Dominicano hablaba con mamá cuando lo mataron

imagen

NUEVA YORK.- Entre la noche de este martes y el miércoles debe estar llegando a la tierra que lo vio nacer el cuerpo de Angel Rojas, el padre trabajador dominicano que falleció el pasado jueves, víctima inocente de la bala que disparó un adolescente de 14 años dentro del autobús B15 en Brooklyn.
Su viuda, María López, y sus dos hijos, Saury y April, velaron el cuerpo este lunes en Brooklyn, donde recibieron el consuelo de sus vecinos y amigos antes de partir a la República Dominicana. Allá los estaban esperando sus familiares, entre los cuales se encuentra doña Fidencia Ferrieras, madre de Angel Rojas y con la cual él hablaba al momento de perder la vida.
Y es que al igual que miles de hispanos en todo EEUU, Rojas aprovechaba el traslado desde su trabajo a la casa para llamar a su madre y contarle cómo estaba, al mismo tiempo que conocía lo que pasaba en su tierra. Sin embargo, el pasado jueves, doña Fidencia contó -en exclusiva al diario New York Daily News- que su hijo la llamó en la tarde y tan pronto le dijo “hola” no lo volvió a escuchar más.
“Yo le decía, sí, estoy aquí… ¿Me oyes?”, pero él ya podía responderle porque la bala que disparó Kahton Anderson le había atravesado la cabeza. Doña Fidencia no tenía forma de saber qué había pasado, así que empezó a preguntarle por sus nietos, Saury y April, y siguió hablando por un rato porque, según dijo, no escuchó ningún disparo y pensaba que Angel sí la oía.
No obstante, de repente escuchó “como mucha gente hablando” y pensó que algo había pasado con la comunicación y colgó. Se quedó esperando a que Angel encontrara señal y volviera a llamarla. A las 9:00 de la noche su teléfono sonó, pero la llamada era para notificarle que, ese que siempre será su pequeño, había fallecido.
“No sé cómo voy a poder seguir viviendo sin él”, confesó la mujer.

¡Comparte esta noticia!
  Suscribir  
Notificar a