Crónica del autor: ¿Quién era Ángelo Valenzuela?

imagen

La noticia de la trágica muerte de Ángelo Valenzuela se ha proyectado al país marcando a su comunidad, San  Juan de la Maguana, la misma que se negó a abandonar nunca en procura de las facilidades de las luminarias de la gran ciudad,  y al país cultural,  que se resiste a creer que sea cierto que ese hombre dulce, de hablar pausado y de infinitas conversaciones creativas, ya no está.

En medio de la conmoción se corre el peligro de no saber con exactitud cuál es la obra artística que deja a la posteridad y por la cual, finalmente, permanecerá en la memoria y el agradecimiento colectivo.

Se corre el riesgo de que pase como la dosis de morbosa sangre mediática que el publico acostumbra a sorber para pasar página y ver quiénes son los muertos del día siguiente. Y en este caso, no puede ser así.

Ángelo Valenzuela respiraba vida y creatividad en una estela estética que no se extingue con su inesperada y trágica muerte este pasado sábado en un accidente vial en el tramo Azua-Bani de la carretera Sánchez.

Para mucha gente a quienes toca vivir su aliento artístico en la pintura, la dramaturgia y la gestión cultura, todavía es imposible acomodar la idea de que este dominicano, ya no se encuentra.

Pero, por fortuna, el buen arte, en cualquiera de sus modalidades, perpetua la obra, y por tanto la vida, de los creadores que brindaron nuevas formas de experiencias estéticas y que trataron de formas nuevas generaciones de artistas, ahora llamadas al reto de concretar carreras dignas en las tablas, la literatura o el lienzo.

Valenzuela era uno de esos seres que vivía a plena intensidad: como pintor de recia formación académica, al punto de definir un estilo único surrealista que demandaba alto dominio del dibujo de la figura humana y como dramaturgo que logró irrumpir en los lugares mas elevados de la textualidad para teatro.  Esto lo evidencian los premios nacionales a sus obras.

EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

Pintor, actor, dramaturgo y gestor cultural, muchos años antes de ser designado director regional de Cultura por el Ministerio, era uno de esos trabajadores que no llegan a los lugares a ganar un salario y llenar apariencias. Ángelo vivía a profundidad cuanto hacia: desde su entrega al paroxismo de la creación plástica, para entregar cuadros de una imaginación segmentada y desbordante; desde su rol como maestro de pintura de jóvenes, tanto en SJM como en la prestigiosa escuela de Altos de Chavón, a donde llegó catapultado por la afirmación de un estilo plástico único.

Su vida

Como dramaturgo, el libro que más recientemente puso a circular (diciembre 2018) fue La Visita del Intruso, obra teatral galardonada con el Premio Nacional de Teatro 2010, presentado en su natal San Juan de la Maguana por la directora María Castillo.

En 1987 gana el Premio Casa de Teatro de 1987 con la obra Un ladrón en mi casa.

Con su segunda obra, Esther y Efraín, ganó el segundo lugar en el concurso ATHENE de la Ciudad de Azua en el año 1992, donde también ganó mención honorífica con la tercera obra La Terrible Enfermedad de Don Moisés.

Con La Peste de Estos Días con la cual logró ganar el Premio Nacional de Teatro de la UCE 2001, presentada en mayo del 2013, el Teatro Guloya, un drama cómico sobre la deficiente atención medica en los hospitales públicos, con la dirección de Claudio Rivera y que fue considerado por nosotros como la mejor obra presentada en ese año.

Fue muchos años, presidente de la Casa de la Cultura del Proyecto Cultural Sur San Juan y director regional del Ministerio de Cultura de la República Dominicana y profesor de la escuela de Artes de Alto de Chavón.

Opiniones

Avelino Stanley, escritor y gestor cultural, en un escrito que le sale del alma, sostiene: ‘Un artista plástico que con persistencia y dedicación ya había logrado eso que tanto trabajo cuesta: crear un estilo particular en sus obras. Durante casi dos décadas, en la plástica, también impartía docencia en la Escuela de Diseño de Altos de Chavón. Un dramaturgo perspicaz; con sus obras obtuvo varios galardones literarios en Casa de Teatro, en la Universidad Central del Este y en el Premio Anual de Literatura. !Ay, Ángelo, hermano del alma, ¡qué joder! Y luego tener que resignarnos”.

of-am-sp

Comparte: