Ultraje a las buenas costumbres 

imagen
EL AUTOR es abogado y político. Reside en Santo Domingo.

La palabra es un instrumento de muy delicada administración, y para validez certeza y confirmación me atrevo a expresar, que sin palabras fingidas, dulces y agradables,  que establezcan un equilibrio en el trato de unos hombres con otros no habría conversación sana y diáfana posible.

El que es capaz de escribir artículos y hasta libros, teniendo que inventar una introducción y una despedida, grosera, insultante, calumniosa e inadecuada, comete un ultraje a las buenas costumbres.

Es cobarde y de muy mal gusto e insolente, divulgar los secretos íntimos de las partes progenitoras de la mujer o del hombre. La discreción debe existir en toda persona consciente, seria y bien educada.

Debemos alejarnos de los payasos o cómicos y artistas dominicanos, que  creen hacen reír por sus palabrerías ridículas, por su inconsciencia, por su pobreza de espíritu, y por su falta de sentido común.

Las buenas maneras, como las buenas costumbres, no son formadas ni impuestas por la ley, y quizá eso explica que la mala educación resulta tan desastrosa para la convivencia de los dominicanos.

Las buenas maneras son el alma misma de la existencia humana. Son  la conducta que mejora la vida de los demás y eventualmente la nuestra.  Son la consecuencia de una actitud sensata.

Lo esencial en las buenas maneras es la buena apariencia, de un verdadero mensaje de esperanza.

Si usted no tiene el privilegio de escribir  bien y estar dotado de formación y de gracia espiritual para llegar a lo más íntimo del alma y del corazón por la belleza de sus escritos y florido lenguaje,  no debería escribir y publicar  trabajos de muy bajo valor cultural.

Es así como se ilustra a los hombres, a aquellos que no pueden adquirir otros conocimientos que los obtenidos en libros y panfletos baratos de ningún interés literario ni ningún valor educacional.

      jaimeu_fl@icloud.com

jpm-am

Compártelo en tus redes:
ALMOMENTO.NET publica los artículos de opinión sin hacerles correcciones de redacción. Se reserva el derecho de rechazar los que estén mal redactados, con errores de sintaxis o faltas ortográficas.
0 0 votos
Article Rating
Suscribir
Notificar a
guest
1 Comment
Nuevos
Viejos Mas votados
Comentarios en linea
Ver todos los comentarios
T Ms wlove
T Ms wlove
1 mes hace

estimado y bien intencionado articulista,como es natural y nadie puede evitar, aquí,específicamente en r.d.,todo cambiódesgraciada y tristemente,la realidad es que hoy,el que se maneja con la viejas y buenas costumbres,lo que recibe es engaños y buenas,lo llaman paraguayo y se les rien en la cara.aquello de » trata a los demás,como deseas que te traten a ti»,es una utopía.