Claro indicativo de la necesidad de hacer un alto y reorientar el rumbo

imagen
EL AUTOR es periodista. Reside en Santo Domingo.

La sociedad dominicana ha sido estremecida por la muerte de Orlando Jorge Mera.

Tanto la magnitud del hecho, las circunstancias en que ha ocurrido, así como la cantidad y diversidad de expresiones sobre el mismo, son un claro indicativo de la necesidad de hacer un alto y reorientar el rumbo.

Desde ya se ha ido haciendo evidente esa mala fama que se nos endilga sobre “poner candado después que nos roban”. En consecuencia, está bien que se refuerce la seguridad y que se tenga mucho más cuidado ante posibles agresiones, pero se impone ir mucho más allá de ahí.

El propio Presidente de la República ha expresado que “esta sociedad se está enfermando y por cualquier cosa se pelea”. Profesionales de la conducta han explicado que, ya para 2019, 20 % de la población dominicana sufría de algún trastorno mental. A eso se suma el incremento de ese mal a partir de la pandemia.

Ante semejante cuadro, no es raro que ocurran hechos estremecedores vinculados a actuaciones de personas que evidencian, aunque sea de manera momentánea, serios trastornos de tipo conductual.

Es entendible y hasta recomendable que el tema sea abordado por reales especialistas en la materia. Sin embargo, desde el ámbito de la comunicación, que cada vez es escogida como oficio por una cantidad mayor de personas, vale preguntarse: ¿Qué está en nuestras manos hacer para frenar este derrotero?

Y si lo analizamos bien, encontraremos que hay muchísimo por hacer para frenar el daño y hasta para revertir lo que desde hace buen tiempo se ha provocado por una gran cantidad de vías para incidir en las personas.

Para entenderlo es suficiente con recordar que todo lo que podemos percibir, aun cuando no hayamos logrado entenderlo, genera un estímulo a nuestro cerebro. El propio saber popular ha intentado explicarlo con frases como “ojos que no ven, corazón que no siente”.

De eso solo se escapa lo relacionado con la fe, entendida como “la certeza de lo que no se ve”. Zafando de ahí, solo existe lo que nuestro cerebro puede percibir. Es así como, en una primera etapa, necesitamos identificar los estímulos. De no lograrlo, se vuelve muy difícil pasar a la segunda etapa: interpretación. Solo cuando identificamos e interpretamos nos colocamos en camino a generar expectativas.

Así es como los estímulos generan sentimientos y emociones, para luego incidir en nuestras acciones, las cuales a su vez suelen tener consecuencias. Caigamos o no en la cuenta de ello, cada una de nuestras acciones han sido condicionadas por estímulos recibidos y procesados por nuestro cerebro.

Así es como la música influye en nuestros estados de ánimo. Así es como una película puede hacernos llorar o provocar insomnio y hasta pesadillas. Así es como tomamos la decisión de adquirir determinados bienes o servicios. Así es como nos relacionamos con los demás. Así es como otros inciden en nuestras vidas.

Lo triste es que, de manera creciente, tanto los oficios relacionados con los denominados medios de comunicación como las relaciones entre las personas, han quitado del centro de su accionar al ser humano. 

Lo que una vez tuvo como lógica el criterio de que “mientras más información se tenía, mejores serían las decisiones tomadas”, ahora se ha invertido para que “a golpe de clic y me gusta” se contribuya con alguien que quiere “monetizar” o simplemente ponerse “adelante, adelante”, en una época en la que cualquiera dice, y hasta le creen.

Por eso, a propósito de la muerte a tiros de Orlando Jorge Mera, muchos medios replicaron, como el más imberbe de los “enganchados”, versiones como que “había más muertos y heridos”, que “el tirador estaba atrincherado”, y otras muchas desinformaciones que solo servían para alimentar el morbo.

Por fortuna, quien, aunque sea mínimamente sigue logrando escapar a tanta infoxicación e intentos de hacer daño mediante los mensajes, todavía tiene en sus manos escoger a quién hacerle caso. Para ello es clave recordar que todo mensaje influirá en nuestras emociones y en nuestros sentimientos, y que eso incidirá en nuestras acciones y en la posibilidad de que mantengamos o no el equilibrio y la paz.

nestorestevez@gmail.com

jpm-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Antonito Rosa
Antonito Rosa
2 meses hace

Gracias maestro por dar aliento y esperanza a este mundo nuestro.