El Gobierno cae ante los Nacionalistas y el Acuerdo Migratorio

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

El gobierno se puso al lado de los nacionalistas y de los países que se oponen a la globalización de la migración y que se respeten los derechos de los inmigrantes. Y no firmara el acuerdo de migración propuesto por la ONU porque aunque reconoce que no es vinculante podría socavar la capacidad del estado para hacer valer sus normas.

Cualquiera que lea esto y que vio al gobierno firmar el preacuerdo, al igual que la mayoría de países en el mundo y ahora dar marcha atrás con estos argumentos baladíes e incoherentes puede pensar que estamos ante un presidente entrampado por la manipulación política.

Apoyar a EU, Australia, Hungría, Israel e Italia que se oponen a este acuerdo porque viola sus soberanías sabiendo que muchos de ellos son violadores de la soberanía en el mundo y sabiendo que beneficia a la mayoría de los países pobres de África y de Latinoamérica es como para sentir vergüenza y pena de nuestras autoridades.

Es lamentable que el gobierno, la oposición y ahora los llamados nacionalistas traten de sacar provecho político de un drama humano como es la estampidas de inmigrantes por la pobreza, la miseria, la inseguridad, la muerte y la persecución a la que se enfrentan en muchos países subdesarrollados por lo que emigran a países ricos que se han robado y saqueado nuestras riquezas naturales y minera.

La RD es un país de inmigrantes pues tenemos más de 3 millones de criollos emigrantes y aplaudimos a muchos de ellos que triunfan pero como explicamos que la migración es buena para los dominicanos pero es mala para los haitianos o para los irlandeses o portugueses.

Eso se llama tener un presidente incoherente y pusilamine que sin quererlo se puso al lado de los peores intereses mundiales y también al lado de los perores intereses nacionales tanto con los nacionalistas como con los muristas y ahora con los desacuerdistas de migración.

Los mismos que se oponen al acuerdo migratorio son los mismos que proponen al muro contra los migrantes haitianos, sacarlos a todos por su color negro y su condición de pobreza y tenderle una alfombra roja a los inmigrantes de Colombia, Venezuela, España etc.

Que presidente nos gastamos. Se arrodilla ante los gringos. Tira un discurso de soberanía en cuba. Vuelve y se arrodilla a la OEA dándole naturalización y regulando a los inmigrantes haitianos. Y ahora resulta que respetar al inmigrante, darle seguridad y protegerlo es violar nuestra soberanía y es no respetar la ley de migración.

A donde vamos a llegar con un presidente que miente y con este discurso de odio y racista. Según el alemán Arthur Schopenhauer: Todo imbécil miserable que no tiene en el mundo nada de lo pueda enorgullecerse se refugia en esto último de vanagloriarse de la nación a la que pertenece por casualidad; en ello se ceba y en su gratitud estúpida está dispuesto a defender a cualquier precio todos los defectos y todas las tonterías propias de su nación.

No es verdad que estos grupos aman la patria. No se puede amar la patria y odiar a sus hijos “La patria es el hombre (Ali Primera). Es un sentimiento que no tiene límites ni fronteras. Donde quiera que hay un dominicano esta la patria. Los verdaderos héroes de nuestra historia han defendido la soberanía, la libertada e independencia sin pedir nada a cambio y hoy descansan en el panteón nacional.

Acusar a algunos periodistas, a defensores de los derechos humanos o a miembros de la marcha verde, de traición a la patria por defenderle los derechos humanos de los inmigrantes es un acto de manipulación grosera y estúpida que no tiene ni pie ni cabeza.

La propuesta de construir un muro para impedir la entrada de inmigrantes haitianos es otro engaño político. Los muros no detienen la inmigración ilegal y lejos de ayudarnos nos perjudica por ser Haití uno de los principales socios comerciales de RD pues podrían buscar otros mercados para satisfacer sus necesidades alimentarias.

El problema de nuestro subdesarrollo no se resuelve haciendo muro y sacando a los inmigrantes del país sino liberándonos de las multinacionales que se llevan nuestras riquezas. Ahorremos esa energía para destruir el muro económico que existe entre los ricos y los pobres y entre los países desarrollado y los subdesarrollados.

Lo que si puede aliviar la migración hacia afuera y hacia adentro de la RD es que el gobierno cumpla la ley y los países desarrollados e imperiales respeten nuestra soberanía, no abusen por su poder militar, no nos exploten, no nos roben y nos dejen vivir en paz.

Los haitianos como los dominicanos, son seres humanos que por su condición de pobreza han huido para buscar nuevas oportunidades. Es inaceptable pretender hacer un gueto la vida de los haitianos como hicieron los nacis alemanes contra los judíos en el holocausto.

La migración de los criollos y de los haitianos en el mundo seguirá mientras los EU y Europa se roben nuestros recursos naturales y mineros y mientras los gobiernos de ambos países beneficien a los ricos y no inviertan en los pueblos abandonados a su suerte.

Pero sobre todo mientras no acabemos con la corrupción militar e institucional, respetemos la ley, desarrollemos y hagamos más prospera la frontera y mejoremos el salario de los trabajadores.

Los dominicanos de a pie, no debemos dejarnos coger de tontos útiles de estos políticos ni del gobierno. Detrás de esta inmigración masiva de haitiana se esconde un gran negocio que beneficia al gobierno, a los empresarios, a los políticos de turnos y a los militares.

Todos los problemas que surgen como consecuencia de la inmigración es de la absoluta responsabilidad del gobierno de turno y de Haití pues en años no han podido controlar la frontera común y han hecho de la inmigración haitiana un negocio para beneficiar a las elites.

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.