Crítica de cine: ‘1917’

imagen

Me da la impresión de que en este lado del mundo el cine sobre la Primera Guerra Mundial se encuentra varado en un terreno estático. Los titanes de Hollywood no tienen la mínima intención de seguir contando historias ambientadas en ese período particular. Para ellos el género se halla tan vacío como la cantimplora sin agua de un soldado, exceptuando, por supuesto, unos cuantos documentales distribuidos para celebrar los 100 años desde el final de la contienda. Es más recurrente ver ese tipo de cine bélico en el panorama internacional, como en Francia y Reino Unido (no creo que los Alemanes se animen a contar su versión). Las últimas que recuerdo haber disfrutado fueron Largo domingo de noviazgo, de Jeunet, y la trágica Caballo de guerra, de Spielberg. Aparte de esas dos películas, casi nada me agrada de lo que he visto rodado en los últimos años sobre la Gran Guerra. Ni me atrevo a mencionar las que son fatigosas. Pero me intriga el cuento de los héroes de las trincheras del Frente Occidental, hasta el punto en que me veo en la necesidad de ir a mi biblioteca de clásicos para refugiarme viendo películas excelentes del género como AlasSenderos de gloria, y la obra maestra Sin novedad en el frente. Se me hace imposible olvidarlas por el realismo intenso que retrata las experiencias de los oficiales horrorizados por la conflagración.

Recientemente, una nueva película sobre la Primera Guerra Mundial ha logrado conmoverme y se suma a mi catálogo personal. La dirige Sam Mendes (Belleza americanaCamino a la perdiciónSkyfall) y se titula 1917. Es un drama bélico que me coloca en vivo y en directo en los horrores de la guerra cuando relata la historia de dos jóvenes militares que tienen la misión, casi suicida, de abandonar las trincheras para transferir un mensaje a sus aliados cerca de territorio enemigo, con el fin de evitar que caigan en la trampa de los alemanes que fingen la retirada para atacarlos. Puede que me moleste un poco el discurso patriótico, pero me absorbe de inmediato el virtuosismo técnico, de una poderosa lente de Roger Deakins que encuadra el desasosiego de los protagonistas cuando transitan por los sórdidos paisajes atestados de cadáveres, con unos planos secuencia impresionantes que evocan la sensación de que todo sucede en una sola toma continua. Ni percibo los cortes gracias al minucioso trabajo de montaje de Lee Smith. El ritmo es puntual. Su ejercicio de estilo también estimula mis sentidos con el diseño de producción que añade una autenticidad intachable a la época capturada, los estruendosos efectos de sonido, el vestuario de los reclutas y la música empática del metódico Thomas Newman.

La película elabora una soterrada metáfora antibelicista sobre el significado de la comunicación para solventar un conflicto, subrayando que la diplomacia y el tiempo son las armas más efectivas para frenar la beligerancia. Envía mensajes de paz en tiempos de guerra a través de un sujeto que rehúye del enfrentamiento por una amplia lógica del deber y que las pocas veces que enfrenta al adversario es para asegurar su supervivencia.

El verdadero héroe de la película, a mi juicio, es la puesta en escena que crea Mendes acompañado del prodigioso estilismo visual de Deakins. Inventan una experiencia cinematográfica que sacude mis sensaciones para trasladarme al infierno de una guerra que está constantemente amenazada por la luz y la oscuridad. El tono es pesadillesco, caótico, hermosísimo. Algunas secuencias son tan asombrosas que atentan con luxar mis mandíbulas. Siento que ando atemorizado, bajo una tensión implacable, recorriendo las praderas grisáceas junto a esos cabos que marchan hacia la incertidumbre segura. Lo que observo es espectacular, sobrio, emocionante, dejándome inmerso en una refriega que me pone en primera fila en los crudos labrantíos de una batalla que es real durante dos horas que fluyen como el caudal de un río. Es, desde luego, una buena película de guerra.

Ficha técnica

Título original: 1917

Año: 2019

Duración: 1 hr 58 min

País: Estados Unidos / Reino Unido

Director: Sam Mendes

Guion: Sam Mendes, Krysty Wilson-Cairns

Música: Thomas Newman

Fotografía: Roger Deakins

Reparto: George MacKay, Dean-Charles Chapman, Mark Strong, Richard Madden, Benedict Cumberbatch, Colin Firth,

Calificación: 7/10

of-am
¡Comparte esta noticia!
1 Comentarios
0 Respuesta
0 Seguidores
 
Mas relevantes
Mas populares
1 Comentar autores
  Suscribir  
Nuevos Viejos Mas votados
Notificar a
benancio

YASSIER. La verdad es que al leer critica de cine como esta, demuestra que existen seres que dembulan por el mundo, que creen que kagan mas arriba del ku-lo. O que orinan 7up. Usa vocabulario tan rimbombante y tan presuntuoso que me imagino que debe ser o metro sexual o gay. Si quiere que lo tomen en serio, camine por el mundo con los pies en la tierra. Deje de hacerse paja mentales. Apuesto que no sabe lo que es trabajar bajo el sol caliente o sudar limpiando un patio.