Criminales locos y delincuentes enajenados

imagen
El autor es abogado. Reside en Santo Domingo

Después  del  grupo de criminales ocasionales y el de criminales constitucionales, hay que señalar el de los enfermos mentales. Es bueno, sin embargo, señalar de antemano que el estudio del criminal enfermo mental debe ser considerado, en la gran mayoría de los casos, como una continuación del estudio de los criminales ocasionales y constitucionales.

En efecto, un trabajo de ese género demanda siempre un conocimiento profundo de los distintos problemas de criminología, en particular de aquellos que conciernen la génesis y la dinámica de los fenómenos criminales ordinarios.

Dicho esto, conviene a este propósito recordar que, en opinión de varios estudiosos, existen dos grandes grupos de delincuentes enfermos mentales que hay que tener en cuenta cuando se habla de locura entre delincuentes: delincuentes locos y criminales locos.

En el aspecto clínico como en la perspectiva médico-legal es  necesario diferenciar los locos delincuentes, es decir, esos individuos que son alienados ordinarios que caen en la delincuencia por azar y solamente como resultado de fenómenos mórbidos (alucinaciones, delirios, impulsos) criminales locos, esto es, individuos que son criminales ordinarios y encuentran en la locura la ocasión de realizar los crímenes más graves.

Apreciamos además que la utilización del término delincuente, para designar aquellos que son ante todo enfermos mentales, puede facilitar esta diferencia, así como el término criminal para aquellos que son ante todo criminales. Además implícitamente la idea de culpable de ocasión.

De todas formas, es bien cierto que el conocimiento de esos dos grupos de criminales enfermos mentales presenta la más grande importancia, tanto desde el punto de vista de su individualización en el dominio judicial y penitenciario como desde el punto de vista de la profilaxis y terapia de la criminalidad.

Es fácil comprender, en efecto, que los principios a seguir en el estudio y tratamiento de los criminales enfermos mentales no pueden no ser completamente diferentes según que se trate de criminales locos que, antes de ser tales, son en general criminales más o menos peligrosos, o bien locos delincuentes que no son llevados al delito por un estado de enfermedad mental y representan, contrariamente a los primeros, un peligro cuya intensidad es ligada al proceso de la enfermedad mental.

Cuando hablamos de criminales constitucionales a orientación hipo evolutiva, criminales cuya personalidad presenta signos más o menos extendidos de inferioridad biológica, se siente al mismo golpe la necesidad de esclarecer más la estructura real de la personalidad de esos tipos de criminales poniendo a provecho las nuevas nociones que nos aportan la biología, la psicología y la psicopatología.

Entre esas nociones es preciso mencionar en primer lugar las relativas a la inmadurez, fenómeno que se puede detectar lo más frecuente hasta en los sujetos criminales, gracias a los métodos electroencefalógrafos y psicológicos.

Se afirma que existe diferentes clases de inmadurez: física, motora, emotiva, intelectual, psicosexual, moral, social, y que cada una de esas formas de inmadurez psíquica que es considerada como una característica frecuente en los sujetos criminales, en particular menores y jóvenes adultos.

Desde el punto de vista psicológico, el adjetivo inmadurez es reservado al individuo que no ha alcanzado el grado de desarrollo propio de su edad. Pero, en esos sujetos, la inmadurez afectiva o social es más frecuente que la inmadurez intelectual.

La clasificación del  profesor Hubert ha sido retomada y modificada por el también profesor Valentini quien afirma que la madurez es caracterizada por una plena vitalidad intelectual, afectiva y práctica.

Sin embargo, es muy deficiente en delincuentes, por lo que podemos afirmar que es esta la fuente de errores en la conducta de menores y adultos.

 hectordotel45@gmail.com

JPM

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
00votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
3 Comments
Nuevos
ViejosMas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Miguel Montilla/Cotui
Miguel Montilla/Cotui
1 mes hace

Una «narrativa muy importante en estos tristes y desesperantes momentos».
Me atreveria a preguntar al Dr Dotel…Circulan rumores dentro y fuera del pais, que LAS VACUNAS CHINAS-Cenovac, estan creando fuertes EFECTOS SECUNDARIOS EN LOS INOCULADOS,dicen que se tornan violentos,despresivos y fuera de sus controles mentales.
Seria bueno su aporte al respeto Dr Dotel.
Talvés «expertos de la conducta humana comiencen a ayudar en esos males.

Miguel Montilla/Cotui
Miguel Montilla/Cotui
Responder a  Miguel Montilla/Cotui
1 mes hace

Dr Dotel, de hechos, los útimos hechos criminales,brutales y fuera de lo normal, no son caracteristicos en el dominicano,tradicionalmente hablando.
Estamos frente una ola de actos de violencias que estan afectando hasta el ritmo de vida de todos los sectores productivos de la nación.

Maria Belen Chacon
Maria Belen Chacon
1 mes hace

Me atrevo a sugerirle al Dr. Dotel Matos recopilar esos articulos en un libro o folleto que bien podria servir de guia a estudiantes de derecho o abogados graduados. Son exelentes guias de consulta.