Un gobierno adicto a las deudas

No hay un día en la
República Dominicana que no se gestione, acuerde y apruebe un nuevo préstamo para financiar la mala gestión administrativa
caracterizada por: déficits públicos y falta de voluntad política que garantice calidad y control de
los recursos del erario.

Cuando no hay superávit
fiscal, desde el gobierno se recurre a dos
alternativas:
préstamos o nuevos impuestos pero nunca se piensa en analizar la estructura de gastos y costos con el fin
de disminuirlos o mejora su calidad, para evitar nuevas cargas
impositivas que vayan en detrimento de la calidad de vida del pueblo más
necesitado.

Las autoridades temen,
como el diablo a la cruz, llevar a cabo una
verdadera
reforma fiscal que incluya disminución de gastos y captación eficiente de ingresos en contraposición de los
acostumbrados parches tributarios que solo implican aumentar y crear
nuevos impuestos con efectos
regresivos.

Son más los impuestos
indirectos (ITBIS) que castigan el consumo que los
impuestos directos (sobre el patrimonio, las ganancias e ingresos
de los más adinerados) que desestimulan la producción,
la creación de empleos y aumente
el consumo.

Conforme el informe de
Ejecución Presupuestaria y Rendición de Cuentas Generales del Estado de la Cámara de Cuentas de la República
Dominicana, la deuda global del año 2013,
registró un incremento neto absoluto
de RD$215,228.4 millones y 27.8% relativo en comparación con el saldo
final del año fiscal 2012, al pasar de un balance inicial de
RD$774,448.0
millones a un final de RD$989,676.4 millones.

La
deuda del Sector Público no Financiero (SPNF) durante el año 2013
mostró un incremento de 5.9% en relación al PIB,
al pasar de un 33.6% a finales de
2012 a un 39.5% al final del período.

Conforme
la Dirección General de Crédito Público de la República
Dominicana,
al 30 de septiembre de 2014, el saldo de la deuda del
sector
público no financiero (SPNF) totalizó US$24,129.3 millones, representando el 38.4% del Producto Interno Bruto
(PIB).

El 65%
(US$15,697.0 millones) del importe total corresponde a deuda externa, mientras el 34.9% (US$8,432.3 millones)
pertenece a la deuda interna.

Pero la deuda pública
consolidada amenaza con trascender el umbral del 50% del Producto
Interno Bruto, cuando lo saludable es que se mantenga
por debajo del 40%, conforme el Fondo Monetario Internacional (FMI). El presente gobierno, dirigido por el Lic.
Danilo Medina Sánchez del Partido
de la Liberación Dominicana (PLD) escandalosamente ha incrementado la deuda pública en unos US$4,397.0
millones para un aumento de un 17%.
En menos de un año aumentó la deuda pública de
un 44% a un 50% del PIB, es decir,
un sorprendente crecimiento de un 6% en los últimos dos años (2012-2014)
de gestión del PLD.

Lo
triste de todo ello es que las autoridades dominicanas se empecinan
en endeudar más al país, no para crear nuevos
puestos de trabajo mucho menos para hacer una mejor redistribución del
ingreso o hacer que la prosperidad llegue a más hogares. Se toma
prestado simplemente para pagar más deudas.

Hasta
que el gobierno no coloque el torniquete que contenga la crítica hemorragia de más deuda sin propósito para crear más
riquezas y se reduzcan los gastos improductivos conjuntamente con la corrupción,
el país se mantendrá en un círculo
vicioso y en una amenaza silenciosa que va carcomiendo los cimientos
mismos del presente y futuro económico dominicanos lo que aumenta
la desigualdad social y la pobreza de la sociedad dominicana al
aumentar y crear nuevos impuestos, solo, para pagar más deuda.

felix.felixsantana.santanagarc@gmail.com

ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
10 Comments
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios