El embarre de Hipólito Mejía

imagen
El autor es periodista. Reside en nueva York.
Cuando un precandidato o candidato en si va a optar por la presidencia de la República Dominicana,  sea del partido que sea, para ganar adeptos y votantes de esos que llamamos indecisos, debe tener la inteligencia y la habilidad necesaria para no cometer errores que a la postre le pueden hacer daño a sus aspiraciones.
El descaro del “Guapo de Gurabo”,  al reunirse con el ahora “Empresario” Quirino Ernesto Paulino Castillo, fue tan grande, que muchos de sus seguidores del Partido Revolucionario Moderno (PRM) en Nueva York, tras la inauguración de su local de campaña la semana pasada, están pasando a formar parte de la corriente de Luís Abinader, con  miras a la próxima convención de esa organización política porque dicen que no apoyarán a quien respalde a alguien que perteneció al bajo mundo, que eso le restaría votos de cara a los próximos comicios electorales.
El ex presidente Hipólito Mejía, a propósito del video que se hizo viral del ex convicto (Capo) Quirino Ernesto Paulino Castillo, volviendo con el insustentable cobro de una supuesta deuda que tiene el ex presidente Leonel Fernández, ha puesto al “Guapo de Gurabo” en la cuerda floja y hacer que rememoremos las metidas de pata de las  que nos tiene acostumbrado a una gran parte de dominicanos.
Decían nuestros ancestros algo que está muy fresco en las generaciones actuales, “Se hizo fuera del cajón”, lo que le viene bien al nueva vez aspirante a ser  inquilino del Palacio Presidencial, algo que la mayoría de los analistas políticos dudan que se cumpla y más ahora después de haberse reunido con el confeso ex narcotraficante.
Los  ilusos acólito del H20 en la Gran Manzana, y sin temor a equívoco, en una gran parte del país, se sienten avergonzados por la afrenta cometida con la visita realizada  de su “Líder” a Quirino, lo que a decir de la mayoría, no fue bien asesorado para un político de la altura de Hipólito.
La anfibología hipolitista tras su embarre político, a lo que los politólogos asumen que el experimentado agrónomo no le interesa ser presidente una vez más, sino hacerle el juego a los peledeistas,  además, que los números no le dan para ganarle una convención a Luís Abinader, quien dicho sea de paso no quiso opinar a los medios de comunicación sobre el cacareado video del confeso capo sureño.
Quirino,  quiere ser el centro de atención de algunos comunicadores, periodistas y políticos como Hipólito Mejía, que nunca ha dejado de ser su canchanchan y para muestra un botón, pero por más empresario que Quirino quiera ser,  no dejará de pertenecer  al bajo mundo, porque como dice el dicho, “Perro huevero, aunque le quemen el hocico, sigue comiendo huevo”, por eso y otras cosas Hipólito la embarró.
Los susodichos personajes, pretenden jugar con la inteligencia de muchos dominicanos, creyendo que la pava aún pone donde ponía, porque siendo Hipólito, un político bien informado, no necesita acudir donde el ex convicto narco, a indagar sobre algo que todos sabemos, creyendo que con esa barrabasada le va hacer daño a Leonel Fernández, cuando el daño fue para el guapo santiaguero. 

Muchas contradicciones fluyen tras la desafortunada visita del ex presidente Mejía, que una vez dijo que “los presidentes no se tocan”. Su vocero dice que el problema del ex capo y Leonel Fernández, es un problema del PLD y que deben resolverlo ellos, pero su jefe fue en busca de informaciones que les competen solo al partido morado. 

Es oportuno recordarle al “Guapo de Gurabo”, que la percepción es más fuerte que la realidad y lo mejor que  puede hacer el viejo Hipo, es retractarse y no seguir embarrándose.

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.