El señalamiento del dedo: una farsa y una falsa

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

En la actividad política nacional por siempre ha estado privilegiado el señalamiento del dedo. Los caudillos escogen a los candidatos de su preferencia, sin echarlos al escrutinio popular. Es fácil ganar así, por capricho del destino.

Ese señalamiento de dedo fue usado por siempre por los líderes-caudillos tradicionales de la política dominicana, Joaquín Balaguer, José Francisco Peña Gómez y Juan Bosch.  Nunca fue una acción democrática, sino violadora de las leyes del juego.

Ahora surge una nueva cara, que quiere dar tintes democráticos a esa situación de fuerza, que es el candidato  reservado. Los partidos lanzan a sus partidarios de nivel medio a que participen en las encuestas o convenciones, pero resguardan a sus favoritos de ir a buscar los votos al corazón del pueblo.

Con acciones de este tipo, realizadas por todos los partidos, se le da un golpe a la institucionalidad y la democracia. Muchos callan, porque entrar en contradicciones con la cúpula de sus organizaciones, es correr el peligro de las sanciones, de caer en desgracia o de la expulsión.

Viola el principio democrático que una personalidad, con mucho nombre y figura de primer plano, pero sin simpatías reales en las bases, se le dé un cargo sin ir a la convención. No es un hecho nuevo, recuerdo que por tradición  muchos presidentes de la Cámara de Diputados y el Senado, eran señalados por el dedo.

El método anti-democrático de los partidos políticos viene de lejos, y de el abusaron los grupos de izquierda. Era un pecado supremo y no aceptado  por la cúpula política de izquierda entrar en disquisiciones sobre lo que mandaba el secretario general.

Una vez le dije a un rabioso dirigente de izquierda; para militar en este grupo hay que quitarse la cabeza y dejarla en el parque, porque aquí está prohibió pensar con cerebro propio. La pregonada democracia no se estilaba en las relaciones internas

Creo en la democracia participativa, (distinta a la democracia representativa, mañosamente modelada y remodelada,  por lo que no creo en ella), por lo que es obligación de todos llevarla a los partidos.

¿Cómo se puede levantar la bandera da cambios y de afincamiento de las libertades públicas e individuales, si los partidos la cercenan en sus entrañas?

Si internamente no florece la democracia, y hablo de todos, de todos sin excepción, es una farsa y una falsa hablar de cambios, institucionalidad y democracia.

jpm-am

Compártelo en tus redes:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
pedro rod
pedro rod
1 mes hace
  1. manuel se nota que llegastes hace poco de la luna.desde el nacimiento de la republica hasta hoy, nunca ha habido democracia en ningun partido; lo que hay son dueños que deciden lo que se va hacer y decir de lo contrario te botan del partido.ese es el motivo que tenemos 26 en el pais.