico. Es el caso del siguiente texto publicitario:

«Hacemos exámenes de la vista gratis »

En este anuncio, utilizado en el pasado por una conocida óptica,  la intención comunicativa se distorsiona, por cuanto contrario a la idea que se intentó comunicar,  la gratuidad de los exámenes, en lugar de estos, la que resulta ser gratis es la vista. Lo contrario hubiera sucedido de haberse escrito:

 

«Hacemos exámenes gratis de la vista»
Tal vez sucede por la rapidez con que generalmente se redacta la noticia. Quizás se deba a ignorancia o indominio lingüístico. Posiblemente se trate de un simple descuido. Pero lo cierto es que los gazapos arriba señalados, los leemos o escuchamos con muchas frecuencias en los medios de comunicación social de la República Dominicana.
jpm-am
¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
6 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Butifar comillas
Butifar comillas
1 mes hace

La incultura de nuestro pueblo es apabullante y no importa la categoria social a la que pertenezcamos, todos los somos por igual (pleonasmo?)

JORGE FRANCO
JORGE FRANCO
1 mes hace

Excelente aclaración. Usted es un verdadero «mata burros». No deje de continuar escribiendo en este periódico digital.

Antonio Vasquez
Antonio Vasquez
1 mes hace

No entiendo, como algunas de nuestras universidades expiden certificados profesionales a personas que no saben escribir con oraciones completas. Gracias, Sr. Ramos.

Bibi
Bibi
1 mes hace

A Hipolito le llaman INGENIERO y no lo es. A MAXIMO CASTRO SILVERIO le llaman DOCTOR. Tambien hay licenciados como Dominguez Brito que le llaman DOCTOR.

MARCOS N.
MARCOS N.
1 mes hace

GRACIAS PR BORRAR MI COMENTARIO, PERO DE TODA MANERA, FELICITO AL PROFESOR POR SU ARTICULO TAN PRECISO.

MARCOS N.
MARCOS N.
1 mes hace

PROFESOR DOMINGO CABA RAMOS, QUIERO FELICITARLO POR SU ARTICULO, SU ANALISIS SOBRE EL USO DE LA GRAMATICA POR LOS PERIODISTAS DOMINICANOS ES ACERTADO.
SERIA ESTUPENDO QUE MUCHOS DE ELLOS LEAN SU ARTICULO Y DECIDAN DE MOTUS PROPIO ACERCARSE A SU CATEDRA .