Carta de fin de año a Danilo Medina

imagen
EL AUTOR es contador público autorizado. Reside en Miami.
El país no puede crecer endeudándose o fomentando el consumo para crecer.  La economía de obtener todo hoy, ipso facto, la llamo economía de microondas en segundos, y así, no se hace patria, Sr. presidente.
Una parte mínima del producto interno, PIB,  va a la infraestructura y producción; el resto a gastos corrientes.  Aunque Ud. está en lo correcto, incentiva el fomento turístico, agricultura y zonas francas; todo el resto captado fiscalmente se dedica a las importaciones y deudas corrientes, educación, seguridad, viajes, etc. etc. Lo comido por lo servido.
Por ejemplo: Vemos una inundación de autos, de televisores, de motos.  Eso dice que salen divisas del país, por los apetitos de todo lo nuevo, en nuestra sociedad, pagándose en dólares o euros y la cotización del dolar y el euro subiendo.
No generamos nuevas y suficientes exportaciones ni divisas para cubrir todas esas compras.
Si se disminuye la minería agresiva y precio de commodities baja, y luego se aminora el turismo y las remesas-lavando dinero, creo, se pone en riesgo al país, al peso dominicano y nos abocamos a la dolarización, pero nadie quiere que eso ocurra.
Hay más consumos y deuda. Ese déficit se financiará con más deuda.  La bola de nieve crece y que la paguen mis nietos.  A lo mejor descubren algo que nosotros no vemos hoy, apostando a la suerte y no a la realidad.
Hay tres estrategias para enfrentar la deuda pública multilateral, externa y comercial:
1ro. Buscar a organismos y a gobiernos amigos. Es correcto, pues ambas cosas dependen de un buen programa económico. Pero todavía es débil. La deuda comercial, de contratos y preventas con China, será casi imposible de lograr, con una catástrofe eventual de fuerza mayor en las tierras del Caribe.
Aplaudo la buena voluntad de entrar con su nuevo socio, pero el Gobierno chino no presta con condiciones blandas y no regalan nada.
Que vengan capitales sin ningún subsidio a asumir su propio riesgo y su propio costo. Lo importante es que se traigan capitales, ingresen divisas y se aúpe al sistema monetario que rige en el país.
Se debe quitar la adiposidad del gasto público y ser más eficiente. El ahorro del gasto público no pasa más allá del 1% del gasto total del Gobierno central. La remisión tributaria es una exoneración del pago de impuestos a los empresarios. Ese tipo de subsidios no me gustan porque premia a quienes no cumplen.
¿Cuál sería la alternativa?
Propusimos un plan integral fiscal. Por ejemplo, pedimos que el gasto público se reduzca sustancialmente para que no haya necesidad de más impuestos o subsidios.
¿Qué le parece el fomento a las exportaciones o incentivar nuevas inversiones y ampliar el acceso a créditos productivos y de inversión? Sr. Presidente.
Nos dirá que eso está muy bien. Solo veo progreso para el sector privado, que cobra tasas demasiado elevadas para un sistema de bandas cambiarias de primas en aumento. Por esa razón, los bancos no están financiando la producción, sino el consumo e importaciones DRCAFTA para que entre todo barato.
Si la idea es que el sector privado colabore con tasas más bajas, yo lo apoyo totalmente. Las instituciones públicas ya hacen eso, el país necesita producción exportable para tener divisas y sostener la dolarización.
El Presidente no dice que no va más a financiar la producción con deuda y consumo.  Reconoce que durante 12 años tuvimos un modelo fallido, pero políticamente correcto, populista que lo hace el rey de la nación y promueve el vasallismo y reelección y el vuelve y vuelve, porque todos quieren estar mejor que antes y nadie se aprieta el cinturón.
El 27 de Febrero Danilo debe decir que tiene un plan para fusionar instituciones del Ejecutivo y la mitad de los “asesores”, con sueldos millonarios, limitando así el crecimiento del gasto corriente.
¿Por qué la insistencia en reducir el tamaño del Estado y echar a la calle a los funcionarios y trabajadores?, me preguntan todos. Eso es una metáfora. Todos estamos interesados en que no se vayan profesores, ni militares, ni médicos. Nadie propone eso. Deben irse los grandes ejecutivos que dejó Leonel. Ellos ganan más de $ 10.000 dólares a su equivalente en entidades públicas además tienen autos, celulares y viáticos. Ellos son el 4% de los 69.000 funcionarios. Al Estado le cuestan US$ 2.400 millones al año, estos turpenes, eso,  es una aberración. Si son buenos podrían trabajar en el sector privado. Si salieran, quedarían 60.000 de ellos y no se generaría un problema social, creo yo.
Le dicen a usted, que el ex presidente fue responsable de ese debacle. Que fue Leonel,  el más grande depredador de la historia de la economía dominicana.
Dudo que le guste la economía de equilibrio porque un alumno sabe que la prioridad es la inversión, no el gasto corriente.
Todos los males de hoy vienen de los 12 años de desperdicio, de despilfarro y de ayudar y tapar amigos;  eso lo pagamos todos.
Por eso, sus amigos quieren que no deje pasar al león, pero si al delfín y al más potable, que  es Reynaldo Pared, según encuestamos.
Cambiemos el modelo y cásese con la historia, no con el inmediatismo de sus adulones ventajistas que no quieren perder sus tetas.
sp-am

Comparte:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.