Un pensamiento libre expresado

imagen
EL AUTOR es ministro cristiano. Reside en La Vega.

En la historia de la humanidad se ha vivido diferentes momentos, que se diferencian unos de otros mediante el pensamiento expresado en cada uno. De ahí que, se hace incomprensible, en ocasiones, entender dicha realidad.

Sin embargo, si se ubica en la época se puede conocer más fácil, e introducirse en el modo de pensar de esas personas en su era histórica; pero, no se puede tratar de entender desde un enfoque de un tiempo diferente.

Un pensamiento es producto de circunstancias y conocimientos a los que es sometido el sujeto. No podemos exigir que un hombre o mujer de la época de Noé, ni de las primeras culturas tengan el mismo modo de pensar que los que vivimos en este tiempo.

Ellos tenían pensamientos en función a sus realidades socioeconómicas, religiosas y políticas; aunque tenían pensamientos libres, era de acuerdo a lo que ellos consideraban como libertad.

La forma de pensar del hombre actual, ha venido en desarrollo, debido a una serie de circunstancias anteriores, como son: la revolución industrial, el pensamiento libertario europeo, que dieron como resultado la época moderna y científica.

Es desde ahí, que debemos entendernos como una realidad que va en continuo cambio, pero a la vez, en cierto retroceso. El hombre hoy, es producto de ese desarrollo intelectual, de la ilustración del siglo XVIII.

Hablar de libertad del pensamiento, o libertad de expresión es reconocer una conquista de la humanidad, la cual costó la vida, y sufrimientos de millones de personas.

Es lo mismo que hablar de libertad de cultos o libertad de conciencia, que como cualesquier otras libertades han pagado la consecuencia correspondiente. Todo se obtiene con sacrificio, que sólo lo pueden cuantificar o cualificar aquellos que sintieron el peso de la esclavitud, o de la prohibición.

Un pensamiento libre expresado, es una gran riqueza y honra de aquellos que son libres en sí mismos. Estos no son comprendidos por sus contemporáneos que piensan diferentes, porque se adhieren a una forma común de pensar. Esa disociación de pensar en la misma época, es lo que puede dar paso a mayores libertades o a un retroceso equivocado. El choque de pensamientos es bueno, y hay que cuidarlo con el respeto debido.

Las iglesias de hoy, gozan de una aparente libertad de cultos, que sin duda ayudan a un desarrollo de pensamiento más sano tendente al bien general. Sin embargo, el irrespeto e imposición de creencias sobre las personas hace que esa libertad cuestionada se convierta en libertinaje. Pero, esto no es sólo de las iglesias, sino de todas asociaciones no importando cuales sean sus fines. No estamos apreciando la libertad de expresión.

Ahora no debemos abusar de esa libertad, pero a la vez, no debemos conformarnos aceptando las limitaciones como correctas. Un pensamiento libre expresado, constituye un bien común, pero dicho pensamiento no debe sobrepasar ciertos límites de la época.

Esa libertad de pensamiento, influye en la libertad de conducta social, cuyo efecto puede destruir las sociedades, como está ocurriendo en la actualidad. Las normas morales y legales deben ser consideradas como orientadores del pensamiento.

Nunca se debe impedir la libre expresión del pensamiento, pero el pensamiento debe ser expresado con responsabilidad. Si alguien no sabe explicar y justificar su pensamiento no debe expresarlo; no es hablar por hablar.

Esto debe tomarse como medida individual, tanto en la vida social, política, religiosa, económica de las sociedades. Unir esfuerzos requiere expresarse libre, pero dentro de un todo que es la sociedad.

Jesucristo es el modelo a seguir, como ente social quien respetó todos los estamentos existentes, pero a la vez expresó sus pensamientos, enseñanzas con toda responsabilidad ante las autoridades imperial, provincial, como también religiosas. El cristianismo es producto de una revolución del pensamiento conquistando el judaísmo, la cultura helénica y el imperio romano, quienes le sirvieron de vehículos para ganar adeptos dentro y fuera de sus territorios.

Todos debemos velar por la libertad de pensamientos, lo cual en verdad es la libertad de la persona. Ser libre no es un regalo ni una virtud, es una condición innata del individuo. Ser libre es una convivencia responsable de los pueblos; nadie debe esperar libertad, sino conoce la libertad y la aprecia como tal.

Dios nos hizo libres, cuidemos esa libertad, cuidándonos a sí mismos. En tal sentido, la libertad de expresión debe estar conducida conforme a las palabras de Dios.

jpm-am

¡Comparte esta noticia!
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
Hi Camilo
Hi Camilo
2 meses hace

Siempre leo a Fausto Piña, hoy se destapa con el pensamiento Libre, debo señalar que los Ministro Cristiano son contrarío al libre pensamiento, soy Agnostico, hace poco Fausto Piña escribió un artículo donde negaba la existencia de la Virgen Maria y fustigaba a los creyentes, esa es una forma de negar el libre derecho de las personas a creer en los que le de la gana, estoy seguro que para él, el diezmo no es libre, sus seguidores lo pagan.