En coma policía dominicana tras incendio

imagen

NUEVA YORK.- Un policía hispano que resultó gravemente herido tras acudir a una emergencia de incendio provocado por un menor el domingo en Coney Island, falleció el miércoles por la mañana por culpa del humo tóxico que inhaló, mientras su compañera dominicana sigue en estado crítico.
Dennis Guerra (38), quien tenía muerte cerebral, perdió la lucha por la vida a las 6:50 de la mañana del miércoles., según confirmó el NYPD en el hospital Montefiore, de El Bronx. El agente, hijo de un policía, prestó servicio a la Ciudad de Nueva York durante ocho años.
“Hemos perdido a un buen hombre… un policía valiente”, dijo de el alcalde Bill de Blasio. “Fue desinteresadamente hacia las llamas, hacia los que estaban en peligro, sin importar el riesgo para él. Es algo que nuestros oficiales de policía hacen todos los días. Es algo que nuestros socorristas hacen todos los días. Es algo que tenemos que apreciar cada día”.
Sobreviven a Guerra su esposa Cathy y sus hijos Kathleen (20), Jonathan (17), Alyssa (14) y Zachary (7).
El agente y su compañera de turno, Rosa Rodríguez, fueron los primeros en acudir el domingo, a las 12:30 del mediodía, a la emergencia en un apartamento localizado en la avenida Surf, en Brooklyn. Ambos oficiales hispanos resultaron con heridas de gravedad durante el incidente, y estaban inconscientes al momento de ser rescatados.
Por esta muerte podría ser acusado el adolescente Marcell Dockery (16), quien fue detenido luego de que confesara que generó el siniestro cuando prendió fuego a un colchón porque “estaba aburrido”.
El menor ya enfrentaba cargos por incendio, asalto e imprudencia temeraria, y está detenido sin derecho a fianza.
Según fuentes policiales, Guerra es el primer agente del NYPD en morir en acto de servicio desde diciembre de 2011, cuando Peter J. Figoski fue baleado durante un robo. El último agente que murió respondiendo a un incendio fue Mike Bosak, en 1987.
Agente dominicana continúa grave
La agente de policía Rosa Rodríguez (36) continúa recluida en la unidad de cuidados intensivos del hospital Weill Cornell Medical Center en condición crítica, pero estable gracias a un coma inducido, y está conectada a un ventilador, según se conoció extraoficialmente.
Rodríguez, de padres dominicanos y nacida en Nueva York, ingresó a la Uniformada hace unos seis años, primero como agente del sistema carcelario, donde permaneció por dos años.
En el 2000, fue asignada a la División de Viviendas en El Bronx, de donde pidió el traslado hace cinco meses, para poder estar más cerca a su hogar en Howard Beach, Queens, siendo reubicada en Coney Island.
Rodríguez es madre de cuatro hijos, de 18, 17, 8 y 7 años. Antes de convertirse en policía, trabajó como secretaria en una tienda de ventas al por mayor en Brooklyn.
“La gran pasión de su vida es la de ser policía, es una persona muy entregada a su trabajo”, dijo un allegado que prefirió no identificarse, y que la describió como una persona muy humanitaria, buena madre y amiga.

¡Comparte esta noticia!
  Suscribir  
Notificar a